Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Charlie Whiting fallece a los 66 años

La temporada 2019 del Mundial de Fórmula 1 ha afrontado apenas algunos eventos previos a su primer Gran Premio cuando una noticia triste ha llegado al paddock. En la previa a la carrera de Australia ha fallecido Charlie Whiting, el popular y polémico director de carrera, a los 66 años. Extraoficialmente se ha indicado que su deceso se produjo a causa de una embolia pulmonar. La Federación Internacional de Automovilismo confirmó el suceso a través de un comunicado. Se espera que en las próximas horas, además de aportar mayor información, se notifique quién ejercerá las funciones de Whiting durante el Gran Premio de Australia.

La trágica noticia ha causado un fuerte impacto en todas aquellas personas que conforman la familia de la Fórmula 1 puesto que Whiting formó parte de ella en los últimos 30 años. Si bien su retiro estaba planificado para finales de 2016, Jean Todt le sugirió continuar por más tiempo, situación que originó las deserciones tanto de Marcin Budkowski como de Laurent Mekies, quienes en primera instancia eran los candidatos para reemplazarle. De allí que lo más probable sea que desde la FIA se inclinen por llamar de urgencia a Scot Elkins, director de carrera de Fórmula E, para que sustituya a Whiting en la primera cita de la Fórmula 1.

Whiting decidió dedicarse al automovilismo en la adolescencia y preparó coches en un taller cercano a Brands Hatch. Charlie y su hermano Nick llegaron a poner en pista un Surtees privado en la Fórmula 5000 británica pilotado por Divina Galica. Posteriormente, Whiting pasó a la escudería Hesketh de Fórmula 1 y luego a Brabham, dónde entabló una gran amistad con Bernie Ecclestone y fue protagonista de una década triunfal como jefe de mecánicos de Nelson Piquet y posterior ingeniero jefe. Se marchó del equipo inglés poco antes de la venta por parte de Ecclestone, pero siguió dentro de la órbita de la Fórmula 1.

En 1988 fue nombrado delegado técnico de la FIA y desde entonces trabajó de forma ininterrumpida en la supervisión técnica de todos los monoplazas que participan en los grandes premios. Avanzó dentro del organigrama de la Federación hasta ser nombrado Director de Carrera y Delegado de Seguridad en 1997, función que ha ejercido hasta el día de hoy además de supervisar los aspectos técnicos de los monoplazas y de paso, hacerse famoso por ser la persona que apagaba los semáforos para dar comienzo a los Grandes Premios. Whiting aguantó el reinado de su amigo Ecclestone y las presidencias de Jean-Marie Balestre, Max Mosley y Jean Todt, que emitió unas palabras en el comunicado oficial de la FIA.

He recibido con enorme tristeza el fallecimiento repentino de Charlie Whiting. Le he conocido durante años y siempre ha sido un gran Director de Carrera, una figura central e inimitable que encarnó la ética y el espíritu de este deporte. La Fórmula 1 ha perdido a un amigo fiel y a un embajador carismático. En nombre de la FIA y de la comunidad del motorsport envío mis condolencias para sus familiares y amigos.

Descanse en paz, Charlie Whiting.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable