CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros rallyes

4 MIN

Clint Vahsholtz se lleva la victoria y 'logra el récord' en la Subida a Pikes Peak 2020

Iván Fernández | 30 Ago 2020
pikes-peak-2020-ppihc-end-1
pikes-peak-2020-ppihc-end-1

Tocaba sacar el escobón y retrasar lo máximo posible la salida para tratar de secar las muchas humedades que se daban en la cima de la Subida a Pikes Peak. Por delante casi 20 kilómetros cronometrados, unas condiciones meteorológicas casi impredecibles y 156 curvas a cada cual más peligrosa. La carrera estadounidense se plantaba en su 98ª edición sin ningún favorito claro y después de que los Porsche pusieran contras las cuerdas en clasificación al resto. Quizás todo ello es lo que más curiosidad ha despertado, con cuatro pilotos en apenas cuatro segundos y

Parecía que sería Paul Dallenbach uno de los grandes candidatos, pero el especialista de cine e instructor de conducción defensiva para alguno de los principales cuerpos de seguridad en Estados Unidos no conseguiría su séptima victoria en la Subida Internacional a Pikes Peak, después de haber ostentado a su vez el récord de la carrera después de su triunfo en 1993. Únicamente fueron seis décimas las que le separaron del ganador final absoluto, Clint Vahsholtz, también con un Open Wheel propulsado por un motor Ford, mismo prototipo artesanal con el que ya le vimos en 2017 antes de que se pasara al McLaren MP4-12C GT3 de Flying Lizard en 2018.

No se dejó ni un solo metro. A pesar de que los Porsche 911 GT2 RS Clubsport marcaron la pauta durante la clasificación, los Open Wheel volaron sobre el asfalto de la montaña de Colorado Springs para repartirse las dos primeras posiciones. No fue fácil ya que finalmente hubo hasta cuatro pilotos en menos de dos segundo, con Vahsholtz logrando la victoria con un crono de 9:35.490, algo que no solo le otorga la victoria absoluta, sino que le permite mejorar su récord entre los Open Wheel que llevaba clavado desde 2017 en 9:35.747, también con el Ford Open.

Sin apenas abandonos, nos quedamos con las ganas de ver si David Donohue iba a ser o no finalmente un rival a la altura de los prototipos. Al volante del Porsche 911 GT2 Rs Clubsport, el fue el que se llevó el mejor tiempo, y según los parciales venía bajando los dos primeros parciales de Vahsholtz. No se pudo comprobar hasta dónde habría llegado, ya que un pinchazo en el modelo alemán le hizo tener que retirarse en una prueba en la que no hubo incidentes de gravedad más allá de las grandes humedades que había en la cola. Otro de los pilotos Porsche, David Donner, consiguió la victoria en Time Attack también con una unidad del 911 GT2 RS Clubsport, aventajando incluso a Jeff Zwart, el cual participaba con el Porsche 935 “Moby Dick” y que se quedaba ya a casi nueve segundos.

En el resto de categorías no habría sorpresas en forma de récord, ya que Layne Schranz, el pastor más rápido del planeta, se quedaba muy lejos de optar a la plusmarca de la categoría Pikes Peak Open, mientras que con Travis Pastrana ausente, Blake “Bilko” Williams se llevaba el triunfo entre los Porsche de la copa monomaraca, pero a casi 20 segundos de lo logrado por Travis Pastrana en 2018.

Ni Carlin Dunne, ni las motos, ni Sébastien Loeb, Romain Dumas, Simone Faggioli o Rhys Millen, la edición de 2020 del PPIHC se ha centrado en los pilotos americanos, con apenas un japonés y un australiano entre los 30 primeros. Blake Fuller, el CEO de Go Puck, conseguía ser el mejor entre los coches encuadrados en la categoría de Exhibition. Hay que recordar que precisamente él tenía el récord en 2016 con un tiempo de 11:48.264 a los mandos del Tesla Model S P90D. Este año, con un Tesla Model 3 cerraba un espectacular 11:02.802, por lo que nuevo objetivo batido.

Fotos | PPIHC y Porsche Colorado Springs