Denny Hamlin remonta de nuevo y le quita el zapato a una de las grandes Cenicientas de los últimos años

 | 

Bristol tiene dos carreras de NASCAR muy diferentes en su calendario y si bien la de primavera tiene poco público y acción, la de verano llega a cotas imprevistas en su incertidumbre. Volvió a demostrarse dicho ejemplo en 2019, ya que Denny Hamlin venció después de remontar dos vueltas de desventaja y dos problemas con los ajustes de sus ruedas. Para ello tuvo que atrapar y adelantar con relativa dificultad a la sorpresa de Matt DiBenedetto, piloto medio que ya había destacado en el gran óvalo y se mantuvo en el top 5 casi toda la noche, quedándose a un paso de la victoria y de un acceso aún más conflictivo al playoff.

Hamlin salió bien desde una de las pole position más ventajosas del calendario, pegándose Kyle Larson a su parte trasera y yéndose de Martin Truex Jr. y Kurt Busch. Larson pasó a Hamlin cuando éste se fue largo en la curva 3, pero el de Gibbs no se rindió y usó la línea exterior para rebasar de forma sorprendente al de Ganassi que no pudo contener al #11 por un interior de teórico mejor agarre. Truex se pegó a ellos y les vigiló entre doblados mientras Larson y Hamlin se adelantaban. Jimmie Johnson y Kyle Busch salían alrededor del top 30 y remontaron con paciencia, pasando a los rivales de uno en uno para evitar ser doblados por los líderes.

Joey Logano pinchó y perdió tres vueltas, llegando la primera caution por un choque entre Austin Dillon y Johnson en el que Hamlin dañó su coche. Perdió diez posiciones por una necesaria revisión y Larson tomó el primer lugar frente a un Chase Elliott sólido en boxes. DiBenedetto se situó tercero en otra actuación reseñable con el Leavine Family y Kyle Busch estuvo a punto de irse al muro en pelea por el lucky dog con Paul Menard y Chris Buescher. Larson y Elliott se escaparon y el #42 ganó el primer segmento al de Hendrick, Truex, Kevin Harvick y DiBenedetto, no sin antes aguantar Larson un ataque de Elliott mientras doblaban a Daniel Hemric.

Elliott pasó a Larson en boxes y Harvick, Ryan Blaney y Truex hicieron lo propio en pista, relegando al de Chevrolet al quinto puesto. Kurt Busch y Hamlin intentaban entrar en el top 10 con dos coches que perdieron ritmo y no podían apenas adelantar en un circuito falta para el pack aerodinámico. Sí que hubo lucha por el liderato, que Harvick tomó frente a un Elliott conservador que también dejó pasar a Truex. Hamlin entró en boxes por miedo a una rueda suelta y tuvo la mala suerte de que J.J. Yeley se llevara a Aric Almirola poco después de camino a otra bandera amarilla.

Harvick y Truex tomaron tal distancia al dirigirse a sus pit stalls que el de Stewart-Haas solo perdió una posición en una mala parada. Almirola trompeó en solitario cerca del final del segundo segmento y permitió que Kyle Busch se desdoblase después de sufrir en la parte inicial. Kurt Busch subió de octavo a segundo y Blaney estuvo a punto de trompear en un choque con el doblado Kyle Weatherman. Sí trompeó Clint Bowyer en un toque con Quin Houff y los líderes quedaron enterrados al parar en boxes. Seis pilotos no entraron y Kurt Busch se apuntó el segundo segmento por delante de Daniel Suárez, Ryan Newman, Kyle Busch y William Byron.

Harvick tuvo que ir al garaje para reparar su transmisión y perdió toda opción de victoria, a la vez que Kyle Busch se la jugaba sobremanera al no entrar y capturar la primera posición. Brad Keselowski y Elliott se iban de inmediato a por el #18, siguiéndoles Jones, Larson y Truex con gomas más nuevas. Keselowski adelantó a Busch y se puso primero, aunque su ventaja de ruedas no le permitía fugarse del colorido Toyota. Elliott, Jones, Truex y Larson batallaban por el tercer puesto de forma intensa y el #9 resistía la lenta llegada del dúo de Toyota a su parte trasera, alternándose ambos Gibbs el cuarto lugar entre varios grupos de doblados.

Logano regresó a la vuelta del líder gracias a las cautions, no así un gris Johnson encallado a dos vueltas que perdía un buen puñado de puntos por las carreras sólidas de Bowyer (de vuelta en el top 10), Newman y Suárez (ambos con buenos puntos de Stage). Jones superó a Elliott y se aupó al tercer puesto en caza de Keselowski y Kyle Busch, perdiendo Truex terreno con Elliott y Larson pero manteniéndose por delante de unos sobresalientes DiBenedetto y Bowyer. Ricky Stenhouse Jr, rozó el muro de la curva 3 al pasar por encima del bache del exterior de dicha curva, lugar peligroso que los pilotos toman para adquirir mayor velocidad.

Keselowski pilló ese mismo bache y perdió el liderato frente a Kyle Busch, cuya maniobra repitió dos veces entre derrapes y doblados y les dejó al alcance de Jones. Truex tocó el muro y perdió dos giros para reparar daños en boxes, chocando Alex Bowman con el muro al mismo tiempo sin que le pudieran evitar Logano y Byron en un episodio de mala suerte increíble del #19. Kyle Busch necesitaba una caution para no parar bajo bandera verde y perder el terreno parado y la fortuna le dio una detención gratuita que le situaba primero con la misma estrategia que todos sus rivales. Larson resalió con un roce entre chasis y rueda pero siguió compitiendo.

Blaney pinchó y colisionó con Stenhouse, chocando con ellos Michael McDowell y David Ragan. Jones adelantó a Kyle Busch entre resalidas y Hamlin tuvo una segunda rueda suelta a ajustar, pasando DiBenedetto a Elliott y a Kyle Busch para ponerse segundo en una resalida excelente. Jones se fue al muro y perdió el liderato frente a un increíble DiBenedetto que buscó el cuento de hadas en una progresiva escapada de Elliott, atacado por Keselowski en el segundo puesto. El nerviosismo aumentaba con el paso de las vueltas y apenas doce coches se mantenían en la vuelta del líder.

Hamlin rebasó a Elliott y a Keselowski con un coche de ritmo superior a los rivales y empezó la caza al sorprendente líder a falta de 50 vueltas. DiBenedetto tenía un segundo y medio de margen y perdió tiempo en dos choques con Newman que dejaban a Hamlin a menos de un segundo. También sufrió Hamlin para doblar a Newman pero gozaba de mayor flexibilidad para ir del exterior al interior y atrapó a DiBenedetto en unos apasionantes 20 giros. El piloto de Leavine Family aguantó por varias líneas pero acabó cediendo por el interior y Hamlin tomó la cabeza a falta de 11 vueltas sin mirar atrás.

Consiguió Hamlin su cuarta victoria de la temporada frente a DiBenedetto, Keselowski, Kyle Busch y Elliott. Larson (6º) y Bowyer (7º) fueron los últimos pilotos en la vuelta del líder, siendo Suárez octavo y Newman 11º en dos buenas y necesarias actuaciones. Hemric fue 12º, Truex 13º, Logano 16º y Johnson 19º, colándose en el top 20 los dos JTG Daugherty; Jones finalizó 22º tras su colisión. Newman y Suárez entran en el playoff a dos carreras para el final de la temporada regular y dejan fuera a Bowyer y a Johnson, que tendrán que seguir empujando y vigilar que no se cuelen futuros DiBenedettos en Darlington o Indianápolis.

Lee a continuación: Austin Hill vuelve a ganar y cierra la puerta a varios contendientes de la NASCAR Truck Series