CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

3 MIN

Desde Red Bull Holden meditan sobre el futuro del Supercars

Humberto Gutiérrez | 28 Mar 2020
red_bull_holden_racing_20_20
red_bull_holden_racing_20_20

La pausa en el calendario, a causa del COVID-19, ha servido para que Roland Dane, jefe del equipo Red Bull Holden Racing Team, medite sus próximos pasos en la categoría ya que al finalizar esta temporada no podrá seguir asociado al fabricante, que está condenado a desaparecer tras decisión de General Motors. Para Dane, el Supercars debería volver a sus tradiciones, a los sedanes deportivos de alto rendimiento sin sistemas híbridos ni eléctricos, aunque el mercado comercial vaya en otra dirección.

Desde una posición muy incómoda, Dane observó como el Ford Mustang, que es un cupé dos puertas, fue presentado bajo las reglas del Gen2, que fueron modificadas sobre la marcha para permitir que el coche norteamericano pudiera competir con un V8. Ahora es más que probable que el reglamento Gen3, propuesto para el 2022, tome como punto de partida las características del Mustang.

Sin embargo, desde el punto del fabricante, es posible que se proponga la introducción de tecnología híbrida porque esa es la tendencia actual y, en este caso en particular, el mercado determinó que no es negocio vender coches con el volante a la derecha en Australia, Nueva Zelanda y Tailandia, razón por la cual Holden desaparecerá. Si los involucrados en el Gen3 exigen que el Supercars se pase al híbrido habrá que hacerles caso.

No obstante, recalcó Dane, el ADN del Supercars son coches de serie divertidos de pilotar y que suelen ofrecer un gran espectáculo en pista, sacrificar esa esencia que ha hecho del Supercars la categoría más popular de Oceanía es un riesgo. Si la gente quiere lo eléctrico o lo híbrido que lo tenga en las calles, pero, en los circuitos, los seguidores de la categoría pagan por observar coches grandes y potentes, con motores de combustión que hacen mucho ruido.

Con respecto a la desaparición de Holden, Dane admite que ha tenido tiempo de reflexionar en esta pausa no deseada. Holden estaba produciendo pérdidas para General Motors y decidieron prescindir de la marca. En este caso, lo que resta es resignarse y pasar la página, Holden será otro gran fabricante desaparecido a través de los años, pero duele porque parte de la historia de Australia y de mucha gente también se desvanecerá.

En palabras de Roland Dane:

Desafortunadamente, no se están produciendo coches con la dirección en la derecha para otro mercado que no sea Australia, Nueva Zelanda y Tailandia. El entorno realmente es difícil ahora como para intentar adivinar qué sucederá en el mundo. Nos encantan los coches que tenemos, si alguien quiere algo híbrido que lo compre y lo conduzca por la ciudad, pero no en el Supercars. Necesitamos mantener nuestro ADN en el futuro, estar preparados tal vez para competir con coches de dos puertas porque los de cuatro se consideran Uber en estos días.

Vía | Speedcafe