CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

10 MIN

Diez victorias para recordar en la carrera de Fernando Alonso en Fórmula 1

Iván Fernández | 15 Ago 2018
triunfos-f1-fernando-alonso-2001-2018-1
triunfos-f1-fernando-alonso-2001-2018-1

Gran Premio de España de 2013. Fernando Alonso explota de júbilo frente a la afición española en el Circuit de Barcelona-Catalunya y hacer ondear la bandera rojigualda al aire. Era el último de sus triunfos con Ferrari y a la postre su última victoria en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 hasta la fecha. Pocos hubieran pronosticado hace tres años que esa sería la situación del bicampeón a menos de medio año de abandonar la Fórmula 1 en lo que por ahora es un adiós sin la certeza de ser definitivo. Pocos hubieran dicho que con la salida de la Scuderia tras el desastroso desarrollo de la temporada 2014, tendríamos que esperar a 2018 y a otro campeonato como es el Mundial de Resistencia, para poder ver al ovetense en lo más alto del podio, compartiendo en este caso la gloría con sus compañeros de Toyota.

Ha sido un largo camino para el asturiano, 17 años desde aquel prometedor debut en el Gran Premio de Australia de 2001 al volante de uno de los monoplazas de Minardi, 22 desde que un 14 de julio de 1996 se coronará campeón intercontinental de karting. Una década más tarde era bicampeón de la Fórmula 1 y parecía que su carrera meteórica no podría ser frenada por nada ni nadie. A sólo 10 días de celebrarse el 15º aniversario de su primera victoria en el Gran Circo, Fernando Alonso anuncia que esta será su última temporada. La fecha elegida parece haber sido tomada a conciencia, 14 del octavo mes, dos números que le han acompañado durante gran parte de su carrera deportiva: el 14 es su dorsal de siempre, el que eligió cuando la Fórmula 1 obligó a los pilotos a que tuvieran uno que les identificara a cada uno como ya ocurría en Moto GP. El segundo, el ocho, fue el número que le acompaño en la temporada 2004, la que supuso el punto de inflexión antes de lograr sus dos títulos intercontinentales.

Gran Premio de Hungría 2003

Precisamente ese Gran Premio de Hungría de 2003 puso la primera gran página de las 32 en las que se cuentan los triunfos cosechados por Fernando Alonso. Sería el 24 de agosto de 2003 y salía desde la pole. La carrera no tuvo demasiada historia más allá de una gran salida de Alonso como las que siempre nos ha tenido acostumbrados y una carrera sin errores en la que llegó incluso a doblar a Michael Schumacher.

Gran Premio de San Marino 2005

Seguramente uno de los triunfos recordados con más cariño por parte de los aficionados de Fernando Alonso. El por aquel entonces piloto de Renault consiguió contener en Imola los ataques de un Schumacher que trató de buscar todos los huecos al asturiano que rodaba con un monoplaza con un rendimiento inferior. Resistió más de 10 vueltas la remontada sin premio del germano con un resultado que le daría alas y confianza de cara a conseguir su primer título Mundial.

Gran Premio de Brasil 2005

El campeonato de 2006 sería tremendamente importante por conseguir convertirse en bicampeón de forma consecutiva, sin embargo, fue la tercera plaza de Interlagos un año antes para coronarse ganador del campeonato de 2005 la que se quedó claramente grabada en la memoria de los seguidores de la Fórmula 1. Sudoroso tras una carrera extenuante en la pista paulista, Alonso se tomó un instante de pausa, saco energía y rabia desde lo más profundo de su alma para alzar un grito de “¡Toma!” que todavía retumba en el país carioca y en España. Un podio que supo tan bien como una victoria.

Gran Premio de Japón 2006

Ferrari se había mostrado completamente intratable durante el fin de semana. Felipe Massa había realizado la pole, seguido en este caso por un Michael Schumacher que se estaba disputando con Alonso el que podía ser su octavo título, un broche de oro para la que ya se había anunciado que iba a ser su última temporada. Por si fuera poco, los Toyota de Ralf Schumacher y de Jarno Trulli habían escoltado al Kaiser, interponiéndose el sábado entre los dos Ferrari y el Renault de Alonso. La carrera sólo tuvo al frente a Felipe Massa durante apenas dos vueltas, antes de que Michael tomara el testigo en el primer puesto y manteniéndose líder hasta que en la vuelta 36 el motor de su monoplaza se rompía y dejaba al heptacampeón envuelto en una nube de humo blanco a la altura del túnel. Suzuka veía cómo Alonso tomaba una ventaja en el Mundial de 10 puntos y ya era virtualmente bicampeón del Mundo de Fórmula 1 en uno de sus países fetiches. Victoria por ko del rival, seis años sin una rotura de motor llevaba Ferrari.

Gran Premio de Europa 2007

Nürburgring se empapó para ver una de las carreras más emocionantes de esta espectacular temporada. Para aquel entonces, la tirantez dentro del equipo entre Fernando Alonso y Ron Dennis ya se dejaba ver, pero el piloto español dejó de lado cualquier problema fuera de las pistas para realizar una carrera formidable sobre mojado que incluso produjo chispas con Felipe Massa después de un mano a mano entre ambos que terminó con el de Ferrari siendo superado por el bicampeón y con la marca de uno de sus neumáticos tatuada en el pontón de su monoplaza que el brasileño reprochó con un gesto a cámara y con un cruce de palabras con Fernando en la antesala del podio.

Gran Premio de Japón 2008

Tras la temporada con McLaren y su adiós precipitado a Woking por el clima irreconciliable con el equipo, Fernando Alonso regresaba sólo un año más tarde a Renault, la escudería con la que alcanzó la cumbre de la Fórmula 1. El monoplaza estaba lejos de ser competitivo y las dos victorias del español esa temporada estarían marcadas por la polémica y por condiciones cambiantes. En la primera de ellas, en las calles de la ciudad de Singapur, Fernando Alonso ganó saliendo desde la 15ª plaza, con una estrategia orquestada por Renault que implicó incluso el accidente de Nelsinho Piquet para que los tiempos. No hubo fallos en una victoria que no debió ser por la estrategia antideportiva de Renault, pero que demostró que los tempos en la Fórmula 1 son vitales para el resultado.

En el caso de Japón, en el Circuito de Fuji sólo unas semanas después, la victoria tuvo tintes completamente distintos debido a la gran maniobra realizada por el propio Alonso en la primera curva para evitar a los McLaren de Lewis Hamilton y Heikki Kovalainen que se iban largos en la frenada que además obligaban a los pilotos de Ferrari a tomar una alternativa para sortear la colisión. Alonso se fue tras Robert Kubica y fue después de la primera para en boxes donde conseguiría superar a su buen amigo, evitando la que podía haber sido la segunda victoria del polaco en Fórmula 1 después de la conseguida en Canadá ese mismo año. En aquel momento el Renault no estaba para ganar y Alonso sirvió de pequeño placebo para una firma del rombo que había perdido su competitividad tras la marcha del bicampeón.

Gran Premio de Bahréin 2010

El fichaje por Ferrari es el sueño cumplido para casi todo piloto y ganar con ellos tu primera carrera es toda una declaración de intenciones. Sin el inicio tradicional en las calles de Melbourne, el Gran Premio de Bahréin supuso el estreno exitoso de una relación que prometía grandes tardes de gloria. Alonso se imponía en el debut con Ferrari, convirtiéndose en el sexto piloto que lo lograba en la historia de la Fórmula 1. Lo hacía después de marcar de cerca a un Sebastian Vettel al que le terminaba traicionando la fiabilidad de su Red Bull. La pérdida de potencia en el monoplaza del germano, campeón esa temporada, le daría la opción al piloto español de superarle.

Gran Premio de Singapur 2010

La segunda victoria de Alonso en las calles de Singapur fue aún más especial al conseguir batir en el mano a mano a Sebastian Vettel. Una mejor salida del de Ferrari permitía a Fernando llegar primero a la frenada de la recta de meta, situación que se mantendría incluso en boxes, donde el marcaje entre ambos pilotos se mantuvo hasta que el de Red Bull Racing tuvo que bajar el ritmo debido a problemas con los neumáticos. Vettel seguiría empujando hasta el final, sin embargo, el monoplaza del cavallino llegaba a ver la bandera a cuadros sólo dos décimas por delante del germano, mientras que el humo del conato de incendio sufrido en el Caterham de Heikki Kovalainen cubría la línea de meta.

Gran Premio de Malasia 2012

Las primeras vueltas de Hungría 2006, Corea 2010, Gran Bretaña 2011 y Malasia 2012. Alonso ha sido siempre todo un especialista sobre mojado y en el Circuito de Sepang el español se lució de nuevo al volante de Ferrari. Séptimo en la primera vuelta del Gran Premio de Malasia, Fernando conseguía recuperar posiciones a un ritmo muy alto hasta que las fuertes rachas de lluvia obligaban a para la carrera cuando apenas se había superado la primera quinta parte de la carrera. Con la pista secándose, Alonso mantuvo una bonita batalla con Sergio Pérez y su Sauber. El bicampeón de Fórmula 1 evitaría la machada del mexicano en toda una demostración de pilotaje sobre agua y de cómo mantenerse lejos de los líos.

Gran Premio de Europa 2012

Si hubiera que elegir una victoria entre las 32 conseguidas, sin duda la de Valencia en 2012 fue la más emotiva y especial para Alonso más allá de las que significaron sus títulos Mundiales. No tenía hueco entre los 10 primeros de parrilla y poco hubieran podido presagiar que el Ferrari podría haber estado al final de esa carrera subido a alguno de los escalones del podio. Alonso se puso el traje de las mejores citas, el esmoquin que le ha representado como uno de los mejores pilotos de las dos últimas décadas del Gran Circo. Saliendo undécimo, Fernando se lanzó al ataque desde el primer metro llegando a P8 a la segunda vuelta, espoleado por correr frente a sus compatriotas y con la rabia por un proyecto que comenzaba a dejar ver ciertas grietas en su casco.

Los grandes favoritos iban cayendo (Vettel con problemas de motor en el Red Bull, Hamilton con un toque con Maldonado en el que salió volando) mientras que Alonso, imperial, se alzaba con un triunfo memorable que será recordado en el futuro cuando se hable de su carrera deportiva en la Fórmula 1 en pasado. Aquel día Alonso derramó lágrimas en el podio después de que sintiera el apoyo del público muy de cerca al quedarse sin combustible en la vuelta de regreso a boxes y tener que esperar a que el Medical Car le llevara de regreso al pit lane.