Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

3 MIN

El Corvette C8 no es una opción para el Supercars

El cierre de operaciones de Holden al finalizar este año tiene desesperados a los organizadores del Supercars, quienes buscan rápidas soluciones a un problema que puede ser más grande que la ausencia de varios coches en la parrilla. Sean Seamer, CEO de la categoría, no ha ocultado su preocupación porque las alternativas para reemplazar a Holden no están a la vista y otras propuestas, como competir con el Corvette C8, transformaría al Supercars en algo distinto.

Desde General Motors informaron que para mercados como Australia y Nueva Zelanda tienen previsto retirar la línea Holden, lo que significa que van a importar cierta cantidad de coches, la mayoría Chevrolet con volante a la derecha. Esta situación va a influir de manera significativa en la propuesta técnica Gen3 porque si el Supercars quiere atraer marcas no podrá restringirse a coches fabricados en Australia.

En tanto, Julian Blissett, Vicepresidente Senior de Operaciones Internacionales de General Motors, adelantó que la presencia del fabricante en suelo australiano no será igual a la que tenía con la marca Holden, noticia que también acentúa la problemática del Supercars porque supuestamente el Gen3 se orienta a carrocerías coupé y estilo deportivo, características que reúne el Ford Mustang. De ser así, General Motors tiene dos opciones: el Camaro y el Corvette.

En este punto, Seamer está claro en que si General Motor no desea que sus coches participen en el Supercars, el Gen3 deberá orientarse en otra dirección. Nada fácil todo este dilema, ciertamente el Corvette C8 es también un coupé, pero tiene motor central y Seamer quiere evitar que un coche de esas características participe en su campeonato.

Por su parte, representantes de Walkinshaw Andretti United, Triple Eight Race Engineering y Penrite Racing; coincidieron en señalar que muchos de estos problemas que se han presentado por la salida de Holden estarían resueltos si la actual reglamentación hubiese permitido el ingreso del Chevrolet Camaro el año pasado. Ahora la mayoría de los equipos tienen Commodores que deberán desechar al término de esta temporada, mientras la organización del campeonato no tiene idea de lo que será el Gen3.

En palabras de Sean Seamer:

Creo que sería extremadamente difícil mantener nuestra fórmula actual en torno a la paridad técnica si en la parrilla hay coches con motores delanteros, centrales y traseros. Eso sería un gran cambio, así que es previsible que el Gen3 contemple solamente el motor delantero. Estamos buscando la forma de regresar al ADN del coche de carretera tanto como sea posible.

Vía | Speedcafe

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable