El Dakar 2019 se estrena con polémica reglamentaria incluso antes de empezar

 |  @fernischumi  | 

El Rally Dakar 2019 ha comenzado oficialmente después de que ASO se haya encontrado con la primera gran polémica de la carrera este año. Curiosamente ha vuelto a surgir el nombre de Kees Koolen, el piloto holandés de quads que denunció el año pasado que Carlos Sainz había realizado una maniobra antideportiva que le había llevado a la caída y por la que pidió incluso la descalificación del piloto madrileño en la edición en la que finalmente conseguiría su segunda victoria en el rally-raid. Concretamente el problema ha llegado a través de la montura con la que compitió el propio Koolen y que había sido un desarrollo particular del que presumía el propio piloto europeo.

Tras hacerse con una de las unidades el boliviano Juan Carlos Salvatierra, más conocido como “El Chavo”, ASO presentó un documento a solo unas horas para el inicio del Dakar en el que se refleja la reclamación de otros participantes (no se han publicado los nombres pero medios locales apuntan a que en su mayoría han sido argentinos) acerca de la conformidad del cuadriciclo que iba a llevar el piloto sudamericano. Según el mismo, el vehículo no cumple con la normativa que obliga a los participantes a tomar parte con vehículos de producción en serie, a pesar de que el mismo está registrado bajo la marca “Barren Racer BR1”,

Tanto el reglamento Dakar como en el apartado FIM se hace hincapié en la producción en serie de los cuatriciclos. Primero, el prototipo Barren Racing no es producido en serie, es hecho supuestamente a pedido con entregas que van más allá de los 6 meses. Sin mencionar el precio ya disuasorio que ronda los 100.000 euros más tasas previo pago del 50% en el momento del pedido. Esto no representa una producción en serie, sino una producción a pedido. Por último, tal cual explica el artículo 080.7.1.2 del Reglamento Técnico FIM, en el caso del prototipo Barren Racing, el chasis por ejemplo no se encuentra a la venta al público en el mercado minorista o ‘retail’ como deja muy claro el reglamento. Tanto en los quads Yamaha, Can Am, Polaris y Honda que compiten o completaron el Dakar habitualmente, tanto chasis como motor pueden encontrarse de venta libre al público en el mercado minorista.

Obviamente la reacción por parte de Salvatierra no se ha hecho esperar, afirmando a través de redes sociales que se encuentra discriminado, especialmente al basarse en la jurisprudencia que supone que este vehículo ha disputado los dos últimos Dakar, así como alguna prueba suelta del Dakar Series, el Desafío Inca. “El Chavo” afirma que no ha recibido ninguna comunicación oficial por parte de ASO que le prohíba competir a pesar de que la reclamación fue puesta hace cuatro meses y que incluso le aceptaron la inscripción y los pagos sin objetar ningún tipo de disconformidad técnica. Desde la organización le han pedido que cambie de montura a una que sí cumpla con la normativa, de no ser así, no podrá tomar mañana la salida y se le devolverán los pagos realizados.

Me siento discriminado por la organización del Dakar. Juegan con mi país y conmigo. Piden que cambie de quad, pero ellos confirmaron mi inscripción y la del vehículo hace meses, ratificando que cumple reglamento. El quad ya participó en dos ediciones del Rally Dakar anteriores con un piloto europeo.

Fotos | Juan Carlos Salvatierra

Lee a continuación: Robby Gordon y su disparatada tarea de ser protagonista en el Dakar 2019 con su nuevo UTV

  • almafuerte

    Pues tiene toda la razón. Si le admiten la inscripción con ese vehículo no hay nada más q hablar. Otra cosa sería q sufriera modificaciones posteriores a la inscripción. Pero en este caso es el quad entero el q, supuestamente, no cumple. Puede q no cumpla el reglamento, pero eso se dice en su momento. Decirle a último hora q cambie de montura es una tomadura de pelo.
    Q le devuelven el dinero pagado, tremenda estupidez. Y todos los gastos q realizó para llegar a la línea de meta? Incluso la compra del quad, q habiendo competido antes, motivo suficiente para pensar en adquirirlo, ahora no vale para el fin previsto. La organización, como siempre, dando la nota.