El Mundial de RallyCross retrasa hasta 2021 su apuesta por los eléctricos

 |  @eloy_eg  | 

Que el rallycross está destinado a convertirse en una categoría 100% eléctrica por el empuje de los propios fabricantes es innegable. Como también es innegable que ello supone un enorme desafío, no sólo tecnológico sino también comercial ante las reticencias de promotores y aficionados. Por ello a nadie la habrá pillado por sorpresa el anuncio este jueves de que el Mundial de Rallycross ha decidido posponer al menos un año su decidida apuesta por los vehículos de competición eléctricos.

Pese a que hay fabricantes totalmente comprometidos con la idea, como VAG y PSA, e incluso la FIA cerró ya acuerdos con ORECA y Williams para el desarrollo de la base de los Supercars eléctricos, IMG considera necesario dar mayor margen a las marcas para decidirse. Así, el comunicado reza que "la decisión se ha tomado para dar un tiempo óptimo a todos los fabricantes investigando la posibilidad de competir para que desarrollen sus planes. Estos tendrán ahora hasta el 29 de marzo de 2019 para confirmar su compromiso con el formato eléctrico".

De este modo los imponentes Supercars actuales seguirán siendo la categoría reina del Mundial de Rallycross en 2019 y 2020, reconociendo IMG que "merece la pena esperar un poco más para asegurarnos de tener el mejor plantel de competidores". Curiosamente la nota de prensa hace también hincapié en la posibilidad de que equipos privados compitan en el E-WRX con el coche base desarrollado por ORECA y Williams, sin apoyo de fábrica.

Foto | Red Bull Content Pool

Lee a continuación: El World RX recuperar a Davy Jeanney con motivo de la carrera francesa de Lohéac