CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WEC

3 MIN

El Vanwall Vandervell LMH realizó su primera prueba en el aeródromo de Zweibrucken

Humberto Gutiérrez | 2 Abr 2022
vanwall_racing_bykolles_prueba_1_abril_2022_22
vanwall_racing_bykolles_prueba_1_abril_2022_22

ByKolles llevó al Vanwall Vandervell al aeródromo alemán de Zweibrucken, allí el prototipo LMH que presentaron recientemente rodó sin mayores inconvenientes, a pesar de la incertidumbre por ser un proyecto de Collin Kolles. Según Boris Bermes, el director de operaciones del fabricante, el coche alcanzó los 300 km/h en la pista. Christophe Bouchut fue el piloto encargado de realizar la exhibición en tanto se espera que Tom Dillmann y Esteban Guerrieri se encarguen del resto del programa de desarrollo.

Más allá de la agenda establecida para el Vandervell en esta etapa, nada se ha dicho todavía de ingresar al Campeonato Mundial de Resistencia, toda vez que su primera inscripción fue rechazada por la FIA y el ACO, argumentando que Collin Kolles no tenía los derechos para competir bajo el nombre Vanwall. Sin embargo, el asunto legal se ha dilucidado y el coche construido a tiempo para participar en la temporada de 2023. Si bien en teoría el prototipo está listo para competir en algunas fechas este año, el último pronunciamiento de la FIA señaló que solamente los LMDh podrán participar en determinadas citas del presente calendario, con la certeza de que el Porsche Penske está listo, pero allí no se especificó que sucederá con los LMH.

Explicó Bermes que el próximo paso es trasladarse a un circuito reconocido para iniciar la fase de desarrollo y recopilación de datos toda vez que esta primera puesta en pista fue para comprobar que el coche funciona perfectamente tanto en su mecánica como en su electrónica, aunque se debe destacar que el Vanwall Vandervell carece de un sistema híbrido así que la verificación de sus componentes no debería ser un trabajo tan complejo para los ingenieros de ByKolles. Esta propuesta de ByKolles se asemeja a lo que viene realizando Glickenhaus en el sentido de que se presentan como fabricantes artesanales a una clase donde también estarán presentes Toyota, Ferrari y Peugeot.

En palabras de Boris Bermes:

Fue un gran desafío, pero el coche desde el principio estaba funcionando, lo que fue realmente agradable de ver, incluso fuimos muy rápido al alcanzar los 300 km/h, lo que fue posible en este aeropuerto. Hemos revisado varios sistemas electrónicos en el lado mecánico, para descubrir que todo está bien. Llovía, así que bastante interesante porque es un reto ver cómo funciona todo en estas condiciones. El siguiente paso es ir a un circuito de carreras adecuado, donde proseguirá el desarrollo.

Vía | ByKolles