Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

7 MIN

En busca de la nueva superestrella estadounidense

El automovilismo estadounidense en monoplazas no está pasando por su mejor momento histórico. Si que es cierto que su máximo exponente en dichas categorías, la IndyCar Series, goza de muy buena salud y es cada vez un campeonato con más repercusión internacional, pese a que se dispute en su totalidad entre Estados Unidos y Canadá. En cambio, como también sucede en Europa, es cada vez más raro ver brillar a un piloto estadounidense. En este siglo, únicamente han tenido dos pilotos en el Gran Circo. Scott Speed disputó con Toro Rosso un año y medio, sin llegar a puntuar, mientras que Alexander Rossi tuvo un paso fugaz de cinco carreras con Manor antes de poner rumbo a su país natal, donde si que consiguió brillar.

Desde la reunificación de la IndyCar y la Champ Car en 2008, solo dos pilotos estadounidenses han conseguido ganar el campeonato, con un total de tres de los doce títulos repartidos. Ryan Hunter-Reay se impuso en 2012 después del dominio del británico Dario Franchitti, mientras que Josef Newgarden se coronó campeón tanto en 2017 como el año pasado, 2019, siendo actualmente la mejor baza de Estados Unidos, además dentro de uno de los mejores equipos como es el Team Penske. Pero hablar de la IndyCar es hablar de las 500 millas de Indianápolis y ahí tampoco han tenido demasiada suerte los pilotos locales, con dos victorias en estas últimas doce ediciones, una de Hunter-Reay y otra de Alexander Rossi.

Josef Newgarden se ha consagrado ya como el mejor piloto estadounidense del momento a sus 29 años. Es parte de una hornada de pilotos, en la que podemos añadir a otros como Alexander Rossi. Ellos dos han sido los mejores pilotos locales los últimos años, con el permiso de Hunter-Reay, que ha demostrado que pese a rozar ya los 40 años, sigue estando preparado para pelear y de Graham Rahal. Los cuatro se han consagrado como el actual "Team USA" de la categoría, un equipo ficticio que posiblemente dentro de poco tenga más integrantes, en un año que puede ser una especie de draft para tres de ellos: Colton Herta, Oliver Askew y Kyle Kirkwood.

Colton Herta, brillando desde el minuto 1

El hijo de Bryan Herta se está ganando a pulso un hueco entre los mejores pilotos estadounidenses. Pese a ser el más joven de los tres en los que hablamos en esta ocasión, Colton Herta es el único que ha disputado ya una temporada completa de la IndyCar. Tuvo un fugaz paso por Europa, donde disputó principalmente la MSA y la EuroFormula Open, acabando tercero en ambos campeonatos contra gente del nivel de Lando Norris, Dan Ticktum o Ferdinand Habsburg. Con 17 años, dio el salto a la IndyLights de la mano de Andretti, acabando tercero y segundo en sus dos temporadas, con un fantástico año 2018 luchando con Pato O'Ward.

Sus logros le sirvieron para debutar en la IndyCar a finales de 2018, para firmar con Harding a tiempo completo el año siguiente. Su debut en St Petersburg fue bueno, acabando en octava posición, para conseguir su primera victoria y ser el más joven en ganar una carrera de la categoría en la segunda ronda, disputada en Austin. El resto de su año fue un poco irregular, con un buen final de temporada donde ganó la prueba de Laguna Seca y consiguió tres poles, demostrando una gran velocidad y madurez pese a su edad. Este año junto a Andretti tiene una oportunidad de oro de consagrarse como uno de los mejores pilotos de la parrilla, con toda una carrera deportiva por delante.

Oliver Askew, preparado para el salto a la IndyCar tras ganar la IndyLights

Después de destacar en karting, Oliver Askew dio el salto a los monoplazas en 2015, disputando las seis ultimas rondas de la Formula Masters China, donde consiguió dos podios. Tras ello, se volvió a Estados Unidos para comenzar el Road to Indy. Ganó la USF2000 en su primer año a tiempo completo, batiendo por siete puntos a Rinus VeeKay, que sería su rival durante sus años de progresión. Ganó 7 de las 14 carreras ese año y dio el salto a la Pro Mazda para 2018. Ese año no fue tan bueno y solo pudo acabar tercero, mientras VeeKay arrasó en el campeonato.

Andretti se fijó en el y lo fichó para disputar la IndyLights en 2019, donde de nuevo pelearía con el neerlandés. Tras una primera ronda donde no pudo demostrar todo su potencial pese a conseguir la pole para la segunda carrera, hizo un doblete en Austin para conseguir su victoria más importante hasta la fecha, la Freedom 100, la carrera en el óvalo de Indianápolis. Ganaría 5 carreras más ese año para proclamarse campeón y dar el salto este año a la IndyCar de la mano de Arrow McLaren SP, equipo con el que tendrá una buena oportunidad par brillar.

Kyle Kirkwood, un diamante que comienza a pulirse

Kyle Kirkwood es posiblemente el piloto estadounidense que más expectación está generando en los últimos años. De nuevo, fue un piloto que destacó en karting, antes de dar el salgo a la F4 US en 2016, donde hizo tercero en su primer año. Volvió la temporada siguiente para ganar el campeonato, sacándole más del doble de puntos al segundo clasificado, ganando 9 de las 20 carreras. En 2018 tuvo un doble programa en la F3 Americas y la USF2000, ganando ambos campeonatos y consiguiendo la friolera de 27 victorias de 31 carreras. No tuvo rival en ninguno de los dos campeonatos y dio el salto a la Indy Pro 2000 (anteriormente conocida como Pro Mazda) de la mano de RP Motorsport.

Esta vez su año fue menos dominante y ganó el campeonato por solo dos puntos frente a Rasmus Lindh. Aun así, consiguió 9 victorias en 16 carreras, pero tres abandonos le lastraron y le forzaron a tener que ganar el campeonato en la última ronda. Además, Kirkwood ha probado también suerte en Europa, con RP inscribiéndole para la ronda final de la EuroFormula Open en Monza, donde sacó un sexto puesto. Este año disputó la primera ronda de la Prototype Challenge en Daytona, donde se impuso con un último stint de vértigo con la pista mojada y también estuvo con BMW en los test de rookies de la Fórmula E. En 2020 disputará con Andretti la IndyLights a tiempo completo, como heredero de Askew, buscando culminar para 2021 su promoción hasta la IndyCar.

Este fin de semana comienza la IndyCar y todo el Road to Indy en el urbano de St Petersburg, donde seguro que tendremos un ojo puesto en estos piloto que apuntan sin duda muy alto y que buscan ser los sucesores de Josef Newgarden como el siguiente campeón estadounidense de la IndyCar. Por otro lado, en Europa hay otros dos pilotos estadounidenses que buscan hacerse un hueco en el Team USA. Logan Sargeant disfrutará de un vital año en la Fórmula 3 con Prema después de brillar en Macao el año pasado, mientras que el Red Bull Junior Team ha fichado a Jak Crawford, que disputará la F4 italiana y la F4 alemana con Van Amersfoort.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable