Entrevista a Gabriele Tarquini: «Para mi era muy fácil compaginar turismos y Fórmula 1»

 | 

En el mundo del automovilismo, casi todas las disciplinas requieren a un piloto rápido, mentalmente fuerte y con la inteligencia de reacción en décimas de segundo que se necesitan en los momentos clave. Eso suele ser sinónimo de juventud excepto en el panorama de los turismos, dónde la experiencia es un grado y la pillería es ley con coches que permiten el toque, el roce y hasta el cruzado para evitar un trompo. Gabriele Tarquini está a la cabeza de dicha generación de oldies que gobiernan el WTCR y dejan en mal lugar a los que intentan llegar arriba, en una cima desde dónde observa el italiano campeón de 57 años y ganas inagotables.

Diariomotor Competición: ¿Cuántas temporadas llevas en competición?

Gabriele Tarquini: Empecé a pilotar en karting en 1974 y mi primer monoplaza fue un Fórmula 3 en 1983. 36 años por el momento.

DMC: ¿Hay presión por rendir al máximo nivel?

G.T.: No, siempre hay que ir con actitud positiva antes de comenzar la temporada. Este es nuestro último test antes de ir a Marrakech y no tengo una presión añadida por ser el campeón, supongo que otros rivales tendrán más presión por intentar batirme.

DMC: ¿Cuándo conociste al equipo BRC?

G.T.: Probé el Hyundai i30 con ellos a principios de 2017, me pidieron que desarrollase este coche entonces, tomé este desafío y corrí tres carreras con BRC al final de la temporada de la TCR International Series.

DMC: 2017 es el único año en el que no pilotaste a tiempo completo en ningún campeonato. ¿Fue difícil adaptarse a no competir después de más de 30 años preparándote de la misma forma?

G.T.: La verdad es que no, fue un hecho bastante fácil porque no cambié de coche ni de estilo de pilotaje, llevo desde 1992 en el mundo de los coches de tracción delantera y desde 1987 en turismos, compaginándolo con mi etapa en la Fórmula 1.

DMC: ¿Cuando te diste cuenta que no podrías escalar dentro de la Fórmula 1 y decidiste dedicarte en exclusiva a los turismos?

G.T.: Para mi era muy fácil hacer ambos campeonatos, pero llegó un punto en el que no era competitivo en Fórmula 1 y sí lo era en turismos porque estaba en un equipo muy bueno. A finales de 1992 no tenía la oportunidad de demostrar nada nuevo ni de seguir en F1 y me concentré en competir en turismos aunque me gustaba correr en ambas y no fue mi elección exclusivamente; si hubiera encontrado un buen equipo en F1, habría seguido compitiendo en ambos coches en 1993.

DMC: ¿Habrías competido solo en F1 si hubiera surgido la oportunidad adecuada?

G.T.: Siempre me han gustado los turismos y las peleas que produce son muy excitantes, llenas de acción y adelantamientos. Cuando comencé con Alfa Romeo y seguí con BMW ya disfruté y no me marqué como objetivo buscar nada distinto.

DMC: Alfa Romeo, BMW, Honda, Seat, Lada y Hyundai han disfrutado de tus servicios. El objetivo sigue siendo ganar en un campeonato que es como una familia.

G.T.: Entré en esta organización a finales de 2002, cuando era el Campeonato Europeo que pude ganar al año siguiente.

DMC: Has conseguido tus principales éxitos en 1994, 2003, 2009 y 2018, con intervalos de seis y nueve años entre ellos. ¿Significa eso que volverás a ganar en 2024, con 62 años de edad?

G.T.: ¿Por qué no? (risas). Seguiré siendo muy joven.

DMC: Batiste el récord de campeón del mundo de un certamen FIA con 47 años y lo hiciste de nuevo en 2018. ¿Podrían considerarte la envidia del paddock?

G.T.: Yo me encuentro feliz con hacer lo que considero mejor. Competir es un sueño que llevo cumpliendo desde hace mucho tiempo, me encantaría pagar por ello y tengo la suerte de que un fabricante confíe en mi para esa tarea.

DMC: ¿Qué tal el trabajo con los compañeros de equipo? Ya conocías a Norbert Michelisz desde hace tiempo y también fuiste compañero de Augusto Farfus y Nicky Catsburg previamente. No solo eres el piloto de mayor edad ¡sino que conoces a casi todo el personal!

G.T.: Competí con Norbi en Honda y me alegré cuando Hyundai me sugirió contratarle, era una muy buena oportunidad con un piloto muy rápido. Cuando montaron el segundo equipo hablé con los responsables de Hyundai y les hablé sobre Augusto y Nicky, ya que para mi eran nombres muy competitivos. Tendremos que ver qué ocurre en pista.

DMC: Este test es poco más que un shakedown para muchos pilotos y no significa nada.

G.T.: Y es verdad, todos vigilamos nuestro ritmo y usamos neumáticos con los que no rodaremos más adelante porque el motor debe aguantar toda la temporada.

DMC: ¿Sería más útil realizar este test en un circuito en el que compitierais durante la temporada?

G.T.: Creo que sí, pero Barcelona es un lugar idóneo por la temperatura, sin la aparición de la temida lluvia y con el sol adecuado. También está situado a medio camino de las fábricas y Marrakech, los equipos ya están de camino.

DMC: Sois el equipo a batir por los demás, ¿de dónde creéis que surgirá el principal oponente? ¿Quizá Lynk & Co al disponer de cuatro coches?

G.T.: El Balance of Performance nos complica la existencia y dificulta el hecho de saber quien puede ser tu principal rival. Todo puede cambiar con el BoP, debemos concentrarnos en nuestro trabajo y no en el de los otros equipos.

DMC: ¿Rivales más jóvenes, quizás?

G.T.: El nivel de la parrilla es muy alto y ha subido respecto a 2018, esperamos una oposición dura y que nos haga disfrutar igual que el año pasado.

Fotos | Pablo López Castillo

Lee a continuación: Los diseños del WTCR y lo complicado que es poner de acuerdo a 26 pilotos