Entrevista a Seba Fernández: "Mi familia es española y planeo representar a España en la F1"

 | 

Este fin de semana la Fórmula 1 aterriza en el Circuit de Barcelona-Catalunya, abriendo la temporada europea del campeonato de monoplazas más rápido y conocido del mundo quizá por última vez en un tiempo. Entre las categorías teloneras estarán la conocida F2, la novedosa F3 heredera de la GP3 y la extraña Porsche Supercup. Diez equipos y 30 coches plantearán el duelo grupal en la F3 y Campos Racing será el representante local. Pero si bien Alex Peroni trae solidez desde la Fórmula Renault Eurocup y Alessio Deledda da la nota de color, Sebastián Fernández aportará velocidad y un planteamiento nacional distinto a la cita española.

Diariomotor Competición: Pregunta obligada. Eres venezolano, este es el segundo año que compites con licencia española y en redes sociales te defines como hispano-venezolano. ¿Por qué motivo?

Sebastián Fernández: Nací en Venezuela pero la familia de mi padre es española, concretamente de Galicia. Él se fue a Venezuela y aún tengo parte de la familia en Galicia.

DMC: También usaste la licencia italiana.

S.F.: Sí, en el karting. Cuando corrí en Italia, en la categoría Mini solo se podían sumar puntos si tenía la licencia italiana y por eso me la saqué.

DMC: ¿Estar en Campos ayuda a sacarse la licencia española?

S.F.: Puede, aunque el personal de la Federación Española fue muy amable y me ayudó desde el primer minuto.

DMC: ¿Cuánto tiempo llegaste a competir en Venezuela?

S.F.: Muy poco, competí un año en karting y me fui a Estados Unidos. Volví para hacer alguna carrera suelta y el certamen panamericano y de ahí ya me dirigí a Italia, que es dónde están la mayoría de los equipos importantes de karting.

DMC: La Fórmula 4 era un concepto nuevo cuando tú competiste en ella. ¿Te ayudó como plataforma entre el karting y la Fórmula 3?

S.F.: Es bastante útil porque es un coche con poca potencia y aerodinámica, saltar de un kart a un monoplaza no es fácil y es normal que la mayoría de pilotos den ese paso previo porque ayuda a realizar una transición más sutil.

DMC: Estuviste en varios equipos en la F4 italiana.

S.F.: En mi primer año corrí con RB Racing, excepto la última cita dónde estuve con Mücke. Gané en Monza con Mücke y al año siguiente pasé a Bhaitech.

DMC: Después fuiste al Europeo de F3 con Motopark. ¿Qué diferencias notaste entre un F4 y un F3?

S.F.: Hay un salto entre la velocidad y a usar más la aerodinámica. 2018 fue un año difícil, no me encontré cómodo y acabó siendo un año de aprendizaje. De las derrotas se aprende y ahora estoy con Campos, dispuesto a mejorar en una categoría nueva.

DMC: Supongo que en el FIA F3 conocías menos circuitos del calendario respecto a esta F3.

S.F.: Correcto, eso puede ayudar ahora. Conozco más los circuitos que el año pasado, los mismos a los que va la Fórmula 1, y me siento más cómodo con el nuevo coche.

DMC: Este F3 no deja de ser un GP3 convertido. ¿Cuán diferente es respecto al coche del FIA F3?

S.F.: Es muy diferente, mucho más pesado y con mucha más potencia. La relación potencia-peso con la aero es distinta y los neumáticos se degradan de forma parecida a la F1 y F2. El concepto es más complejo, no solo vale ser rápido sino también gestionar bien las gomas y cuando empujar.

DMC: En el FIA F3 era todo más directo.

S.F.: Igual que en la F4, empujar y tirar en todo momento para ser más rápido.

DMC: ¿Más días de pruebas con el coche habrían sido adecuados?

S.F.: Pues sí, algún día más para seguir aprendiendo. Pero es lo que hay, usamos todo el tiempo del que disponemos.

DMC: El objetivo a largo plazo será llegar a F1.

S.F.: Efectivamente, es el lugar dónde quiero llegar y hacia el cual trabajo.

DMC: Y si llegas, ¿con qué licencia te planteas competir? Solo habrá una opción.

S.F.: Por ahora me planteo correr con la licencia española y representar a España, aunque llevo a Venezuela en el corazón e intento representar a todos los venezolanos.

Lee a continuación: Europa y Asia comparten protagonismo de las categorías júnior de monoplazas