CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros rallyes

3 MIN

La justicia española ya castiga con dureza a los espectadores imprudentes de los rallyes

Iván Fernández | 9 Jun 2021
gm202103_009
gm202103_009

Todos los que seguimos habitualmente los rallyes desde las cunetas hemos visto en alguna ocasión alguna conducta incívica que contrasta con el habitual comportamiento ejemplar de los aficionados que aman este deporte. Esto en muchas ocasiones parte de una colocación que no respeta las medidas de seguridad mínimas para una competición de este tipo (recordemos que como reza el eslogan anglosajón: “motorsport is dangerous”), sin embargo, en otros casos también vemos acciones que pueden poner en peligro a los competidores e incluso al resto de espectadores.

Hay que remontarse al año 2019, en la edición del Rallye Princesa de Asturias valedera para el Campeonato de España de Asfalto y en la que venció en la general José Antonio 'Cohete' Suárez. En aquella ocasión, una de las personas presentes en el recorrido, decidió esparcir tierra y grava en una curva, lo que a la postre significaría que uno de los participantes perdería el control en ese mismo punto debido a unas condiciones que no estaban evidentemente recogidas en sus notas, provocando un accidente y su abandono.

Con material gráfico de la conducta despreciable de este aficionado y la denuncia interpuesta por el director de carrera de la prueba, el caso pasó a la Justicia y recientemente se ha conocido la sentencia condenatoria a dicho supuesto aficionado a los rallyes que estuvo presente en la cita asturiana de 2019. La condena por parte del Juzgado de lo Penal 2 de Oviedo al denunciado ha sido de “una pena de 15 meses de multa y con la obligatoriedad de realizar servicios sociales, además de acarrear con los gastos de la reparación del vehículo”, el cual en este caso se trataba de un Renault 5 GT Turbo.

La propia Real Federación Española de Automovilismo ha celebrado que se haya actuado con ejemplaridad contra dicho espectador, en un caso que sin duda marcará jurisprudencia para situaciones futuras: “La RFEDA manifiesta su más absoluta repulsa hacia cualquier tipo de acción que ponga en riesgo la seguridad de nuestro deporte y el perfecto desarrollo de la competición, congratulándose de esta condena ejemplar, que sienta un claro precedente en términos de seguridad”.

Por tanto, no saldrá gratis cualquier conducta que ponga en peligro no sólo el desarrollo normal de la competición automovilística, sino que también se castigará con dureza a aquellos que deciden poner en riesgo la vida y la integridad física de las otras personas por un absurdo divertimento personal. También es de aplaudir que el resto de aficionados a esta especialidad y otras muchas, sean parte activa a la hora de persuadir o denunciar a todos aquellos que no respeten al resto. No se debe volver a repetir.