Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

2 MIN

Fernando Alonso cae en la Q1 por segundo GP consecutivo

Las caras largas en McLaren no dejan de caer aún más bajo. Se podía esperar que los coches de Woking sufriesen en Suzuka, circuito revirado dónde el agarre aerodinámico es vital para que un coche responda rápidamente a las sucesiones de curvas que presenta el trazado nipón, pero quizá no tanto el hecho de que los monoplazas ingleses cayeran tan bajo, hasta las profundidades más absolutas de la parrilla. Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne cayeron en la Q1 y se han salvado de ocupar la última fila por un accidente de Marcus Ericsson que impidió al sueco rodar en el definitivo segundo intento de clasificación.

El accidente de Ericsson interrumpió brevemente la Q1 y regaló una posición de acceso a la Q2 que los McLaren intentaron aprovechar sin éxito alguno. Un amago de lluvia no llegó a abortar ningún intento decisivo de vuelta al final del entrenamiento y todos los pilotos pudieron completar sus registros sin complicaciones. Nada que no pudiera prever el desastre de los monoplazas ingleses, que llegaron a hacer salir a Vandoorne con neumáticos superblandos al principio en lugar de los necesarios ultrablandos y fueron el único equipo que no tuvo coches disponibles en la Q2.

No solo quedaron Alonso y Vandoorne relegados en la primera sesión del GP japonés, sino que lo hicieron lejos de cualquier posibilidad para pasar de ronda. El ovetense quedó a dos décimas de Sergey Sirotkin, mismo tiempo que separó al ruso de los seis pilotos que le precedían. Se confirmó así que el MCL32 es el peor de los coches de este fin de semana, incluso por detrás de unos poco ociosos Williams que se colaron en la Q2 gracias a los esfuerzos de Lance Stroll. Alonso se mostró poco hablador ante la prensa y repitió el discurso de las últimas carreras.

Seguiríamos en estas posiciones aunque hubiéramos probado más el rendimiento del neumático superblando, se necesita mucha potencia y eficiencia aerodinámica en Suzuka. Las carreras siempre son cambiantes, aunque por desgracia mañana no hay riesgo alguno de lluvia. Con sol será una carrera aún más difícil, no solo en este circuito. En un Mundial estoy intentando ayudar al equipo a ser sexto en Constructores, en lucha con Force India y Sauber, y en otro estoy luchando por ser campeón del mundo; no hay ninguna duda de dónde está mi verdadero objetivo.

Sería faltar a la realidad definir a Fernando Alonso Díaz como un simple piloto de Fórmula 1. El asturiano marcó un antes y un después en la historia del automovilismo español con su irrupción en el Mundial de F1 ...

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable