Mejorando la especie: Ferrari presenta en Mugello su nuevo 488 GT3 Evo 2020

 |  @fernischumi  | 

Aprovechando que este fin de semana se celebran las Finali Mondiali en Mugello, Ferrari decidía presentar la que será su nueva joya de la corona en el departamento Carreras Cliente: el Ferrari 488 GT3 Evo que entrará en competición en 2020. Es el resultado de la aparición de nuevos rivales dentro de su categoría y la necesidad de actualizar un coche que se ha mostrado prácticamente competitivo desde el primer momento en que entró en las carreras, justo tras ser presentado también en el circuito transalpino el 7 de noviembre de 2015.

No se trata simplemente de un sobrenombre y una librea nueva, Ferrari presenta la evolución de su GT3 con numerosos elementos de nuevo cuño y otros adoptados del GTE con los que buscan solventar algunas carencias que se han revelado durante los años en competición. La aerodinámica, la dinámica del vehículo, la ergonomía, la seguridad y la fiabilidad fueron los principales focos de desarrollo, todos en cumplimiento con las reglas de la FIA.

Según los datos de la marca del cavallino, los ingenieros y técnicos han empleado hasta 18.000 horas de cálculos y simulaciones de CFD para rediseñar el frontal del Ferrari 488 GT3 Evo 2020 con el objetivo de conseguir mayor estabilidad en el eje delantero. Estas modificaciones se pueden observar si se prestan especial atención a la sección baja de las ópticas delanteras, mucho más pequeña y que genera más carga aerodinámica. El splitter ha sido modificado, al igual que los respiraderos de los pasos de rueda delanteros, más grandes para canalizar de una forma más eficiente los flujos de aire laterales. El alerón trasero y las puertas también han recibido modificaciones de importancia.

La distancia entre ejes es más larga, como en el 488 GTE, para mejorar la gestión de los neumáticos, reducir el desgaste y facilitar de paso la conversión de GT3 a GTE. Los ingenieros también se centraron en reducir el peso del automóvil, resultando en que se puede usar más lastre para alcanzar el peso mínimo impuesto por el Balance of Performance, algo que permite una mejor colocación de los pesos dependiendo de la configuración y el piloto, mejorando el reparto y bajando el centro de gravedad. Además, se han optimizado todos los controles dinámicos del vehículo, incluidos el control de tracción y el ABS.

No se han realizado mejoras en el motor, el V8 biturbo que ya conocíamos, ni se ha modificado ningún componente del mismo, sin embargo, se beneficia de un nuevo sistema ECU que según Ferrari mejorará la fiabilidad y garantiza una entrega de par más suave y precisa. En el interior hay un nuevo baquet desarrollado conjuntamente con Sabelt para los GT3 y GTE. Es más rígido y robusto, además de 2,4 kg más ligero que su predecesor. Todas estas mejoras se pueden adquirir ya implementadas en un coche de nueva construcción o en un kit de actualización para una de las unidades ya existentes.

Casi como si fuera un extra de la marca, seguramente más caro incluso que los de los deportivos de producción, estará disponible un kit adicional para carreras de resistencia o de 24 Horas (pensando por ejemplo en Nürburgring, Spa, Abu Dhabi o Bathurst), el cual incluye en su opción más básica un parachoques delantero con faros adicionales, acoplamientos de llenado rápido para aceite y refrigerante del motor, embrague de fibra de carbono, pinzas de freno adoptadas del GTE y tuercas de las ruedas de acero. Las características opcionales incluyen sensores para el nivel de refrigerante y el repostaje de combustible con luces de aviso, así como los faros principales LED tipo Le Mans de 4.500 lúmenes.

Lee a continuación: La SuperUtes pasará del motor turbo diésel al V8 aspirado