Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
WEC
Logo Icon

2 MIN

Ferrari tendrá cuatro coches "Pro" en las 24 horas de Le Mans

Ferrari tendrá este año monopolizada la mitad de la parrilla de la categoría GTE Pro en las 24 horas de Le Mans. La marca italiana tendrá dos coches privados además de los regulares del WEC gestionados por AF Corse, entre los que estará el español Miguel Molina. Debido a las dificultades de encontrar a un piloto bronce requerido para poder participar en GTE Am, el equipo Scuderia Corsa se ha visto obligado a cambiarse a la categoría Pro, a falta de menos de un mes para que se dispute la carrera. Al ya confirmado Cooper MacNeil se unirán el piloto oficial de la marca Toni Vilander y otro viejo conocido del equipo como es Jeff Segal. 

Entre los dos suman un total de tres victorias en categoría en la mítica carrera francesa (dos de Vilander de GTE Pro y una de Segal en GTE Am) con 11 podios en el palmares conjunto del equipo. Desde 2015 Scuderia Corsa ha participado en las 24 horas de Le Mans en 4 ocasiones, perdiéndose únicamente el año 2018, y en todas ellas han conseguido subir al podio, con su victoria en 2016 como mayor logro. Teniendo sobre el papel la alineación más floja de la categoría, todos sus pilotos cuentan con gran experiencia en Le Mans y siempre se han mostrado muy sólidos. Conociéndose mucho entre ellos de otras ocasiones, no sería de extrañar que pescaran un buen resultado con una pobre lista de inscritos de 8 coches sin la presencia este año de Ford, BMW y Corvette.

Risi Competizione muestra sus colores para Le Mans

El otro equipo privado de Ferrari este año, Risi Competizione, ha mostrado los colores con los que Sebastien Bourdais, Olivier Pla y Joules Gounon participarán en las 24 horas de Le Mans este año. Diseñado por la escuela de arte ENSAAMA de Paris, han querido mantener el color rojo del equipo jugando con diferentes tonos y añadiendo el azul y blanco por la alineación de pilotos completamente francesa. Después de ganar el año pasado Petit Le Mans, el equipo norteamericano buscará ser la alternativa privada más fuerte y plantarle cara a los equipos oficiales de Ferrari, Porsche y Aston Martin.