Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
WRC
Logo Icon

3 MIN

La FIA recomienda que los rallyes se disputen en circuitos, fincas privadas o zonas militares

Esta mañana os hacíamos un repaso de algunos de los circuitos que han sido empleados por el Mundial de Rallyes durante su historia. La última corriente dentro de la disciplina era la de trasladar la competición a lugares mucho más controlados, por lo que hacía de las pistas permanentes un lugar perfecto para llevar algunas especiales con el objetivo de controlar al público asistente y de paso financiar las pruebas en este momento de incertidumbre económica. La tendencia a la que hacíamos referencia ha quedado refrendada por la FIA en su última actualización sobre las recomendaciones para la vuelta a la competición.

Precisamente han sido los rallyes los que más actualizaciones han tenido dentro de este libreto realizado por la Federación Internacional de Automovilismo para ayudar a la vuelta de las carreras. Nada que no se hubiera dicho hasta ahora. Se propone etapas más cortas y tramos más cerca de la asistencia para así evitar la interacción social en puntos no controlados. Circuitos, zonas militares o fincas privadas son algunos de los lugares en los que la FIA recomienda la realización de algunos de estos tramos, con el objetivo por tanto de reducir el número de aficionados presentes.

Lo mismo es relevante para eventos a carreteras cerradas (rallyes), donde puede ser aconsejable proponer tramos más cortos, repetidos con mayor frecuencia, tiempos de servicio más largos para permitir medidas de distanciamiento social dentro del parque de asistencia o, como medida más extrema, para organizar eventos en un único lugar en lugar de múltiples lugares. Lugares cerrados como circuitos de carreras, terrenos privados o zonas militares pueden dar la mejor posibilidad de organizar un evento de rally en un entorno controlado

Solo se recomienda un único parque de servicio sin lugares para el cambio de neumáticos remotos o zonas de reabastecimiento de combustible, los conductores deben conducir su propio automóvil en el parque cerrado y los carnets de ruta se enviarán electrónicamente para que los copilotos no tengan que abandonar el coche a su llegada a los controles horarios. También se recomienda que los cascos sean integrales y los balaclavas completos y que cubran también la boca, de forma que hagan a su vez la función de mascarillas.

Ya dentro de los equipos se recomienda algo parecido a la Fórmula 1, con cada estructura competitiva subdividida en otros grupos más pequeños para evitar contagios masivos. Cada miembro de estos subgrupos se someterá a la prueba del COVID-19 antes del comienzo y al final de cada evento. Piloto y copiloto conformarán un mismo subgrupo.

 Cabe destacar que las personas que operen en un único vehículo o realicen deberes oficiales como tripulación durante (bomberos, seguridad, personal médico y miembros de los equipos de recuperación) un período prolongado de tiempo durante un evento debe considerarse como un subgrupo, con criterios de entrada y salida definidos para este Subgrupo