Ford acalla las críticas hacia su Mustang Supercar con el adictivo bramido de su motor V8

 |  @fernischumi  | 

Y finalmente no renunciaron a su sonido. A pesar de que estaba planeado un cambio de reglamentación técnica para que entraran en juego los ‘racionales’ motores V6 sobrealimentados por dos turbos, finalmente los Supercars australianos seguirán fieles a su historia y mantendrán los potentes V8 atmosféricos en la próxima generación de vehículos que oficialmente comenzará en 2019 con la llegada del nuevo Ford Mustang que no ha dejado prácticamente indiferente a nadie.

Después de realizar sus primeros test el pasado miércoles en Queensland Raceway, el equipo DJR Team Penske se ha trasladado a Philip Island para continuar con la segunda jornada de test previos a su homologación. Allí, además de poder ver nuevos elementos aerodinámicos como los endplates del alerón trasero, también se ha podido escuchar por primera vez el sonido del ‘Pony’ acelerando a fondo en una pista que está marcada por la proximidad del mar, cuyo romper de las olas se enjuga con el bramido de los motores.

Al menos este precioso y puro sonido de las bielas y los pistones haciendo su función a altas revoluciones no estará tanto en el ojo del huracán como sí lo ha estado la apariencia del Ford Mustang y su peculiar librea. Desde el pasado miércoles han sido muchas las voces a favor y en contra que han mostrado su opinión acerca del aspecto del nuevo Supercar de la firma del ovalo. Tal ha sido el revuelo creado que Ryan Story, responsable del DJR Team Penske, tuvo que salir en defensa de su nuevo coche y pedir que los aficionados esperen hasta 2019 antes de crearse una opinión.

Las criticas principalmente apuntan a la decoración y a los muchos cambios que se han tenido que realizar al Ford Mustang para poder acondicionarlo a la normativa del campeonato australiano. En este caso la carrocería dos puertas del modelo estadounidense ha tenido que se elevada para coger a la jaula de seguridad, mientras que también se ha alargado para adaptarlo a las medidas mínimas en lo que respecta a la distancia entre ejes. Por si fuera poco, se ha decidido adaptar el diseño del icónico frontal del Mustang, con forma mucho más cónica y aerodinámica, algo que sumado a la configuración del alerón posterior parece haber defraudado a algunos de los incondicionales del campeonato o de la marca.

En carne y hueso el coche luce realmente maravilloso. Es una de esas cosas que habrá una visión polarizada, pero espera y ve cuando lleguemos a la pista en 2019. Es un coche con buen aspecto y estamos orgullosos del trabajo que todos hemos realizado colectivamente. Hay mucho ADN. Reserve el juicio hasta que tenga la oportunidad de verlo, ya sea de cerca o en las pistas de carreras en 2019.

Lee a continuación: De carne y hueso: el Ford Mustang del campeonato Supercars se descubre sobre el asfalto