Ford rompe su mala racha en IMSA, Antonio García queda lejos de la cabeza

 | 

El Weathertech Sportscar Championship tiene un calendario bonito y relativamente inigualable dentro de los certamenes de prestigio internacional y carácter nacional. La variedad de coches de la principal arma de IMSA se ve reflejada en las subdivisiones de las categorías en algunos trazados concretos, como demuestran los GT en su visita anual a Lime Rock. El pequeño circuito norteño no necesitó de accidentes y banderas amarillas para dar acción y Ford aprovechó algunos despistes de Porsche para romper la racha de cinco triunfos seguidos en GT Le Mans de la marca de Stuttgart, que sí venció en GT Daytona en un final casi inigualable.

Laurens Vanthoor y Nick Tandy mantuvieron sus posiciones delanteras en la salida, buscando la sexta victoria consecutiva de Porsche bajo la presión inicial del BMW de Connor de Phillippi. John Edwards quedaba apartado en el otro M8 y se salió de la trazada en la salida en paralelo con Oliver Gavin, retomando su camino al asfalto justo por delante de los GT Daytona; Dirk Müller, Antonio García, Gavin y Ryan Briscoe siguieron a De Phillippi cuando éste perdió la estela de los Porsche. Trent Hindman se escapó al frente de la categoría pequeña con bastante autoridad sobre Ben Keating, tanto por pilotaje como por coche en el veloz Acura.

Müller adelantó a De Phillippi justo antes de las paradas en boxes, dónde los Porsche alargaron su estrategia y apenas mantuvieron detrás del Ford de Briscoe y Richard Westbrook, único coche de GT Le Mans que no cambió de piloto. Patrick Pilet salió delante de Bamber y dejó pasar al #912 de nuevo al liderato provisional, aguantando Tom Blomqvist el cuarto puesto ante Jan Magnussen, Marcel Fässler y Joey Hand en el grupo de pilotos relevistas. Hand aprovechó los neumáticos más frescos de su Ford para rebasar a Blomqvist y al dúo de Corvette.

Hindman también alargó su detención en GTD, jugada que le salió mal al entrar Jeroen Bleekemolen en el Mercedes #33 en el lugar de Keating en un undercut bien realizado. Mario Farnbacher cazó al holandés y Dennis Olsen pilotó de forma inteligente en el Porsche #9, llegando a Bleekemolen y a Farnbacher con la segunda mitad de carrera en marcha. Townsend Bell y Katherine Legge chocaron en la segunda curva y Pilet se salió de pista en la primera mientras doblaba a Paul Holton y a Fässler, tomando la hierba pero manteniéndose por delante de un rápido Hand que recortaba la distancia de los Porsche al frente.

Westbrook adelantó a Bamber por el liderato en el comienzo de la última hora, a la vez que Hand se quitaba sin muchos problemas a De Phillippi y a Jesse Krohn con gomas nuevas. Bamber salió de boxes por delante de Hand e intentó contener al piloto del Ford #66, que obligaba al neozelandés a subir el ritmo y recortar los ocho segundos que disponía Pilet al salir del pit lane. Pilet, Bamber, Westbrook y Hand adelantaron de uno en uno a Fässler, que ayudó con una salida de pista para establecer el duelo a cuatro bandas por la victoria entre los Porsche 911 y los Ford GT.

Pilet se salió ligeramente en la última curva y Bamber rebasó al francés por el exterior de la primera, y tomando un liderato sólido y dejando a su compañero a merced de Westbrook y Hand y del numeroso grupo de doblados que le hacía salirse una segunda vez. Los coches de Detroit se mostraron mejor con pista libre y Westbrook recortó los cuatro segundos de diferencia con Bamber, alcanzando al #911 y mostrando carrocerías en varias frenadas durante los últimos 15 minutos. Realizó Westbrook su maniobra clave a falta de seis minutos con un fuera-dentro en la parte revirada, siendo líder holgado en los momentos finales.

Westbrook ganó con cierta comodidad, aguantando Bamber la segunda posición a Hand para mantener el liderato de GTLM por puntos. Pilet fue un lejano cuarto, García no pudo pasar del quinto puesto y Gavin llegó a meta antes que los BMW, afectados por un ritmo lento y problemas en la caja de cambios. Olsen ejecutó un stint magistral y dio al Porsche #9 la victoria en GTD junto a Zach Robichon, llegando el noruego con un pinchazo lento solo 10 milésimas delante de un guerrero Farnbacher que amplía el liderato del Acura #86 respecto al BMW de Bill Auberlen y Robby Foley (terceros) y el Lexus de Bell y Jack Hawksworth (problemas de cambio). Bleekemolen se quedó sin gomas y trompeó, cayendo al noveno lugar desde un posible podio.

Lee a continuación: Team Penske en desacuerdo con el reglamento Hypercar en el WEC