George Russell: “No se consiguen puntos en los test”

 | 

Williams ha empezado con mal pie. El coche tarde y sin rodar. Como bien ha dicho Robert Kubica, ha sido un shakedown para ellos. Como es lógico, no es la mejor situación para un debutante a tiempo completo como George Russell, y sólo le queda aceptar el trabajo que queda por delante. Obviamente, sus cronos son mera curiosidad a estas alturas.

Especialmente por lo que queda por delante. Un fin de semana de preparación y análisis de las pocas vueltas que ha dado el británico. Ni los límites se conocen, ni el rendimiento. En las pocas ocasiones que se ha visto el FW42 en pista se ha visto la famosa parrilla de tubos pitot y ritmo constante para recopilar datos y datos de un monoplaza recién nacido. Como experiencia, será inigualable para el joven protegido de Mercedes.

“Ha sido muy importante rodar, notar el coche. Sólo he dado 11 vueltas con el coche, pero algo hemos entendido sobre cómo estamos y algo más de los límites del coche. El coche no está en su estado final, por así decirlo, y tenemos mucho trabajo por delante. Hay que optimizarlo todo ha llegado al último momento y las piezas no están al 100%. El rodar con el coche y entender lo máximo posible. Además, hemos intentado finiquitar trabajo y dejarlo todo listo para el fin de semana y el martes que viene. A estas alturas, hemos rodado tan poco, que no sabemos dónde estaremos a nivel rendimiento. Tenemos que ser positivos y ver cómo evolucionamos la semana que viene. Estamos por detrás a nivel de experiencia y tenemos mucha fe en el equipo y en su trabajo”.

Tras poco rodaje, lo que necesita el equipo del piloto son las sensaciones. Un piloto debe notar cómo es el coche y qué defectos puede tener la montura para, así, evolucionar en la dirección correcta. El problema para Russell es la poca experiencia dedicada a ello. Sí, ha rodado con Force India o Mercedes pero no tenía el mismo rango de ataque que tiene ahora: los ingenieros dependen del buen feedback del británico. Por suerte para el equipo, está preparado para ello.

“El coche es estable y las sensaciones son buenas. Eso sí, todavía no conocemos los límites del coche, así que no estoy en modo ataque. No lo estaré hasta que no conozcamos el coche al completo. Ahora a ver qué podemos mejorar y cómo. El hecho de haber rodado con Force India o Mercedes me da un poco más de entendimiento y lo que necesitamos. No importa en qué industria estés, quieres ser el mejor. Eso me ayudó a entender y me siento honrado por haber rodado con esos coches”.

Además, Russell ha visto como crecía el embrión del FW42. Junto a Robert Kubica tienen la misión de criar y educar un monoplaza complicado por la falta de tiempo. A falta de un padre y una madre, buenos son los pilotos. Y los ingenieros, y todo el equipo volcado con él. Porque si algo tienen claro tanto el polaco como el británico de Grove es el esfuerzo que vierten todos y cada uno de los integrantes de Williams. Eso es lo que motiva a Russell a creer en el equipo que fue el farolillo rojo en 2019.

“Creo que no se entiende ni comprende la cantidad de trabajo que se hace para poner un F1 en pista. Cuando estaba en la fábrica y veía a todo el mundo trabajar en enero me quedé boquiabierto, y eso que ya llevo en un equipo dos años. Toda esa cantidad de esfuerzo en una pieza… Vimos a Force India perderse mucho tiempo de test en 2015 creo, y al final fueron quintos… No se consiguen puntos en los test. Creo que nuestro trabajo es ayudar a todo el equipo. Están un poco frustrados por cómo ha ido la semana. Tenemos que ser positivo. Lo hemos visto en años anteriores, que hay equipos que no han estado en los primeros test y han hecho buen año. Hay que seguir concentrados. ¡La primera semana se me ha pasado volando viendo el trabajo de todo el equipo! Todos están obsesionados con hacer el trabajo correcto. Me hace sentir orgulloso de ellos. Ayer trabajaron hasta las 2 de la mañana. Es un orgullo ser parte del equipo. Ya queremos volver a salir a pista la semana que viene”.

Con la mirada puesta en el próximo martes, Williams trabajará duro para intentar ponerse al día en una temporada que se les ha puesto, de momento, en contra. El objetivo es llegar a los Grandes Premios medianamente en condiciones. ¿Cuánto les costará? Lo sabremos en Australia. Hasta entonces, cabeza gacha y a seguir concentrados. No sería la primera vez que un equipo pierde un par de jornadas y termina en la parte media de la tabla

 

Foto | Williams Media Service

Lee a continuación: Bloc de notas desde Barcelona: Día 3 Pretemporada 2019

George Russell, uno de los jóvenes pilotos británicos más promisorios de las recientes generaciones, llega a la Fórmula 1 con 21 años de edad. Precedido de sobresalientes credenciales, además del aval de formar parte de la plantilla Mercedes AMG.