Gran Premio de Estados Unidos 1991: La Fórmula 1 se despide de Phoenix

 |  @alexgarciagv27  | 

El Gran Premio de Estados Unidos es una carrera histórica que no representa la totalidad del camino de este país en la Fórmula 1. Durante muchos años, las carreras americanas se veían en los Grandes Premios de Estados Unidos Este, Oeste, Detroit, Dallas... esta época de bonanza estadounidense llegó a su fin en 1991, con la última carrera de Estados Unidos hasta el desembarco de Indianápolis con un Gran Premio convencional en el año 2000. Una última carrera en medio de una época dorada con nombres como Prost, Senna, Piquet, Mansell... sin duda, evocador. Como también lo fue la victoria de un Ayrton Senna que empezaba la campaña que le llevaría a su último título de Campeón del Mundo de Fórmula 1.

El Gran Premio de Estados Unidos de 1991 fue la primera carrera de esa temporada, siendo esta la última vez que la cita iba a tener lugar en este trazado y siendo también la última prueba en Estados Unidos hasta el año 2000. Para la Fórmula 1, era la primera carrera después de un frenético campeonato de 1990 y las expectativas eran de tener un mundial por lo menos igual de apasionante. La intriga sobre el chasis de McLaren, con un solo test previo a su viaje a Phoenix, hacía que nadie supiera muy bien qué esperar. De hecho, los coches del equipo de Ron Dennis acabaron su montaje solo seis horas antes de los libres del viernes. Los Ferrari eran favoritos para la temporada pero en circuitos revirados sus potentes V12 no eran tan adecuados... las siete marchas de su transmisión deberían servir para compensar.

En la sesión preclasificatoria, cuatro pilotos quedaron eliminados: Andrea de Cesaris con uno de los coches del nuevo equipo, Jordan, además de Pedro Chaves con el Coloni, Olivier Grouillard con el Fondmetal y Eric van de Poele con el Lambo. Pasaban por la mínima Nicola Larini y Bertrand Gachot, mientras los Dallara de Emanuele Pirro y J.J. Lehto iban más tranquilos. De hecho, estos pilotos clasificarían noveno y décimo en parrilla, protagonizando la sorpresa del sábado. Por delante, Ayrton Senna dio toda una lección de pilotaje al marcar la pole position con más de un segundo de ventaja sobre Alain Prost, segundo. Riccardo Patrese y Nigel Mansell estaban en segunda fila en los Williams, con Nelson Piquet quinto y Jean Alesi sexto en su debut con Ferrari... ya a más de dos segundos de la pole.

Gerhard Berger, Roberto Moreno y los Dallara completaban el top 10 en una parrilla en la que desafortunadamente habí dejado de haber presencia española al perder Luís Pérez-Sala su volante en Minardi (ahora con motor Ferrari). El heredero de ese asiento era el italiano Gianni Morbidelli. En la salida, Senna mantuvo el liderato por delante de Prost y Mansell, que superó a Patrese. Por su parte, Alesi y Berger reeditaron su duelo de la temporada anterior aunque esta vez por la quinta posición tras dar cuenta de Piquet. El primer gran adelantamiento fue obra del joven talento emergente de Ferrari: un Alesi que superó a Patrese... antes de perder la posición en la vuelta 16. El italiano tenía buen ritmo y se acercó a su compañero de equipo hasta el punto de poder atacarle, pero cometió un error que casi acaba con los dos Williams fuera, perdiendo un tiempo crucial y un par de posiciones.

Mientras tanto, las condiciones de la pista habían dejado muy claro cual era la mayor dificultad del fin de semana. Tras la rotura del motor Ford del Lola de Éric Bernard, tanto Lehto como Morbidelli y Pirro se retiraron en el espacio de cuatro vueltas con problemas en la caja de cambios. Lo mismo para Mauríci Gugelmin y Nigel Mansell en las vueltas 34 y 35 respectivamente, poco después del error de pilotaje de Mark Blundell. También tuvo que retirarse Berger con problemas en la bomba de gasolina... esto dejaba a Patrse y Alesi bien situados. Poco después, la 'masacre' siguió con otro motor y caja de cambios cediendo, cortesía del Ligier-Lamborghini y el Leyton House-Ilmor de Thierry Boutsen e Ivan Capelli respectivamente. La carrera se animaba en la lucha por el podio, aunque Senna seguía intratable.

Parte de ello se debía a los problemas en el cambio de Patrese... lo que acabó causándole un error que le dejó fuera de carrera, además de convertirse en un obstáculo que Moreno no pudo evitar. En este punto de la carrera, Senna era líder con más de un minuto de ventaja sobre un silencioso pero eficiente Piquet, que se defendía del agresivo Alesi que estaba realizando una gran carrera. El francés acabó logrando completar el adelantamiento en la vuelta 53 y se situaba así en segundo puesto. Mientras tanto, Prost seguía con su remontada tras una parada lenta por parte de Ferrari. El tricampeón del mundo iba acercándose a los pilotos del podio, pero fue en la vuelta 70 cuando todo cayó de su lado. La pelea entre Alesi y Piquet llegó a un punto en el ambos se molestaron, permitiendo al maestro táctico Prost dar cuenta de ellos en una sola maniobra.

Desafortunadamente para Alesi, el podio no sería posible y en la vuelta 72 su caja de cambios cedió, forzándole a la retirada. Así, Nelson Piquet se encargó de ocupar el tercer peldaño del podio, por detrás de un Alain Prost que podía estar más que satisfecho con un segundo puesto que pudo haber sido mucho peor. Por delante, Ayrton Senna completó su demostración de poderío con la primera victoria del año. En cuanto a las posiciones de puntos, varios abandonos en los compases finales permitieron que Stefano Modena y Satoru Nakajima fueran cuarto y quinto con una estrategia de no parar a boxes, mientras Aguri Suzuki se llevó el último punto en un gran día para Japón. Nicola Larini se quedó a las puertas de los puntos en el Lambo; un resultado falsamente esperanzador, mientras Jordan pasaba un mal primer fin de semana en el que sería un gran primer año en la categoría reina.

En el anecdotario de datos interesnates, mencionar que esta carrera vivió el debut de un Mika Häkkinen que tuvo que retirarse anónimamente tras 58 vueltas por problemas del motor de su Lotus. Algo más experimentados eran Gerhard Berger con 100 carreras y Nigel Mansell con 150, mientras los éxitos quedaban reservados para un Ayrton Senna que lograba su victoria número 27 el mismo día que Alain Prost obtenía su podio número 90... y Jean Alesi firmaba su primera vuelta rápida. El largo mundial de 1991 había empezado... y aunque muchos esperaban un nuevo duelo entre Prost y Senna, la realidad iba a ser muy distinta, con el 'camión' Ferrari impidiendo ver bonitas luchas. Por lo menos, Mansell iba a encargarse de añadir algo de picante a un campeonato que habría podido ser un monólogo de Senna...

Lee a continuación: ¿Cuándo regresará un piloto estadounidense a la Fórmula 1?