Sobre la temporada de 1990 se han escrito muchas cosas. La mítica rivalidad entre Ayrton Senna y Alain Prost culminó en su tercer año consecutivo peleando por el título, puesto que en 1991 el francés no tuvo coche para apuntar a la corona mundial y en 1992 solo el brasileño estaría en la Fórmula 1. Finalmente, 1993 sirvió como epílogo y el casi necesario desempate histórico entre ambos, aún si la diferencia entre coches era también demasiado elevada. Pero hay una carrera que suele quedar relegada casi a nivel de anécdota, en ese último año de duelo cara a cara por ser el mejor piloto del mundo. El Gran Premio de Australia de 1990 se disputó después de decidirse el campeonato en favor de Ayrton Senna y suele acabar como una nota a pie de página. Parecería que Suzuka fuera el fin de todo. Todo decidido a nivel mundial pero todo por decidir en una última carrera de un año para el recuerdo. Con historias, peleas y un escenario único.

Continuar leyendo »

El próximo 5 de julio, la casa de subastas Bonhams ofrecerá al público el Williams FW14B, chasis número 8, que fue pilotado por Nigel Mansell en 1992, año en que alcanzó el título. Se indicó que Mansell condujo el coche en siete grandes premios y que se venderá en su estado original, tal cual como se retiró de las pistas, de allí que se esperen ofertas alrededor de los 4 millones de dólares.

Continuar leyendo »

7 de febrero de 2019

El Gran Premio de Estados Unidos es una carrera histórica que no representa la totalidad del camino de este país en la Fórmula 1. Durante muchos años, las carreras americanas se veían en los Grandes Premios de Estados Unidos Este, Oeste, Detroit, Dallas... esta época de bonanza estadounidense llegó a su fin en 1991, con la última carrera de Estados Unidos hasta el desembarco de Indianápolis con un Gran Premio convencional en el año 2000. Una última carrera en medio de una época dorada con nombres como Prost, Senna, Piquet, Mansell... sin duda, evocador. Como también lo fue la victoria de un Ayrton Senna que empezaba la campaña que le llevaría a su último título de Campeón del Mundo de Fórmula 1.

Continuar leyendo »

En el año de 1985, por casualidad encontré en la televisión el Gran Premio de Holanda y allí me quedé, obnubilado por el atractivo de esos monoplazas coloridos. Desde entonces me volví un febril seguidor de la Fórmula 1 y hasta ahora esa pasión no ha mermado con el paso de los años. Para aquel entonces, investigar o acceder a información extra acerca de las carreras era complicado porque casi toda la prensa reproducía solamente lo que emitían las agencias de noticias. De cuando Internet era un atrevido anhelo de la ciencia ficción y las voces alternativas no estaban disponibles en todas partes. En ese tiempo era casi imposible aprender sobre Fórmula 1 más allá de lo que ofrecían los encargados de transmitir las carreras, quienes en su mayoría no manifestaban suficiente interés en las virtudes pedagógicas de narrar los grandes premios.

Continuar leyendo »

El ex piloto británico opina que la actual Fórmula 1 debería buscar las maneras de incentivar la competitividad en la forma de colocar más monoplazas en la parrilla y crear las condiciones para que la fiabilidad no sea tan destacada. Añadió que la escasez de coches también limita las oportunidades para que los jóvenes pilotos asciendan, situación que atenta contra la dinámica que debería tener toda actividad deportiva.

Continuar leyendo »

Tiempos pasados en el automovilismo fueron mejores. Al menos en lo que respecta a las carreras de campeones, con pilotos de Fórmula 1 compitiendo sobre tierra en Gran Canaria o con representación de pilotos de rallyes, algo que nos quedamos sin ver en la última ROC de Miami, disputada en plena vorágine del Dakar y Rallye de Monte-Carlo. En el pasado había espacio para este tipo de duelos entre especialistas de tramos y de pista. Incluso cadenas televisivas como la BBC organizaban sus propios eventos.

Continuar leyendo »

El campeón Nigel Mansell considera que Lewis Hamilton reúne los méritos para ser nombrado Caballero de Gran Bretaña porque ha sido un excelente embajador de la nación y la ha representado de la mejor forma posible. Con cuatro títulos de Fórmula 1, Lewis Hamilton dejó atrás a Sir Jackie Stewart, quien también avalaría un reconocimiento para el reciente campeón.

Continuar leyendo »

La historia de Nigel Mansell y la Fórmula 1 es digna de película. No tanto por magia y épica como en otros pilotos sino por ser una historia de superación e infortunio dentro de la gran suerte que tuvo el inglés de ser uno de los pilotos más destacados de los años 80 y 90 en la categoría reina. Varias veces se quedó sin el título de campeón del mundo en el último momento hasta que llegó un punto en que parecía que jamás iba a llegar su momento. Sin embargo, en 1992 Williams cocinó un monoplaza tan increíble como difícil de pilotar. Era el tipo de coche que solo alguien con el estilo de pilotaje agresivo de Mansell podría aprovechar al máximo y el "Brummie" no desperdició la oportunidad, proclamándose campeón en el Gran Premio de Hungría.

Continuar leyendo »

El proceso de Honda para obtener finalmente su primera victoria como proveedor de motores para otros equipos fue largo y difícil. En el Gran Premio de Dallas de 1984 se consumó el primer éxito pero no llegaron a convertirse en algo habitual hasta 1986. Hacia finales de 1985, el propulsor japonés se mostró como el que mejor progresión tenía en la categoría reina y ello ayudó a Williams a tener un gran final de campaña. El Gran Premio de Europa de 1985 fue especialmente importante para un Nigel Mansell que ganó su primera carrera de Fórmula 1 tras años buscando lo que empezaba a parecer una victoria imposible.

Continuar leyendo »

Una vez anunciada la participación de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis, de inmediato una tendencia mediática envolvió la naturaleza del evento y la IndyCar pasó en instantes de ser una categoría de segunda a constituirse en un desafío de proporciones épicas. Eran predecibles todos los argumentos que suelen exponerse para un público condicionado, pero lo que más me indignó fue una comparación realizada entre el presente y la ocasión cuando Nigel Mansell desembarcó en suelo norteamericano, con el título de la Fórmula 1 en su poder. En apenas días, a través de una vorágine informativa de frágil sustento, se distorsionó la historia de la IndyCar, situación que a nivel sensorial me hizo evocar la imagen de Penélope, esperando sentada, y a su lado el perro de Pavlov.

Continuar leyendo »