MENÚ
Diariomotor Competición
Otros circuito

2 MIN

Hallado documental sobre el Ford Mustang GTP que compitió en la IMSA de 1983

Ford_Mustang_GTP_IMSA_83_17

Un documental, a modo de material promocional, sobre la participación del Ford Mustang GTP en la IMSA de 1983, ha visto la luz tras quedar en el olvido durante treinta y cuatro años en un gavetero. Bill Riley, hijo del gran diseñador Bob Riley, fue quien hizo el hallazgo, una vieja cinta de VHS que posteriormente pasó a formato digital y que se puede observar en Youtube. La historia del coche es interesante porque en su debut, en Road América, los dos coches no estaban totalmente listos, así que fueron ensamblados de forma improvisada y a pesar de tal contrariedad, Tim Coconis y Klaus Ludwig ganaron la carrera.

El Mustang GTP fue construido a partir del exitoso chasis Fox Body implementado en 1978. Se tenía previsto debutar con un motor Ford Cosworth BDA de 2.1 litros y cuatro cilindros con turbo, capaz de producir unos 600 caballos de potencia, instalado en posición delantera. El concepto resultó un tanto extraño porque la IMSA del entonces era dominada por prototipos con motores centrales. Sin embargo, Riley se las arregló para ensamblar un conjunto competitivo. El debut fue algo increíble porque, al no estar listos los motores oficiales, los dos coches asignados al equipo Zakspeed Roush compitieron con pequeños motores de 1.7 litros. Los anteriormente mencionados pilotos Tim Coconis y Klaus Ludwig iban en uno, y Bobby Rahal y Geoff Brabham estuvieron en el otro. En una carrera acortada por la lluvia, los Mustang GTP alcanzaron el primer y el tercer lugar.

En palabras de Bill Riley:

Aparte de muy pocas personas, no creo que nadie más haya visto el vídeo original. Es genial porque en ese tiempo ese proyecto lo lideró mi padre. Bobby Rahal, Geoff Brabham, Klaus Ludwig y Tim Coconis aparecen tomando un trago de champán. Los jefes de Ford también están allí e inclusive se puede observar a un joven fabricante llamado Gary Pratt, que posteriormente formaría el todopoderoso equipo Pratt & Miller que se encargaría del programa Corvette Racing.

Vía | Racer