John Watson: “Niki Lauda y Bernie Ecclestone me robaron cuatro neumáticos”

 |  @fernischumi  | 

Todavía con la noticia del fallecimiento del expiloto austriaco muy recientes, salen a la luz numerosas historias que recuerdan la forma de ser y de competir que tenía Niki Lauda. Un día para recordar y para homenajearle reviviendo algunos de sus momentos en las carreras, todos ellos con los otros protagonistas sin guardar ningún tipo de rencor hacia la persona de Niki. Una de las más destacables de las últimas horas es quizás la de John Watson, con el que no solo rivalizó en las pistas, sino que también compartió equipo en la etapa en que Lauda lució los colores de la Brabham de Bernie Ecclestone.

La historia, contada por el propio Watson en Motor Sport Magazine solo unos días después del 70 cumpleaños de Niki, en la que comentaba cómo había vivido la noticia de su llegada a la estructura y lo que sucedió en el Gran Premio de Mónaco de esa misma temporada, cuando Ecclestone decidió decantarse en favor de Lauda y darle uno de los juegos de neumáticos que estaban disponibles para Watson después de haber utilizado todos los suyos.

 “Cuando Niki se unió a Brabham en 1978, en el Gran Premio de Alemania el año anterior, Bernie me dijo [a mí]: '¡Ven aquí, ven aquí! ¿Qué me dirías si te dijera que Niki se unirá a Brabham en 1978? Le dije: 'Bernie, no tengo problemas, me encargaré de cualquiera que quieras traer al equipo. Todo lo que le pido es que se asegure de que recibamos un trato igualitario para ambos. Dijo: 'Sí, eso es un hecho, es un hecho ...'"

Una de las fortalezas que tiene Niki es que es un hombre muy astuto e inteligente y un muy buen negociador para el propio Niki Lauda. Cuando se unió a Brabham en 1978 tuvo un patrocinador personal, Parmalat, un productor italiano de quesos y lácteos. Trajo a Parmalat a Brabham como patrocinador principal del equipo. Así que le dio a Niki una ventaja significativa en términos de poder dentro del equipo y con Bernie”.

….

“En la clasificación del GP de Mónaco de 1978, llegando a los últimos 10 minutos aproximadamente, cada uno tenía cuatro juegos de neumáticos. Salí e hice tres intentos y fui un segundo más rápido que Carlos Reutemann y Niki fue tercero o cuarto, no estoy muy seguro. Llegué con cinco minutos para el final y dijo: 'Pongamos el último juego de neumáticos, la pista está vacía, creo que puedo obtener la pole position'. Y los mecánicos me dijeron: '¡Has utilizado todos los tuyos!'"

"Dije, '¡Solo he tenido tres sets! ¿Dónde está mi cuarto juego? El mecánico respondió: 'Niki los tiene'. Salí del coche completamente encendido. Me había vuelto loco. Lo que sucedió es que Niki hizo su cuarto intento, calculó que había sido bloqueado por otro coche o lo que fuera, entró, Bernie se lanzó al cockpit y Niki dijo: "No puedo usar las tácticas". Si tuviera un set puedo garantizar que obtendré la pole. Y Bernie vio mis cuatro ruedas y neumáticos parados allí, y él se volvió y dijo: '¿De quién son esos? Un mecánico señaló que los neumáticos eran el juego final de Watson. Bernie dijo: 'Pónganlos en el coche de Lauda'"

"¡Así que me jodieron! Pero ese era el poder y la capacidad de persuasión que tenía Niki. Esa es la fuerza del personaje. No culpé a Niki por eso. Acabé diciendo: ‘Gracias Bernie. Gracias’. Pero eso es lo que hace [Lauda], así es como trabaja, y así es como ha tenido el éxito que ha tenido. Proceso de pensamiento muy lineal, totalmente egoísta, pero me gusta mucho el chico. Nos hemos divertido mucho juntos. Lo considero un buen amigo ".

Helmut Marko y el recuerdo a un amigo que se va:

Quizás una de las intervenciones más sentidas ha sido la protagonizada por Helmut Marko, asesor de Red Bull Racing en la televisión oe24. "Siento que me quedo como un solitario Matusalén". Era una de las frases destacadas del también austriaco en su conversación telefónica con Wolfgang Fellner. “Sabía que no estaba bien, pero aun así, cuando llega la noticia es un shock. Era un verdadero amigo”.

Marko continuó desvelando algunos detalles de su pasado juntos, cómo tras su accidente en Clermont-Ferrand en 1972 (una piedra levantada por el monoplaza de Emerson Fittipaldi lo dejó ciego de un ojo) fue Lauda el que se quedó con el que iba a ser su asiento en Ferrari. Tras el golpe de Lauda en Nürburgring, Marko también estuvo presente en las sesiones de curas de Willi Dungl con plantas medicinales en las que Niki “se rasgaba como si estuviera bajo una descarga eléctrica”.

Tenía un mejor coche, lo que me hizo conseguir mejores resultados que él, y luego ocurrió mi accidente. La historia es bien conocida y todo lo que estaba destinado para mí. Tuve un precontrato con Ferrari. Él se hizo cargo del asiento en BRM primero y luego del de Ferrari. Fuimos a Módena juntos y él me pidió que lo acompañara para negociar su primer contrato con Enzo, que se había redactad para mí y pensé ‘ahora Niki hereda todo esto, ¿es justo?’ Pero en un análisis más detallado yo estaba fuera y prefería que así fuera. No hay señales de amargura ni de envidia. Extrañamente, también estuve presente en el adiós, en Módena, cuando le dijo a Ferrari que se iba.

Lee a continuación: Niki Lauda 1949-2019: Adiós Leyenda

  • M.A.

    Watson coincidió con Lauda en Brabham y también en McLaren, en 1982 y 1983. La verdad es que en McLaren, el ya veterano norirlandés supo estar a la altura frente a su compañero, 2 victorias por barba en 1982 (cuando John llegó hasta con opciones -pocas, pero opciones- de derrotar a Rosberg en Las Vegas) y sub-campeón, y 1 victoria en 1983, mientras que Niki "no rascó bola"....
    Como anécdota, Lauda ofreció los servicios de su "gurú", Wili Dungl, a Watson, para estar en forma para las carreras. Watson aguantó un par de GPs, el ritmo de ejercicio y las comidas "bio" que les imponía Dungl, antes de mandar todo a paseo y decidir que "ya estaba bien"....
    Al fin y al cabo no le iba tan mal sin tanto "sacrificio", debió pensar J.W.

    • 44554

      Interesante las anécdotas que surgen.