CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Monoplazas

5 MIN

Josef Newgarden gana en Barber y recupera el liderato de la IndyCar Series

Héctor Sagués | 23 Abr 2018
indycar_derrape_lluvia_barber_2018
indycar_derrape_lluvia_barber_2018

Barber Motorsports Park es un circuito de ensueño, un trazado con museo situado en la campiña de Alabama y cuya intachable gestión financiera han dado a la IndyCar Series uno de los eventos más buenos de la década. La climatología decidió añadirse a la fiesta y fue protagonista, obligando una fuerte tormenta a suspender el evento en domingo para aplazarlo al lunes. La resolución resultó ser calmada, con un breve sol que iluminó el asfalto antes de la reaparición de una lluvia menos copiosa que sin embargo afectó a las estrategias alternativas que se intentaron. Todas ellas fallidas ante el dominio de Josef Newgarden, que se escapó de la competencia como y cuando quiso para obtener la tercera victoria en cuatro años en su carrera de casa.

La pole position de Newgarden le permitía obtener las mejoras condiciones de visibilidad en un asfalto muy mojado en el comienzo dominical. Will Power y Sébastien Bourdais se quedaron lejos luchando por la segunda posición, mientras Marco Andretti trompeaba en la salida de la chicane después de ser adelantado por Alexander Rossi. Ed Jones se llevó por delante a Charlie Kimball en un malentendido en lucha por la undécima posición, chocando Kimball contra el muro de la última curva y deteniéndose poco después camino de la primera caution de la tarde.

El descenso de la temperatura de los neumáticos y el aumento de la lluvia generó el caos: Newgarden sufrió dos latigazos en plena recta de meta, mismo lugar dónde Power perdió el control de su Penske en dirección al muro. Volvió a salir la bandera amarilla, que se transformó en roja ante la mayor copiosidad del agua. IndyCar intentó reanudar la carrera dos horas después, pero los pilotos desaconsejaron volver a correr porque la lluvia generaba ríos en el asfalto. Newgarden, Bourdais, Ryan Hunter-Reay, Rossi, James Hinchcliffe, Zach Veach, Robert Wickens, Takuma Sato, Scott Dixon y Jones ocuparon el top 10 en la reanudación del lunes.

Max Chilton quedó parado en la subida entre las curvas 3 y 4 durante la vuelta de formación, siendo doblado antes de dirigirse al pit lane y culminar un mal fin de semana que prometía inicialmente para Carlin. La carrera se relanzó a falta de una hora y siete minutos por tiempo, nueva medida a tener en cuenta al no poder alcanzar el límite de dos horas. Zachary Claman DeMelo estaba a dos vueltas pero adelantó a Graham Rahal, dejándose Rahal la velocidad justa para que le pasase Simon Pagenaud. DeMelo también rebasó a Spencer Pigot, que chocó con él al intentar devolverle el adelantamiento en la triple chicane e hizo que DeMelo hiciera la chicane cruzado como si fuera un coche de drift.

Newgarden se escapó de Bourdais al frente, yéndose aproximadamente un segundo por vuelta del francés y de Hunter-Reay. Jones fue el único piloto que paró en boxes en los primeros minutos, aprovechando la soledad de la pista libre para aproximarse a un pelotón comandado por Veach. Wickens se quitó de encima a Veach en la curva 5, dejando al de Andretti taponando a Dixon, Sato y Pagenaud. Newgarden y Rossi pasaron por el pit lane en una clara estrategia a dos paradas que se veía mezclada con los pilotos que intentaban realizar una detención y con la aparición de posibles chubascos que amenazaban el soleado evento.

Jones y Marco Andretti adelantaron a un sufrido Veach que ahorró gasolina con un coche subvirador. Bourdais y Dixon se detuvieron seis y siete giros más tarde que Newgarden respectivamente, en busca de la única parada en boxes que les ayudase a pasar a un Penske imbatible. Newgarden era líder con un margen de 20 segundos que fue aumentando sobre Bourdais hasta que empezó a perder tiempo, mientras Dixon adelantó a Pagenaud y a Jordan King para ponerse sexto. Rossi prefirió parar otra vez y dejar el ahorro de combustible en un asfalto mojado que empezó a ser resbaladizo, el cual abandonó Jones con un problema mecánico en su Ganassi.

Newgarden puso los neumáticos de lluvia en su segunda parada en una decisión precipitada, que obligó al campeón a aflojar y dejarse pasar por Hunter-Reay en una pista poco mojada. Hunter-Reay, Hinchcliffe y el resto de la parrilla acabaron parando porque la lluvia se intensificó, siendo Bourdais, Dixon y Marco Andretti los últimos en entrar en el pit lane y reestableciendo el orden en la parte decisiva de una carrera que acabó como empezó, con el agua gobernando sobre la pista. Rossi, Pigot y King se salieron de pista y sacaron su coche a tiempo para evitar una caution que no apareció el lunes y que podría haber alternado aún más un evento que ya fue significativamente extraño.

Levantó el pie Newgarden en las últimas vueltas, gestionando 20 segundos de ventaja y venciendo por diez, la segunda victoria de la temporada y tercera en su carrera local de Barber. Hunter-Reay y Hinchcliffe completaron el podio, seguidos de cerca por un veloz Wickens en los últimos giros. Bourdais se perdió en ritmo bajo la lluvia, aguantando la quinta posición final con Dixon pegado al Coyne. Rahal y Sato (7º y 8º) cerraron un buen fin de semana por delante de Pagenaud, Andretti y un Rossi cuya salida de pista le costó el liderato del campeonato. Power salió a carrera a 16 vueltas de los líderes y completó 53 giros para sumar puntos, regresando a boxes quizá demasiado pronto ante la retirada mecánica de Jones.