CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

6 MIN

Kevin Harvick se lleva su primera victoria de 2019 por delante de unos irregulares Toyota

Héctor Sagués | 23 Jul 2019
kevin-harvick-denny-hamlin-nascar-new-hampshire-2019
kevin-harvick-denny-hamlin-nascar-new-hampshire-2019

New Hampshire perdió en años recientes su dualidad de citas en NASCAR y la única aparición anual del pequeño óvalo norteño suele dar cierta incertidumbre debido a sus minúsculas dimensiones. Las defensas suelen dejar más fríos a los ataques y por tercer año consecutivo se vio una pelea igualada en las vueltas decisivas del evento.Denny Hamlin aguantó a Kyle Larson en 2017, Kevin Harvick echó a Kyle Busch en 2018 y ambos vencedores se enfrentaron en 2019, venciendo Harvick en la rotura de su mala racha al contener a un agresivo Hamlin en una confrontación intensa pero de final limpio.

Brad Keselowski se fue largo en la primera curva y dejó el liderato a Kyle Busch, que procedió a escaparse en un segundo sin demasiadas complicaciones. El de Penske alcanzó al de Gibbs con el paso de las vueltas y acabó superándole después de un par de roces y con la intervención de Darrell Wallace Jr. como doblado de estorbo; Busch se dejó pasar por Martin Truex Jr. y dejó al campeón de 2017 presionar a Keselowski. Denny Hamlin y Kyle Larson llegaban al top 20 después de salir atrás por realizar distintos ajustes en sus coches. Austin Dillon pinchó a mitad del primer segmento y generó una caution que todos los pilotos aprovecharon para ir a boxes.

Erik Jones y Ricky Stenhouse Jr. pusieron dos neumáticos y perdieron posiciones en la resalida, aguantando Jones a Aric Almirola y cediendo Stenhouse con un mal arranque por el lento interior de la pista. Kyle Busch adelantó a Jones por tracción en la misma resalida y acabó ganando el primer segmento con relativa calma, siguiéndole Jones, Almirola, Clint Bowyer y un ansioso Keselowski que intentó remontar y aguantar al impaciente grupo formado por Ryan Blany, Truex, Kevin Harvick y Denny Hamlin. Un segundo pinchazo de Austin Dillon no fue motivo para que NASCAR sacase la caution al quedar pocas vueltas en la primera parte.

Kyle y Kurt Busch, Keselowski y Truex pusieron dos gomas y sorprendentemente mantuvieron las cuatro primeras posiciones en un momento estático. Daniel Suárez se llevó por delante a Daniel Hemric en un subviraje claro en la curva 1 y Harvick, Hamlin y Bowyer decidieron no entrar en boxes, lugar al que se dirigió Chase Elliott con problemas en la presión del agua; Jones colisionó en el pit lane con Alex Bowman y perdió su lugar en el top 5 con los daños. Kyle Busch siguió a lo suyo y pasó a Harvick, Hamlin y Bowyer en apenas media vuelta, escapándose sin complicaciones y cayendo el #11 y los dos Stewart-Haas en el grupo.

Jones intentó ascender y tocó a Stenhouse en su progresión, pinchando el de Roush poco después de camino a otra bandera amarilla importante en la que los equipos definían sus estrategia de cara a la segunda mitad de carrera. Almirola, Joey Logano, Ryan Newman, William Byron y Kyle Larson fueron cinco de los nueve pilotos que no pararon y aprovecharon el accidente de Bowyer y Truex para tomar la parte alta de la clasificación, venciendo Almirola el segundo segmento. Kyle Busch ascendió de décimo a quinto y perdió una victoria de segmento clara que se le complicó en un pinchazo lento que le obligó a parar de forma imprevista.

Hamlin y Harvick batallaron en el primer lugar por poco tiempo, fugándose el de Gibbs del de Stewart-Haas y de Kurt Busch, guerrero en la parte adecuada. Kyle Busch recuperó puestos y regresó al top 10 con la misma celeridad que usaban Truex y Larson para ascender con paradas no previstas previas. Matt DiBenedetto y Chris Buescher eran dos integrantes no habituales del top 10, beneficiado el de JTG por una estrategia excelsa y manteniendo el de Leavine Family su lugar en la parte alta con una carrera sólida desde la séptima posición de parrilla. Jimmie Johnson perdió 13 vueltas por la rotura de la correa de la bomba de agua y perdió puntos importantes de cara a la lucha por el playoff.

Newman perdió un cilindro y se dejó lentamente una distancia que podría haber sido peor de no ser por el choque de Kyle Busch con el muro de la curva 1, con el enésimo pinchazo de un día cálido. Harvick perdió tres puestos en boxes por la caída de un mecánico pasando Keselowski, Kurt Busch y un recuperado Jones a ser los nuevos perseguidores de un sobresaliente Hamlin. Larson se fue al muro de inmediato al intentar colarse por el interior de Bowman y Buescher en un 3-wide atrevido, llegando Blaney y Keselowski a presionar a Jones y a Hamlin en el duelo entre los equipos destacados de 2019.

Hamlin victimizó a distancia a un Blaney impotente que no podía seguir su ritmo, subiendo Kyle Busch sin dificultades hacia el octavo lugar como amenaza constante. Bowman rompió motor en qualy, se accidentó en el entrenamiento del sábado y remontó varios inconvenientes el domingo (entre ellos una penalización por pasarse de velocidad en el pit lane y un par de golpes con rivales) para alcanzar el top 10, que peleó con un duro Truex que buscaba redención. Keselowski intentó apretar a Blaney y quitarse el acoso de Harvick a pesar de doblar de forma dudosa al local Andy Seuss, que no vio al Penske y estuvo a punto de interponerse en su camino en la entrada a la curva 3.

Larson pinchó un neumático trasero en solitario y chocó violentamente con la pared de camino a una bandera amarilla en la que hubo variedad estratégica: todos los líderes pusieron dos ruedas nuevas, Kyle Busch cambió cuatro y Jones pisó la línea delimitadora del pit lane en una finta para no entrar, librándose incomprensiblemente de la penalización. No le importó a un solvente Harvick que lideró con una buena parada de Stewart-Haas y se fugó junto a Hamlin. DiBenedetto se colocó quinto con una detención aún mejor y aguantó a Truex, Newman, Logano y un tenso Kyle Busch que llegó a patinar detrás del vigente campeón.

Harvick mantuvo a Hamlin a su estela a pesar de perder la ventaja con una mala gestión de los doblados y se vio obligado a aguantar un bump and run y un exterior en paralelo del Toyota, cerrando todas las ofensivas de camino a su primer triunfo de 2019. Les siguieron en el top 5 Jones, Blaney y un excelente DiBenedetto que aguantó a Truex, otro sobresaliente piloto en Newman (repuesto del cilindro perdido en su Ford), Kyle Busch, Logano y Keselowski. Los problemas de Johnson y los choques de Bowyer y Suárez descolgaron a los tres en la pelea por entrar en el playoff, lugar al que se aboca Larson tras su propio accidente.