Kevin Harvick también sabe empujar al maestro de la controversia

 | 

La espera mereció la pena y NASCAR pudo disputar en su plenitud la solitaria cita de New Hampshire en su día previsto. Las Vegas será sede de la segunda ronda de play-off que normalmente se disputaba en Loudon, circuito en el que la cita dominical empezó tres horas más tarde por culpa de una copiosa lluvia. Sin embargo el evento pudo completarse sin sobresaltos y vio un nuevo episodio del precio a ganar gracias a Kevin Harvick, que peleó duramente con su gran rival Kyle Busch en los últimos giros y le acabó echando de la pista para ganar otra carrera más, la sexta de 2018 en busca del mayor número de puntos posibles para la post-temporada.

Kurt Busch salió desde la pole position y aguantó el primer lugar por la línea exterior, con mucho agarre a pesar de la falta de goma y la temperatura fría. El mayor de los Busch se llevó consigo a Martin Truex Jr., poniéndose detrás un veloz Ryan Blaney y Denny Hamlin. Kyle Busch perdió posiciones con Blaney, Erik Jones y Brad Keselowski pero recibió la ayuda de un accidente de Landon Cassill en la vuelta 14. Hamlin se coló entre Kurt Busch y Truex Jr. en la resalida, detenida de inmediato por un pinchazo y accidente de A.J. Allmendinger. Ambos choques alargaron la competition caution necesaria por la lluvia, que llegó tras 35 giros.

Truex, Keselowski, Blaney, Joey Logano y Kyle Larson pusieron dos neumáticos en vez de cuatro y salieron detrás de un grupo de siete coches liderado por Ricky Stenhouse Jr. Jimmie Johnson y Matt Kenseth. Stenhouse aguantó a Johnson por el exterior de las primeras curvas en un liderato fugaz que Truex se encargó de arrebatar con un coche más dócil. Blaney estuvo a punto de adelantar al de Furniture Row pero no evitó la fuga del vigente campeón, no impedida por una caution breve por culpa de un resto enorme situado en el interior de la trazada de meta. Truex ganó el primer segmento por delante de Chase Elliott, Johnson, Kurt Busch y Blaney.

Los Busch ganaron posiciones en boxes y Kyle intentó ascender más en la resalida sin conseguir realizarle un fuera-dentro a Elliott, siendo después amenazado y rebasado por Harvick y por su hermano Kurt especialmente rápido. Hamlin y Jones salieron del top 10 al quedarse encallados en el grupo, a diferencia de los Stewart-Haas de Aric Almirola y Clint Bowyer en ascenso. Elliott recortó el segundo y medio que Truex le sacaba y le acabó adelantando por la línea exterior después de intentar quitarse a los doblados Darrell Wallace Jr. y Ross Chastain a la vez que Truex. Elliott, Kurt Busch, Truex, Harvick y Almirola formaron el top 5 del segundo segmento.

Kurt Busch se quedó a tres décimas de ganarle la segunda etapa a Elliott pero sí que le venció en la salida del pit lane y procedió a tomar el liderato de la carrera. Truex cayó hasta el sexto puesto e intentó remontar frente a Harvick y un lento Elliott superado por Kurt Busch. Almirola iba aún más rápido y pasó de quinto a segundo en la resalida, recortando poco a poco la diferencia con su compañero Busch. Harvick y Truex se vieron brevemente en lucha por la quinta posición, alcanzando Harvick a Kyle Busch y a Elliott por la distinta línea interior que le diferenciaba de los rivales.

Almirola asaltó el liderato a falta de 90 vueltas para el final, quitándose de encima a Kurt Busch en una maniobra hábil entre doblados. Keselowski no tenía una buena carrera en las cercanías del top 10 y empezó a rodar más lento con un problema de frenos que le hizo perder dos vueltas hasta que decidió entrar en boxes para solucionarlo. La lluvía amenazó con regresar en los últimos 80 giros y los líderes decidieron ir entrando para solventar sus últimas paradas por gasolina, estrellándose Stenhouse con un pinchazo en la enésima maniobra polémica de la cual NASCAR no quiso saber nada de cara a una posible caution.

Harvick entró en boxes una vuelta que Almirola y se puso líder, en contraste con los otros dos Stewart-Haas: Kurt Busch perdió tres puestos al detenerse antes de su pit stall con Blaney en el lateral, cayendo Bowyer aún más lejos con dos sanciones por detenerse fuera del cajetín reglamentario. Almirola volvió a pasar a Harvick justo detrá del doblado Hamlin y se escapó un segundo del #4, presionando Kurt Busch a Elliott por la cuarta posición. Bowyer chocó con el muro a falta de 45 giros y provocó una caution que envió a los pilotos de vuelta al pit lane, de dónde salió Kyle Busch como nuevo líder.

Resalieron bien Busch, Harvick y Truex, cayendo Almirola al tomar mal el cambio de marcha. El tercer clasificado se descolgó con el paso de los giros, llegando Truex a rozar el muro de la curva 3 en la persecución del dúo de cabeza. La distancia entre Kyle Busch y Harvick se mantuvo alrededor de las siete décimas y el de Stewart-Haas obligó poco a poco a que el de Gibbs tomase el interior para quitarse a los doblados, saliendo más lento de las curvas y ganando terreno. Unas pequeñas gotas de lluvia añadieron incertidumbre a la batalla por el liderato, que Harvick resolvió empujando a un resbaladizo Busch a falta de siete vueltas.

Se fugó ahí el campeón de 2014 camino a su sexta victoria de la temporada, por delante del campeón de 2015. Almirola pasó a un calmado Truex y finalizó tercero, su primer top 5 de la temporada y el primero fuera de un restrictor plate desde que fuera quinto en las dos carreras de Dover en 2015. Elliott acabó quinto, seguido de un pillo Ryan Newman en su mejor resultado del año, Blaney, Kurt Busch, Logano y Johnson. Larson (12º) y Hamlin (13º) fueron discretos entre dos trabajadores sólidos en Alex Bowman (11º) y Matt Kenseth (15º). Kasey Kahne y Chris Buescher arañaron el top 20, quedando rezagados Stenhouse, Keselowski y Bowyer con varios problemas.

Lee a continuación: Furniture Row Racing busca un nuevo patrocinador para Martin Truex Jr.