Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

4 MIN

La imagen del día: ¿hay cocodrilos en las cloacas de Bakú?

Las leyendas urbanas son carne de los famosos memes o de conspiraciones que algunos llegan a creerse. Una de las más famosas (al igual que la de que la F1 de antaño era mucho mejor) es la de que hay cocodrilos habitando en las cloacas de Nueva York. Estilo Totrugas Ninja, o algo así. Quizá incluso con un maestro que les enseñe a cómo interactuar con los seres humanos, y hoy en Bakú parece que han habido resultados: George Russell se ha quedado sin Williams tras arrollar una tapa de alcantarilla suelta.

Nota: este artículo intenta explicar un hecho de la forma más casual, humorística y amigable posible. En Diariomotor Competición comprendemos que es un problema bastante grave, ya que la seguridad de los pilotos está por delante de todo.

La mañana empezó con el cielo despejado, pero con muchas nubes de dudas. Ese incidente de Russell planteó un dilema a dirección de carrera, y hasta se llegó a asomar la duda de disputar la segunda sesión de entrenamientos libres. Pero como de dudas no se vive y la F1 es un espectáculo; como diría el bueno de Freddie Mercury, 'the show must go on'. Y de qué forma ha continuado: ¡la grúa que transportaba el coche de Russell ha golpeado uno de los puentes que cruzan la pista! Además, la grúa ha roto el mecanismo hidráulico y ha pringado de aceite todo el monoplaza. Sí, para el equipo Williams es un golpe duro, y se necesita lubricante para tragar toda la mala temporada que se plantea.

Con Claire Williams enfadada y los operarios trabajando en la alcantarilla problemática, quedaba la duda. ¿Y si la alcantarilla se ha soltado por obra de los cocodrilos de Bakú? Quién sabe, igual que la F1 compite en todos los lados del mundo, quizá haya también reptiles con conocimientos de artes marciales bajo el suelo del país del fuego. De hecho, el subsuelo ha generado más de un problema a la F1 a lo largo de su historia. En su día hubo interferencias electromagnéticas del metro de Singapur en las radios de los equipos (¿y si también...?).

Ignorando un poco la teoría conspiratoria de los cocodrilos y/o Tortugas Ninja musulmanas con dotes luchadoras, lo cierto es que el incidente ha encendido alarmas y ha puesto en el punto de mira a la nueva dirección de carrera. Masi, heredero del fallecido Charlie Whiting, se encuentra su primer revés. Solucionado a tiempo para los Libres 2, el incidente quedará en el anecdotario, y eso significa que no se olvidará facilmente. Esto, a su vez, añade más dudas a la llegada en masa de circuitos urbanos o semi-urbanos al calendario. Lo único afectado a nivel de agenda, la clasificación de la Fórmula 2, que se ha retrasado.

Los comisarios y responsables de la FIA revisan la alcantarilla, teóricamente ya tapiada para la qualy de F2, que debería empezar en 50 minutos pic.twitter.com/HnSlGL8fhq

— Héctor Sagués (@HectorSagues) April 26, 2019

Pero, ¿qué decir de los cocodrilos? Sí, hemos visto que sellaban las alcantarillas. Pero eso no nos quita el miedo a que vuelvan a hacer de las suyas. El extra sería ver a una periodista con ropa amarilla entrar y salir de las cloacas. De momento, Williams ha acabado con un chasis para la basura (un extra de dinero gastado en un equipo afectado a nivel económico) y el trazado de Bakú ha sido sometido a una investigación a conciencia. No sabemos qué hay debajo del asfalto, pero de momento no ha atacado a Héctor Sagués, nuestro enviado especial. Seguiremos informando de movimientos extraños en el subsuelo azerí, así como del Gran Premio de Azerbaiyán de 2019.

George Russell, uno de los jóvenes pilotos británicos más promisorios de las recientes generaciones, llega a la Fórmula 1 con 21 años de edad. Precedido de sobresalientes credenciales, además del aval de formar parte de la plantilla Mercedes AMG.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable