La NASCAR ha tomado medidas con respecto a lo sucedido en la clasificación de Martinsville

 |  @X3Humberto  | 

El reciente fin de semana, la sesión final cronometrada para establecer los lugares de salida y la ubicación en los pits de los mejores doce pilotos se transformó en un espectáculo bochornoso. La cuestión es que el circuito de Martinsville Speedway es el óvalo más corto de la NASCAR, particularidad que permite aprovechar en mayor grado el rebufo para ganar velocidad en la línea de meta, así que la mayoría de los pilotos no salió a pista para evitar ser perseguidos para beneficio de otros, aunado a ello, algunos se instalaron al final de la calle de boxes a esperar, lo que provocó un bloqueo. El resultado fue que apenas Joey Logano registró una vuelta oficial, por tal razón, la NASCAR se ha visto obligada a intervenir para que estas arbitrariedades no vuelvan a ocurrir.

En tal sentido, para la próxima carrera en el Texas Motor Speedway, se espera una revisión de los procedimientos para clasificar, donde se establecerán medidas de disuasión. En primera instancia será obligatorio participar en cada sesión para validar todos los registros, es decir si algún piloto se niega a realizar una vuelta oficial en la última tanda se eliminarán sus tiempos previos y comenzará la carrera desde el fondo. También se puntualizó que todo piloto que bloquee la calle de boxes con la intención de evitar que otros pilotos salgan a pista será penalizado con la eliminación de su tiempo o la descalificación del coche para la carrera si el caso lo amerita.

Scott Miller, vicepresidente senior de la NASCAR, indicó`que se va a mantener la clasificación en tres sesiones, la primera de diez minutos, en tanto la segunda y la tercera de cinco minutos respectivamente. Añadió que no está planteado regresar a la clasificación a una vuelta única para circuitos cortos e intermedios porque previamente se estableció un pacto con los equipos que los directivos desean respetar. Pero lo que no se debe permitir es observar de nuevo la anarquía de Fontana, donde inclusive algunos pilotos llegaron a colocarse a un lado de la pista a esperar que otros salieran a registrar tiempos para colocarse en su estela y beneficiarse.

En palabras de Scott Miller:

El problema en Fontana fue que todo el mundo esperó hasta el final, no hubo orden al final de la calle de boxes con gente bloqueando y jugando todo tipo de juegos. Volveremos a tomar el control, que cada piloto tenga la oportunidad de salir a pista cuando quiera y no estar a merced de otra piloto. Queremos seguir con el actual sistema porque consideramos que la clasificación a una sola vuelta es aburrida, costosa y no genera espectáculo.

Vía | NASCAR

Lee a continuación: Brad Keselowski domina y aguanta a los rivales en Martinsville