Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula E
Logo Icon

2 MIN

Los pilotos de carne y hueso ayudarán a la ROBORACE en su primera temporada

Primavera de 2019, esa es la fecha en la que los responsables de la ROBORACE planean hacer debutar oficialmente la primera temporada del campeonato, la denominada como ‘Alpha Season’, la cual contará con una configuración distinta a la que se anunció en un principio. En este caso, no será una carrera únicamente de máquinas, sino que el factor humano irá más allá de los algoritmos necesarios para guiar a los prototipos y la evolución de los respectivos sistemas autónomos.

Capaz de completar la Subida a Goodwood con un meritorio tiempo y sin incidentes, los tiempos establecidos por el Dev Bot en conducción 100% autónoma siguen estando situados muy lejos de los que consigue por ejemplo una periodista o un piloto profesional de Drift. Ahora, en declaraciones a Autosport Engineering de Lucas di Grassi, CEO de dicho campeonato y piloto de Audi en la Fórmula E, se apunta a que los sistemas autónomos tendrán el apoyo de un piloto profesional, el cual ayudará a enseñar a la Inteligencia Artifical cuál puede ser la trazada más competitiva en una especie de colaboración entre ambas partes.

Según di Grassi será como una carrera de resistencia en la que compiten dos pilotos, obviamente esto obligará a que en esta primera temporada se siga utilizando el coche de desarrollo sobre la base del Ginetta LMP3 para que así pueda entrar un piloto, ya que el diseño de Daniel Simon del ROBOCAR no da lugar a un habitáculo de competición. El Dev Bot cuenta según Autosport con dos motores eléctricos independientes que entregan algo más de 400 CV de potencia para los apenas 1.000 kg de peso, partiendo todos los equipos participantes de un hardware estándar cuyo origen teóricamente será NVIDIA y que ayudará a que los costes no se disparen.

La esencia de la carrera será que los humanos y las máquinas trabajen juntos para obtener el mejor resultado de carrera. Sí, habrá un piloto profesional humano dentro de la conducción del automóvil, 'enseñando' a la máquina durante parte de la carrera. El resto será asumido por los algoritmos de aprendizaje automático, o un 'controlador de IA'. El ganador será la mejor combinación de ambos. Puedes pensar que es como dos pilotos que comparten un auto en una carrera de resistencia, ¡pero en este caso, uno es la propia máquina!

Vía | Autosport

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable