Martin Truex Jr. no da opción a la competencia en Kentucky

 | 

Kentucky solo tiene una cita anual con la Monster Energy NASCAR Cup Series, pero el concepto de carrera que se suele ver en el céntrico estado es confuso. La falta de acción se apoderó de la carrera del pasado sábado, en la que solo dos cautions hicieron acto de presencia más allá de las obligatorias. Ello permitió ver mucha calma y a la vez tensión en posiciones clave, aunque nada de cara a la pelea por la victoria. Martin Truex Jr. ganó con tranquilidad y dominio, siempre con la estrategia adecuada y apoyado por un buen equipo que no falló en boxes.

Truex salió desde la pole position y cerró un ataque inicial de Erik Jones, que vino con intenciones de demostrar más potencial después de ganar la semana anterior en Daytona. Denny Hamlin no salió a qualy y Kyle Larson se perdió el meeting pre-carrera, saliendo ambos atrás y remontando poco a poco hasta alcanzar el top 20 en solo 20 vueltas. Brad Keselowski siguió el ritmo inicial de Truex Jr. en busca de su primera victoria en 2018 ante un Jones que cayó por arriba. Ricky Stenhouse Jr. fue el primer piloto con problemas y perdió dos vueltas al arreglar la parte trasera después de un toque de Jamie McMurray.

La ventana de paradas se abría antes del final del primer segmento, siendo Larson y Daniel Suárez los que abrieron el camino. Keselowski estuvo a punto de pasar a Truex en pista al parar un giro después pero el de Penske realizó un drive-through al pasarse de velocidad en el pit lane. Kurt Busch, Joey Logano, Alex Bowman y Jimmie Johnson se detuvieron más tarde para tener mejor neumático disponible, reestableciéndose el orden sin muchos más problemas. Truex ganó el primer segmento tranquilo gracias a la pelea por el segundo puesto entre Kevin Harvick y Kyle Busch. Ryan Blaney y Paul Menard completaron el top 5.

Kurt Busch y Bowman se mezclaron en la parte alta al poner dos neumáticos y Logano directamente no paró. Truex tardó diez vueltas en rebasar a Kurt Busch y cuando lo hizo se escapó, perdiendo su hermano Kyle posiciones con el ascendente Blaney y Larson pero pasando al lento Logano. Bowman pinchó un neumático y se fue al muro de la curva 3, provocando una caution que forzó a todos los pilotos a entrar en boxes y poner dos neumáticos para no parar más en el segundo segmento; Truex salió líder holgado con Kyle Busch y Blaney ofensivos en la resalida luchando por la segunda posición sin llegar a asustar al de Furniture Row.

Matt DiBenedetto golpeó el muro sin necesidad de caution mientras la aparición de la noche aumentaba el ritmo de la escaramuza entre Kyle Busch y Blaney, a quienes se unía Harvick. Logano salió bien parado con dos neumáticos pero empezó a perder ritmo y fue adelantado por Larson, Clint Bowyer y Kurt Busch. Se relajó la acción en la parte final del segundo segmento, que también venció Truex con dos segundos de ventaja y un coche imbatible. Le siguieron Kyle Busch, Blaney, Harvick y un veloz Larson. Kurt Busch y Logano estaban en el top 10 con buena estrategia, Keselowski era 15º después de su sanción y Hamlin 16º a la espera de más acción.

Keselowski se vio capacitado para volver a intentar jugar con el resto de la parrilla e instaló dos gomas nuevas en lugar de las cuatro habituales, resaliendo perfectamente por la línea exterior. Truex se vio junto a Harvick, que sin embargo perdió posición rápidamente con Truex y Larson. Peor le fue a Kyle Busch, que se dejó cinco puestos al patinar por el interior y ser luego tocado por Bowyer. Larson siguió su excelente actuación adelantando a Truex y forzando al vigente campeón a seguirle para intentar ambos alcanzar a un sólido Keselowski, que mantenía la pequeña distancia adquirida en las primeras vueltas de resalida.

Se aprovechó Truex de un doblado en el adelantamiento a Larson, perdiendo más tarde el de Ganassi con Harvick, Blaney y los hermanos Busch a medida que llegaba el desgaste. El mejor estado de los neumáticos se acabó imponiendo en la batalla por el liderato y Keselowski aguantó treinta vueltas como líder antes de ser superado por un Truex mucho más estable entre doblados. J.J. Yeley reventó el motor de su Toyota a falta de 60 giros para el final y detuvo su coche en el exterior de la curva 4, motivo de una bandera amarilla que suponía la última detención por gasolina; Larson perdió muchas posiciones al ajustar un coche rebelde que se fue hacia atrás.

El guion de los dos neumáticos con Kurt Busch, líder delante de Truex Jr. Y volvió a conseguir lo mismo el de Furniture Row, saliendo justo detrás del que intentó las dos gomas y pasándole con mejores vueltas poco después. Los aspersores del pit lane se activaron a falta de 50 vueltas pero NASCAR no sacó la caution al no afectar al desarrollo en pista. Blaney quedó a un segundo y medio de Truex en poco tiempo, siguiendo por detrás Keselowski y los Busch en distintos grupos. Jones, Logano y Aric Almirola eran algunos de los pilotos bien situados, atacando Jones a Kurt Busch en los instantes finales y llegando Larson de nuevo a la zona alta.

Truex Jr. impuso su autoridad y obtuvo su cuarto triunfo de la temporada, seguido de Blaney, Keselowski, Kyle Busch y Harvick. Kurt Busch aguantó la sexta posición a Jones, acabando Larson noveno delante de Logano. Menard y Bowyer finalizaron a las puertas del top 10, Hamlin acabó 16º y David Ragan 18º en una actuación buena de un Front Row. Stenhouse Jr. fue 26º y no se recuperó de sus problemas iniciales, pero el accidente de Bowman aprieta la lucha por la última posición de acceso al play-off por puntos, que ocupa el propio Bowman con nueve puntos de ventaja sobre Stenhouse y 23 sobre Menard.

Lee a continuación: La NASCAR se prepara para el debut del trazado rutero de Charlotte