Mazda gana su tercera carrera consecutiva por muy poco, Antonio García se queda sin ritmo y sin batería

 | 

Las largas dimensiones y variedad de Road America hacen del trazado de Wisconsin uno de los favoritos para el público del automovilismo en Estados Unidos. Sus rectas eternas y curvas rápidas también lo hacen temible y el IMSA Weathertech Sportscar Championship empezó el último cuarto de su temporada en el circuito del hormigón. Se repitió el guion de ganadores recientes, obteniendo Mazda su tercer triunfo consecutivo por muy poco margen en el apartado absoluto. Ford y Pfaff fueron los protagonistas en GTs y varios coches no habituales en las zonas altas aparecieron entre las tres categorías con distintos grados de éxito.

El dúo de Penske salió bien en la primera fila y Dane Cameron defendió su primera posición de Hélio Castroneves, seguidos de cerca por Oliver Jarvis y Jonathan Bomarito en los inspirados Mazda . Los Cadillac de Pipo Derani y Renger van der Zande perdieron pronto terreno con los cuatro coches japoneses y Castroneves no salió del Penske en su primera parada, atacando con éxito a Juan Pablo Montoya después de que el colombiano tomase el lugar de Cameron. Bomarito se aproximó a los Acura y se puso a su estela al final de la primera hora, parando los tres juntos y saliendo Ricky Taylor milímetros por delante de Montoya y Harry Tincknell.

Los BMW iban a salir en cabeza en la categoría de GT Le Mans pero fueron excluidos de la sesión de clasificación al no llegar a la altura mínima requerida, cediendo la posición frontal a un necesitado Oliver Gavin en el Corvette #4. Los pesados Porsche intentaron ascender y Laurens Vanthoor pasó a Dirk Müller en la salida, arrastrando Vanhtoor al alemán y a Jan Magnussen por el tercer puesto mientras Gavin y Ryan Briscoe se iban. Briscoe cazó al británico en el primer stint y le presionó durante 20 minutos hasta que le pudo superar con un fuera-dentro en la curva Canadá y Gavin paró en boxes para dejar su lugar a Tommy Milner, de vuelta después de una lesión.

Ben Keating lideró desde la pole position en GT Daytona frente al Lamborghini de Corey Lewis hasta que partió la suspensión en el piano de la primera curva y tuvo que llevar el Mercedes a boxes. Lewis tomó la primera posición y la aguantó hasta ceder su turno a Bryan Sellers, que se escapó del Porsche de Pfaff pilotado por Matt Campbell y que brilló en Lime Rock a manos de Dennis Olsen. Matt Plumb realizaba una actuación sobresaliente en el poco habitual McLaren y mantuvo su tercera posición de salida a pesar de salirse de pista en el conflictivo Kink.

El liderato de Ricky Taylor no duró siquiera diez minutos ya que el #7 tuvo que volver a boxes por llevarse unos restos de un GTD en su radiador. Tincknell fue a por Montoya y le superó por el exterior de la primera curva en un adelantamiento audaz por el liderato, siendo advertido el piloto de Penske por los comisarios después de bloquear dos veces del inglés en plena frenada. John Edwards demostró el potencial de los BMW de GTLM y se situó líder de categoría, aunque Westbrook y Milner estaban a su estela en una lucha apretada entre tres marcas distintas; el Ford y el Chevrolet le acabarían pasando antes de otra ronda de paradas.

Tincknell se pasó de frenada doblando a un GT y pisó la hierba de la curva 3, perdiendo dos de los tres segundos de ventaja que tenía con Montoya. Cameron relevó a Montoya en el #6 y se fue a por Tincknell bajo la presión del otro Mazda, en el que Tristan Nunez cumplió con su tarea antes de devolver el asiento al veloz Jarvis. Campbell atrapó a Sellers en una interesante lucha por la cabeza de GTD y el australiano adquirió el liderato en boxes, aunque el Porsche y el Lambo se siguieron el camino; los Lexus subieron respecto a sus posiciones de salida y Jack Hawksworth alcanzó un preciado podio viendo las dificultades de Mario Farnbacher en el Acura.

Antonio García siguió la estrategia habitual de los Ford pero no pudo sacar el mejor rendimiento de un penalizado Corvette que además necesitó un cambio de batería. Milner envió en trompo a Colin Braun pero el piloto de CORE Autosport pudo sacar el Nissan de la grava y evitar la aparición de la bandera amarilla. Tincknell encaró el stint decisivo delante de Cameron en un Mazda imbatible, a diferencia de la tensa lucha en GTs: Joey Hand iba a por Milner para marcar el doblete de Ford en GTLM y Campbell se salía en el Kink pero aguantaba el liderato de GTD, categoría donde Bill Auberlen pasó a ser tercero frente a un agresivo Hawksworth.

Tincknell perdió toda su ventaja en el tráfico de varios GTs y Cameron y Jarvis le alcanzaron en las dos últimas vueltas, yéndose largo el inglés en el último giro después de la recta trasera. Pudo Tincknell aguantar las acometidas para que Mazda sumase su tercera victoria consecutiva por 227 milésimas sobre Cameron, cerrando Jarvis el podio. Castroneves y Ricky Taylor fueron séptimos tras su problema y se descuelgan en el campeonato, dónde Montoya y Cameron sacan siete puntos a Derani y Felipe Nasr. Matt McMurry y Patrick Kelly sumaron el cuarto triunfo seguido de PR1/Mathiasen en otra carrera olvidable de la categoría de LMP2.

Los dos Ford controlaron muy bien su consumo y Westbrook ganó a Hand en GTLM, completando el podio Earl Bamber con un Porsche lento que mantiene un cómodo margen de puntos. García y Magnussen acabaron cuartos, beneficiados por un pit stop tardío de Milner (6º) sin gasolina en los últimos minutos y los BMW sufrieron problemas de frenos. Pfaff venció por segunda carrera consecutiva en GTD gracias a Campbell y Zach Robichon, seguidos del Lamborghini #48 (vigente campeón en solo su segundo podio del año) y el BMW de Auberlen y Robby Foley. Los líderes de GTD, Farnbacher y Trent Hindman, fueron quintos y el McLaren cayó en los instantes finales del podio por culpa de un pinchazo.

Lee a continuación: Ford rompe su mala racha en IMSA, Antonio García queda lejos de la cabeza

  • OneCarlos

    Que se acaben los regalitos aMazda, devuelvanle un par kilos menos a los Cadillac y Acura para que Mazda finalmente compita de verdad.