Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Mercedes sorprende con su última genialidad: cambian en marcha el ángulo de las ruedas

Mercedes ha vuelto a ser el foco de todas las miradas al inicio de esta segunda jornada de test de pretemporada en Barcelona. Después de liderar en el día de ayer, por la mañana con Valtteri Bottas y por la tarde con Lewis Hamilton, acabando las dos flechas plateadas en las dos primeras posiciones de la tabla de tiempos, hoy un inusual movimiento de volante ha hecho que todos nos fijemos en las onboards del W11. Cuando el británico llega a la recta, tira del volante, que se mueve considerablemente hacia el, provocando también un movimiento en el ángulo de convergencia de las ruedas. Vamos a intentar analizar por que podrían querer hacer eso.

Por defecto, un Fórmula 1 tiene una configuración de convergencia negativa en las ruedas delanteras (toe out en inglés), lo que significa que si vemos el coche en vista cenital, con el morro apuntando hacia arriba, las ruedas no estarían paralelas al eje longitudinal del coche, si no que tendrían una forma de V. Esto y sin entrar en demasiados tecnicismos, mejora la reacción del coche a la entrada de las curvas, teniendo un coche "más reactivo", valga la redundancia. Si la convergencia fuera positiva (toe in), tendríamos un coche que se sentiría menos ágil en los cambios de dirección.

Una modificación que da ventaja en las rectas

Pero Mercedes no está modificando nada en las curvas, donde mantiene la configuración geométrica habitual, si no que lo hace en las rectas. Al estirar del volante, reduce ese ángulo de convergencia de las ruedas delanteras, colocándolas presuntamente paralelas al eje longitudinal del coche. Cuando las ruedas no están paralelas y tienen ese ángulo de toe que mencionábamos previamente, se generan unas deformaciones en la superficie de contacto del neumático con el asfalto. Esto provoca que haya una resistencia mayor a que la rueda gire, que traducido a efectos prácticos provoca que el coche tenga un impedimento para ganar más velocidad.

Esa resistencia, algo similar al drag (resistencia aerodinámica), provoca que hayan unas pérdidas y hace que el coche pierda velocidad con respecto a si llevara una convergencia neutra. Sin llegar a compensar esta configuración para llevarla durante toda la vuelta, esa pequeña modificación en las rectas si que da ventaja. Da ventaja tanto en términos de velocidad como en términos de desgaste, aunque sea ligeramente. Falta saber ahora la legalidad de este nuevo invento de Mercedes, un equipo que no es nuevo en esto de jugar con configuraciones geométricas variables, como ya demostró hace unos años en Mónaco con las rótulas que modificaban la altura del coche en curva.

También falta saber si esta modificación entra dentro de las partes afectadas por la normativa aerodinámica, que prohíbe cualquier tipo de elemento móvil (a excepción del DRS). Parece un sistema completamente mecánico y una nueva genialidad de Mercedes, que continúan un paso por delante del resto. Lo que está claro es que ya tenemos tema de conversación hasta el inicio de la temporada, cuando sabremos si este nuevo invento es o no legal.

El foco de la polémica ahora mismo, el movimiento del volante del Mercedes hacia delante y hacia atrás, ¡y fijaos en la convergencia de las ruedas delanteras cuando acciona el sistema! ¡Cambian por completo!

Se viene lío... #F1pic.twitter.com/1L4TaDR47D

— MrAlexF1 (@MrAlexF1) February 20, 2020

Lewis Carl Davidson Hamilton es un piloto de Fórmula 1. Su título de 2017 le permitió convertirse en el piloto británico más exitoso dentro de la categoría reina del automovilismo. En cada una de sus once campañas en la categoría ha ...

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable