CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

5 MIN

Mercedes deja escapar una presa fácil. Crónica del GP de Bahréin 2018

Eloy Entrambasaguas | 8 Abr 2018
Vettel Bahréin Crónica 2018
Vettel Bahréin Crónica 2018

Dos de dos llevan Sebastian Vettel y Ferrari en este Mundial de Fórmula 1 2018. Aunque de formas muy distintas. Desde la pole y dominando gran parte de la carrera, la victoria sólo se les complicó a raíz de una oportuna estrategia de Mercedes y el desgraciado accidente protagonizado por Kimi Räikkönen en boxes al atropellar a uno de sus mecánicos. Ello obligó a su compañero de equipo a permanecer en pista y ser vulnerable ante los ojos de Mercedes... que sin embargo no aprovechó tal concesión.

Valtteri Bottas pareció amenazar el liderato de Sebastian Vettel en la salida del GP de Bahréin, pero pronto la acción se centró en posiciones algo más retrasadas ante los apuros de Lewis Hamilton primero y la remontada de Max Verstappen después. Sin embargo el neerlandés no fue mucho más lejos: se encontró en pista con el campeón del mundo y al dejarlo sin espacio a la salida de la curva una impactaron, llevándose su Red Bull la peor parte al desllantar.

Y ahí se desmoronó toda la carrera para los de Milton Keynes. No sólo el coche de Verstappen se reveló irreparable poco después sino que cuando éste iba camino de boxes se paró el de su compañero Daniel Ricciardo. Doble abandono por lo tanto para una Red Bull que debió centrarse a partir de entonces en seguir los brillantes pasos de Pierre Gasly con el Toro Rosso-Honda.

Lewis Hamilton logró desembarazarse rápidamente del grupo medio de la parrilla y se situó cuarto a unos nueve segundos del podio, diferencia que logró seguir recortando hasta la llegada de las paradas en boxes. Y aunque Ferrari hizo parar sus coches primero y logró aumentar su renta en pista, las tornas parecieron cambiar al apostar Mercedes por montar compuesto medio en el coche de Valtteri Bottas y dejar a Lewis Hamilton ejercer de tapón en pista como líder por delante de Sebastian Vettel.

Y la carrera se pondría aún más de cara cuando Kimi Räikkönen entró a realizar una segunda parada y al recibir luz verde de forma prematura atropelló a uno de sus mecánicos. No sólo la Scuderia perdió una baza sino que además ello impidió que Sebastian Vettel realizara su segunda parada cuando lo tenían previsto, para así atacar a Valtteri Bottas en las últimas vueltas. ¿O fue una bendición inesperada?

Bien porque Mercedes se dejó ir pensando que tendrían ganada la posición ante la inminente parada de Sebastian Vettel, bien porque el ritmo del alemán con desventaja de neumáticos fue admirable, Valtteri Bottas no fue capaz de colocarse en su estela hasta dos vueltas antes de la bandera a cuadros. Y tan sólo tuvo una oportunidad de adelantarlo, en la última vuelta, ante la cual se mostró excesivamente timorato. Sé que es políticamente incorrecto, pero teniendo a su compañero y jefe de filas diez segundos por detrás, un rival con el que si se toca "no pasa nada" o incluso su equipo sale ganando y una escapatoria descomunal por delante, ¿de verdad no pudo arriesgar más el finlandés? Pues eso, Mercedes dejó escapar a una presa fácil y lo puede pagar caro a final de temporada.

Tras los inalcanzables la estrella absoluta fue Pierre Gasly, en tierra de nadie. Y bien que lo celebró Toro Rosso y el propio piloto francés lanzando un dardo envenenado a McLaren y Fernando Alonso por la radio. Desde luego su fin de semana merece todos los elogios y no reapareció ni un solo fantasma a nivel de fiabilidad, si bien queda la incógnita de hasta qué punto les favoreció el Safety Car Virtual para ir desahogados a nivel de consumo. En todo caso que los de Faenza hayan alcanzado lo que McLaren no logró en tres años es un duro golpe anímico.

Fernando Alonso fue una vez más la punta de lanza de los de Woking, pero tan sólo le dio para ser séptimo, sin opciones reales de adelantar en pista a Nico Hülkenberg pese a rodar tras él tanto al inicio como al final de carrera y aparentemente un paso por detrás de Kevin Magnussen, que se hizo con el quinto puesto pese a un rifirrafe con su propio compañero Romain Grosjean al no cederle este la posición cuando venía de pasar por boxes. Por A o por B Haas nos va a brindar grandes momentos esta temporada.

Junto a Gasly la otra revelación del domingo en Sakhir fue Marcus Ericsson, quien logró llevar a los puntos a Sauber con una imaginativa estrategia y aguantando en los compases finales pese a verse superado por rivales con mejores gomas. Al final fue noveno, tras Stoffel Vandoorne y por delante de Esteban Ocon, que cerró una zona de puntos en la que no pudo finalizar Carlos Sainz, superado por el galo y a quien la carrera se le complicó desde el primer momento. Desde luego no fue el mejor fin de semana del madrileño.

Fuera de los puntos se quedaron Sergio Pérez (12º) y Brendon Hartley (13º) tras un enganchón en la salida, seguidos de Charles Leclerc, Romain Grosjean y los horripilantes Williams de Lance Stroll y Sergey Sirotkin. Que el equipo británico sea el único con el casillero a cero tras dos carreras es el anticipo de una temporada de pesadilla.

Foto | Scuderia Ferrari - Twitter