Mikel Azcona, primer campeón del TCR Europa

 |  @alexgarciagv27  | 

El pasado fin de semana, el mundo de los turismos tuvo un gran protagonismo en el Circuit de Barcelona-Catalunya entre la presentación del nuevo certamen ETCR y la final de la primera edición del TCR Europa 2018. Ambos puntos tuvieron sabor español y en lo que al deporte se refiere, el nombre propio es el de Mikel Azcona, proclamado como el primer campeón del TCR Europa después de una octava posición en la segunda carrera del fin de semana, última de la temporada. El español llegaba a la última carrera a solo tres puntos de obtener el título, con lo que el octavo puesto era suficiente para entonar el alirón, aún más especial al llegar en el Circuit de Barcelona-Catalunya en la que era la cita de casa.

Al volante del CUPRA del equipo español PCR Sport, el piloto navarro tuvo la suerte de ver como Dušan Borković y Attila Tassi, dos de sus tres principales rivales en la lucha por el título, contactaban en los compases iniciales. Ambos quedaron clavados en la grava, forzados a abandonar y quedarse con las ganas de pelear por el título. Sin ellos en pista, a Azcona le valió con seguir de cerca a Jean-Karl Vernay para asegurarse que el campeonato terminaba en las manos deseadas; las suyas. En ese sentido, la carrera no tuvo mayor historia con un Azcona que era virtual campeón antes de tomar la salida (aunque como siempre, hay que rematar) y que no falló a la hora de completar la jugada.

Azcona llegaba líder de la general tras un buen fin de semana en Monza, lo que le ayudaba a plantear el fin de semana con una relativa tranquilidad. En la primera carrera, Attila Tassi y Dušan Borković fueron primero y segundo respectivamente, manteniéndose en la pelea por el título hasta las últimas consecuencias mientras Azcona y Vernay eran quinto y sexto. De hecho, el francés comenzó la última carrera por detrás tanto del serbio como del húngaro y solo los últimos puntos le dieron un subcampeonato que pudo haber sido más en caso de no haberse perdido la ronda de Zandvoort por su compromiso con el WTCR esos mismos días. También podría mirar Borković a la exclusión en Monza como el punto clave de su temporada.

En cuanto a Mikel Azcona, raramente fue el más veloz o el mejor, pero sí fue el más eficiente. A lo largo de todo el año, solo quedó sin puntuar en la segunda carrera del Hungaroring, estando siempre entre los diez primeros en las trece carreras restantes. Mientras tanto, Vernay tenía cuatro ceros en total, mientras Borković tuvo cinco, los mismos que Tassi. Queda demostrado de esta forma que la regularidad es uno de los puntos más importantes de una disciplina en la que demasiado a menudo es fácil perderse en medio de las grandes batallas que se viven en pista.

Precisamente la última del año la ganó Mike Halder, por delante de Dániel Nagy y Ashley Sutton en un fin de semana donde la historia más curiosa la protagonizó el suizo Kris Richard al ser excluído del fin de semana después de realizar una publicación en Facebook donde expresaba una opinión contraria a la de los comisarios de forma un tanto explosiva. Dirección de carrera consideró que había cometido una ‘ofensa moral’ y decidió retirar el coche del fin de semana. Curiosa forma de terminar el año, en el lado contrario de una balanza donde el ganador es un Mikel Azcona que obtiene su primer título en el automovilismo mientras mira hacia la temporada 2019 con sus esperanzas puestas en disputar el WTCR.

Lee a continuación: El Circuit de Barcelona-Catalunya seguirá acogiendo los test invernales de Fórmula 1

  • Ferran Pistola

    Grande Mikel. Y bueno, nunca esta de más celebrar un título español en un certamen internacional de automobilismo.