Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

6 MIN

Previo Gran Premio de Mónaco 2019: ésta va por ti, Niki

El Gran Premio de Mónaco ya lo tiene todo listo para acoger su 66ª edición con su configuración tradicional de eventos repartidos entre jueves-sábado-domingo y con una parrilla en la que tan solo cuatro pilotos saben lo que es ganar en el Principado, encabezados por los dos triunfos que tienen Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, por el único que consiguieron Daniel Ricciardo y Kimi Räikkönen. Precisamente el finlandés está de celebración este fin de semana. A sus espaldas la presencia en 300 Grandes Premios (que no inicio) y el honor de ser el piloto más veterano de la parrilla y de mantenerse en forma.

Llegamos a una pista en la que Ayrton Senna sigue siendo el piloto más exitoso de la historia del Mundial de Fórmula 1 con seis victorias, seguido en este caso de Michael Schumacher y Graham Hill con cinco. Poco se puede decir que no conozcamos ya del trazado urbano. Con una única zona de DRS en la recta principal, estamos ante uno de los circuitos en los que es más complicado adelantar de toda la temporada, siendo la frenada después del túnel una de las opciones más claras siempre y cuando haya un gran diferencial de velocidad entre ambos monoplazas.

Los pilotos se centrarán en conseguir un coche rápido de cara al sábado, estable en frenada, con mucha carga aerodinámica y muy reactivo para los cambios de dirección en la Nouvelle Chicane y en la zona de la piscina. La clave como siempre será la de acercarse a los muros para exprimir al máximo la potencia del monoplaza, siempre sin rebasar los límites. Los errores tanto en pista como en boxes se pagan muy caros.

Aquí Pirelli trae los compuestos más blandos de su gama, esperando que los cambios introducidos en sus características permitan una menor aparición del graining. Hay zonas reasfaltadas este año (prácticamente dos tercios del circuito), aunque no es una de las pistas que más evolucione con el paso de los monoplazas. Los milaneses esperan que este año haya menos gestión de neumáticos, por lo que tampoco se espera que haya una estrategia de paradas distinta a la habitual: una para montar el compuesto medio, especialmente para los pilotos que hayan pasado a Q3. Las previsiones meteorológicas por el momento no apuntan a lluvia.

Como era de esperar, traemos nuestros neumáticos más blandos a Mónaco, ya que el C5 es prácticamente equivalente al hypersoft del año pasado, pero está diseñado para tener menos graining en temperaturas más frías y para ofrecer una mayor posibilidad a los conductores de empujar desde el principio hasta el final. de cada paso. Esto significa que no se necesita tanta gestión de neumáticos como para el hypersoft 2018, pero su excelente desempeño aún se mantiene, por lo que podríamos estar en una carrera rápida, especialmente en comparación con el año pasado. Mónaco no es como en ningún otro lugar, pero es un Gran Premio donde se debe aprovechar cada oportunidad estratégica, especialmente si hay un coche de seguridad. Con el adelantamiento prácticamente imposible, como demostró Daniel Ricciardo al ganar desde la pole a pesar de un problema técnico importante del año pasado, el tiempo ganado y perdido en los boxes es crucial – Mario Isola

¿Cómo llega cada equipo al Gran Premio de Mónaco?

Si bien España es el lugar elegido en el que los equipos llevan sus primeros paquetes de grandes evoluciones, Mónaco también será testigo de la llegada de nuevas mejoras a los monoplazas, siendo Red Bull Racing uno de los que ha exhibido grandes cambios en su RB15 de cara a la sexta carrera del Mundial de Fórmula 1. Si en Bakú estrenaron configuración mecánica, la firma de las bebidas energéticas llevará a las calles del Principado cambios en los 'bargeboards' y el suelo del coche.

Si bien el chasis puede no ser todo lo eficiente que suele ser habitual en las creaciones de Adrian Newey, se espera que con estos cambios consigan un extra de carga aerodinámica especialmente importante para esta carrera. También el morro ha perdido las formas empleadas en el inicio de este año, adoptando una imagen parecida a la empleada en 2016, más convencional y en la que se elimina el orificio del frontal y se busca tener el máximo control del eje delantero.

Mientras que Ferrari espera que llegue mejoras, las principales novedades para los equipos motorizados por los italianos, HAAS F1 Team y Alfa Romeo Racing, contarán con la especificación estrenada por los del cavallino en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Los norteamericanos confiarán en ello para tratar de mantener el rendimiento mostrado en la cita española, aquí con la estrategia claramente centrada en hacer una buena sesión de clasificación (ambos HAAS han entrado en Q3 en cuanto ocasiones de cinco posibles) y tratar de conservar lo mejor posible los neumáticos de cara a la carrera, elementos con los que han tenido serias dificultades en las primeras cuatro carreras.

Racing Point F1 Team es otro de los que ansía pelear por la batalla de la zona media después de que las mejoras estrenadas en el frontal, el suelo, los bargeboards y los frenos no resultaran demasiado prometedoras en el GP de España. Checo Pérez y Lance Stroll también espera que en otra configuración de circuito el monoplaza les permita liderar una lucha en la que en teoría deberían estar también Alfa Romeo, McLaren y una Renault que necesita Renault F1 Team con urgencia. En octava posición de la general, los franceses tan solo acumulan 12 puntos de dos séptimos puestos conseguidos por Hülkenberg. Para su fortuna, ni Alfa Romeo, ni HAAS, ni Racing Point han conseguido transformar sus resultados en puntos, con las cuatro escuderías en apenas cinco puntos.

En la parte delantera y después de cinco dobletes, obviamente Mercedes-AMG F1 llega como gran favorito a llevarse su sexta victoria del año, aunque obviamente el fallecimiento de Niki Lauda habrá afectado anímicamente a la estructura, comenzando por Toto Wolff, con el que guardaba una gran amistad, seguido por un Lewis Hamilton que se ausentaba de la rueda de prensa por razones personales. Valtteri Bottas llega a uno de los grandes premios en los que no ha conseguido subir al podio, mientras que Red Bull Racing y Ferrari han confirmado que ambos traen mejoras en una pista en la que ni Charles Leclerc, ni Max Verstappen han conseguido resultados deslumbrantes.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable