CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Monoplazas

4 MIN

Recordando cinco años después a Jules Bianchi. El día en que se convirtió en maestro

Víctor Forner | 17 Jul 2020
150105_bianchi
150105_bianchi

Hoy se cumplen 5 años de aquel fatídico 17 de julio de 2015 donde el mundo del automovilismo se detenía tras conocerse la noticia de la muerte de Jules Bianchi. El francés llevaba más de 9 meses en coma tras un fuerte accidente en el Gran Premio de Japón. Siendo uno de los pilotos más queridos del paddock y posiblemente uno de los más talentosos, Jules era la joven promesa que buscaba la Scuderia Ferrari. En el día de hoy, queremos recordar su primera victoria a internacional, para la cual nos remontamos a 2008 y al Masters de Zolder de F3. Una cita que acostumbraba a celebrarse en Zandvoort, pero que por restricciones de sonido pasó al circuito belga durante dos años.

En Zolder se dieron cita los mejores pilotos de Fórmula 3, con una parrilla de lujo que combinaba la F3 Euro Series con el campeonato británico, incluyendo algunos otros pilotos de otras categorías que buscaban brillar como en su día lo hicieron pilotos de la talla de David Coulthard, Jos Verstappen, Takuma Sato o Lewis Hamilton. Junto a Bianchi en el box de ART Grand Prix estaba Nico Hülkenberg, vigente campeón del Masters y lider de la F3. Entre sus rivales se encontraban Renger van der Zande, Stefano Coletti, Jon Lancaster, Brendon Hartley o los españoles Daniel Campos, Jaime Alguersuari, Roberto Merhi y Dani Clos.

Con una parilla tan extensa, la clasificación se hizo en dos partes. En la primera, se dividían entre dorsales pares e impares y los 10 primeros de cada grupo pasaban a la siguiente fase. Los 20 mejores pilotos se jugaron la pole, que fue para Hülkenberg por poco más de dos décimas con respecto a Bianchi. Van der Zande fue tercer por delante del japonés Koudai Tsukakoshi, subcampeón de la SuperFormula años más tarde. Pero si algo caracterizó a Jules durante su carrera deportiva fue su habilidad para ir rápido en agua. Ese 10 de agosto del año 2008 la lluvia caía sobre el circuito de Zolder y Bianchi tenía una oportunidad de oro para brillar.

Bianchi destacó desde el minuto 1

Era su primera temporada con el Dallara F3 y ya estaba destacando. Entre las seis primeras citas de la Euro Series había subido al podio en cuatro ocasiones, aunque ninguna de ellas fue a lo más alto. Con la pista muy complicada, salió a por todas y se colocó en cabeza en los primeros compases de la carrera. Hülkenberg estuvo al acecho y aprovechó las neutralizaciones para acercarse al francés. El alemán tenía ya dos años de experiencia en F3 y era el vigente campeón, por lo que aguantarle no sería tarea fácil. También tendría que preocuparse de su otro compañero, Jon Lancaster, que con una arrancada magnífica escaló desde la séptima hasta la tercera posición.

Bianchi gestionó la degradación de los neumáticos y era capaz de encontrar agarre donde otros no pudieron. Rápidamente aumentó su distancia con Hülkenberg hasta casi 5 segundos y se mantuvo ahí para cruzar la meta en primera posición, conseguir su primera victoria en F3 y convertirse en "Maestro". Jules lideró el triplete del equipo ART, con el alemán en segunda posición y Lancaster tercero, a más de 20 segundos del francés. La actuación de Bianchi no pasó desapercibida y rápidamente la prensa internacional se hizo eco, convirtiéndose en uno de los pilotos a seguir en su camino hacia la Fórmula 1.

Al año siguiente no pudo revalidar su título, pero si que se proclamó campeón de la Fórmula 3 Euro Series de forma aplastante, ganando 9 de las 20 carreras del campeonato. Fue entonces cuando Ferrari le dio la oportunidad de subirse a un Fórmula 1 por primera vez. Fue en Fiorano con el F60 y resultó en la creación de la Ferrari Driver Academy, para acompañar a Bianchi (junto a otros pilotos que ingresaron más tarde y en los años siguientes) hasta llegar a la categoría reina. Jules fue una de las mayores promesas del automovilismo, un piloto que nos dejó mucho antes de lo que tocaba y que guardamos siempre en nuestro recuerdo. Aquel 10 de agosto de 2008, Bianchi bailó bajo la lluvia en Zolder y se convirtió en Maestro.