CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

5 MIN

Ryan Reed y Kyle Busch, dudosos ganadores de las dos primeras citas de la Xfinity Series

Héctor Sagués | 6 Mar 2017

Comenzó la Xfinity Series con dos citas diferenciadas entre sí, un festival de accidentes y otro de simple variedad en la segunda categoría nacional de NASCAR. La primera carrera del año tuvo lugar en Daytona, como suele ser tradición. Un reventón de motor de Jeff Green y un trompo de Brandon Hightower fueron las primeras incidencias en un pelotón comandado por Elliott Sadler, pero el final del primer segmento se vio coronado por dos Big One, accidentes grupales de más de cinco coches que limpiaron buena parte de la parrilla.

Scott Lagasse Jr. empujó en la vuelta 23 a Tyler Reddick, que chocó con Spencer Gallagher y provocó daños en 20 vehículos, la mitad de los competidores. Tras una breve bandera roja y con 29 giros contados, Daniel Hemric tocó a Justin Allgaier en la entrada de la tercera curva, haciéndole chocar con el poleman Brandon Jones y provocando una colisión de 12 coches. Volvió a necesitarse una bandera roja, en este caso para arreglar los muros del circuito. Ambos accidentes provocaron un retraso de 50 minutos y dejaron fuera de carrera a pilotos destacados como Hemric, Allgaier, Cole Custer, Daniel Suárez, Erik Jones y Brandon Jones.

Sadler siguió en cabeza durante la primera mitad de la carrera, venciendo los dos primeros segmentos y aguantando al pelotón junto a los hermanos Dillon. Brendan Gaughan y Kasey Kahne intentaron plantar cara al líder Sadler, igual que los accidentados Brennan Poole y Blake Koch, que fueron las víctimas de las siguientes caution. En primer lugar, Brad Keselowski atropelló al Ganassi de Poole y este se accidentó con Koch. Después Koch soltó restos de su dañado coche en su regreso a pista y dio motivos para una nueva caution, a la que siguió la pérdida del neumático de Matt Tifft al salir de la curva 1.

La noche asoló Daytona gracias al tiempo perdido con las colisiones pretéritas. Keselowski, Ryan Reed y Aric Almirola buscaban encabezar el grupo con sus Ford pero encontraron la oposición de Sadler y de Austin Dillon, que chocaron en la recta trasera en la vuelta 103 y dieron paso a un nuevo Big One. Sadler abandonó después de liderar 40 vueltas, dejando a solo cinco coches de 40 posibles sin daños por accidente en la novena caution de la noche. Los Xfinity alcanzarían la décima bandera amarilla gracias a un empujón de Michael Annett a Ray Black Jr. a falta de tres vueltas, un choque que William Byron esquivó con un trompo.

Ryan Reed y Austin Dillon se escaparon en el Overtime, haciendo un tándem que sería decisivo. Kasey Kahne se puso segundo al empezar la última vuelta, pero Reed le bloqueó en un par de ocasiones para llevarse la segunda victoria de su carrera en la Xfinity Series. Su primer triunfo también tuvo lugar en Daytona, en una accidentada carrera en 2015. Kahne se quedó sin recompensa después de ser uno de los cuatro coches que cruzaron la meta sin verse involucrados en ningún accidente y el único de ellos que acabó en el top 10.

Los acontecimientos cambiaron en Atlanta, con el regreso de la lucha entre pilotos de la Cup Series monopolizando la acción en pista. Blake Koch no pudo evitar golpear a Ty Dillon después de un trompo de este al comienzo de la carrera, viéndose Koch obligado a abandonar. Ese fue el único incidente en más de 100 vueltas, con Brad Keselowski mandando al final del primer segmento y Kevin Harvick dominando el segundo.

Entre los de Cup Series destacados no estuvo Denny Hamlin, apagado durante el fin de semana y que paró al poco del arranque del último segmento en busca de una nueva estrategia. No le funcionó, ya que trompeó y quedó doblado. Kyle Larson asumió el liderato hasta el reventón de motor de Clint King en la vuelta 142. El de Ganassi se tocó con Harvick en boxes y el entorpecimiento de ambos hizo que les pasara Kyle Busch. Keselowski intentó aprovechar varios grupos de doblados para pasar al de Gibbs, sin éxito.

Busch, Keselowski, Larson y Harvick se alternaron el protagonismo y el liderato entre ellos, sin dejar opciones a los demás. La victoria de Kyle Busch se vio ensombrecida por una posible sanción poco relevante, ya que el hecho de tener el frontal de su Camry demasiado bajo no le comportaría ningún problema al ser piloto de la Cup Series y puntuar para dicho campeonato. Elliott Sadler completó el top 5 y se aúpa al liderato de la Xfinity Series. Justo detrás llegó Darrell Wallace Jr., que fue sexto a pesar de librarse de ser doblado al final del primer segmento. Cabe destacar el incendio en el pit stall de un Jeremy Clements con problemas de frenos y la discreta carrera de Justin Allgaier, que acabó a cuatro vueltas de cabeza tras sufrir múltiples dificultades en su Chevrolet.

Clasificación general tras 2 eventos

PosiciónPilotoEquipoPuntos
1Elliott SadlerJR Motorsports70
2William ByronJR Motorsports67
3Ryan ReedRoush Fenway Racing66
4Brendan GaughanRichard Childress Racing62
5Matt TifftJoe Gibbs Racing56
6Dakoda ArmstrongJGL Racing47
7Brennan PooleChip Ganassi Racing45
8Michael AnnettJR Motorsports45
9Daniel HemricRichard Childress Racing42
10Harrison RhodesJD Motorsports40