CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Monoplazas

3 MIN

Satoru Nakajima y Kazuyoshi Hoshino se enfrentan por última vez en Suzuka

Àlex Garcia | 11 Mar 2018
alesinakajimahoshinosuuka2018
alesinakajimahoshinosuuka2018

Se acabó la mágica e histórica rivalidad entre Satoru Nakajima y Kazuyoshi Hoshino. Con tantas batallas a sus espaldas a lo largo de los años 80, el enfrentamiento entre quienes son considerados como dos de los mejores pilotos que Japón ha tenido y probablemente como los protagonistas de la rivalidad que hizo del automovilismo algo aún más popular en su país, el duelo anual entre Nakajima y Hoshino era uno de los eventos festivos más esperados del año. Hace ya unos meses, se anunció que la edición de 2018 sería la última vez que ambos competirían, aprovechando que la edad aún les permitía rodar en coches de carreras sin demasiados problemas. Competitivos como son estos dos pilotos, el resultado de hoy solo podía ser uno...

Nakajima y Hoshino llegaban a Suzuka con seis y cinco victorias respectivamente, con lo que los únicos resultados posibles eran tener a Nakajima con siete victorias por cinco de Hoshino o a ambos en un empate técnico. Conociendo la cultura japonesa y su afición por el espectáculo, era lógico esperar que fuera precisamente el expiloto de Nissan, quien ganara la carrera en los monoplazas de la Suzuka Racing School de Honda. Ante los ojos de todos los aficionados, pilotos, integrantes de equipos y periodistas desplazados al trazado, Hoshino se llevó la victoria y empezó a celebrar su victoria realizando 'donuts' en la recta de meta. Tras descender de su coche, pedía que se le entregara el cinturón de campeón para la edición de 2018...

Pero Nakajima no se bajó del coche. "El espectáculo debe continuar", que se suele decir... y ni corto ni perezoso, Hoshino aceptaba el desafío y rápidamente volvía a subirse a su coche. Llegó así la última batalla entre ambos, para sorpresa de un público que no lo esperaba a pesar de ser algo probablemente más que planeado (el show para los aficionados...). El resultado fue en este caso una victoria para un alegre Nakajima que, competitivo como siempre, se quedó con sus siete victorias y el cinturón de campeón. Nakajima partía desde la segunda posición pero un bonito adelantamiento en la segunda vuelta le valió la victoria. Tras terminar, la amplia sonrisa de los dos competidores fue acompañada de Jean Alesi, en el papel de quien entregaría el cinturón de campeón.

Eso sí, Hoshino avisa que a pesar de ser esta la teórica última batalla, Nakajima y él siempre serán rivales y que su duelo no puede terminar jamás...