Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

¿Será acaso la última temporada de Kimi Räikkönen?

El piloto finlandés no ha sumado puntos en las tres primeras fechas del calendario, situación que tiende a ser preocupante si se toma en cuenta que en lo que va de campeonato tampoco ha podido pasar de la Q1 y en dos grandes premios ha partido desde la última fila. Las perspectivas no lucen muy optimistas para él sobre todo tras comprobar que el equipo instala el motor menos potente de la Fórmula 1 y que en esta ocasión Alfa Romeo no pertenece a la mitad de la parrilla sino a la zona de los colistas.

Justamente en la que sería la temporada en la cual asumiría el liderato de grandes premios disputados en la categoría, ahora mismo registra 316 y el récord de Rubens Barrichello es de 323, todo se confabula para que Räikkönen sufra tantos tropiezos. Un campeonato atípico debido a los efectos del COVID-19 y un material que no le permite aunque sea luchar por posiciones de forma habitual. En lo que va de calendario, el piloto finlandés ha calificado a más de dos segundos de la pole, lo que indica que tan lejos está el C39 con respecto a los demás.

Con la certeza de que el ritmo de una vuelta es muy deficiente, es muy poco lo que pueden realizar los ingenieros del equipo cuando la unidad de potencia no entrega los caballos que sí lograba desarrollar el año pasado. Además, si la situación en Ferrari es crítica en cuanto a prestaciones, muy poco se puede esperar de un equipo cliente de los italiano. Para Räikkönen es preocupante porque desde que está en Alfa Romeo siempre había iniciado de forma decente, para luego ceder debido a la imposibilidad de invertir en el desarrollo al mismo ritmo de otros equipos, y ahora se encuentra con el hecho de que pertenece a la zona posterior y no hay mayores planes de progresar.

Y es que en cuanto a ritmo de carrera tampoco se puede rasgar algo de optimismo, si bien es cierto que Antonio Giovinazzi logró sumar en Austria, mientras Räikkönen se retiró al desprenderse un neumático, tanto en Estiria como en Hungría ambos pilotos finalizaron fuera de los puntos y doblados. Desde la segunda mitad de la pasada temporada inició un espiral descendente que al parecer no se ha detenido y que ni siquiera Räikkönen con su calidad y experiencia ha podido revertir.

Sería decepcionante observar a Räikkönen anunciar su retiro de la Fórmula 1 mientras se pierde en medio de una temporada que luce muy tormentosa para él. Aunque sería peor verlo otro año dando tumbos en los últimos lugares de la parrilla. No sería justo semejante punto final para su insigne trayectoria, pero el deporte es así.

En palabras de Kimi Räikkönen:

Ha sido un desastre, tenemos que hacer las cosas de mejor manera, hacer que el auto sea más rápido, tan simple como eso.

Vía | Motorsportweek