Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

4 MIN

Tyler Reddick remonta una sanción y un pit stop nefasto para ganar en Talladega

El dinero añadido al sueldo es una característica ansiada por todo aquel que necesite trabajar para vivir y el automovilismo no se queda atrás en su particular idea de pago extra. NASCAR añadió hace unos años una estructura en el Dash 4 Cash de la Xfinity Series y los pilotos van a por los 100.000 dólares de recompensa que la categoría otorga al mejor de los cuatro asignados por el orden de la carrera previa. Si bien Christopher Bell aprovechó las desgracias ajenas para vencer en Bristol y Cole Custer ganó con autoridad en Richmond, Tyler Reddick remontó las adversidadesde un drive-through y un problema en un pit stop con una conducción hábil en Talladega.

Reddick partió mejor desde la línea exterior y se fue rápidamente hacia la línea interior junto a Ryan Sieg, aunque Ross Chastain y Brett Moffitt intentaron montar el exterior de forma mediamente eficaz. El poleman Michael Annett se quedó solo y se fue a la cola del grupo de 23 coches, trompeando Brandon Jones después de empujar mal a su compañero Jeffrey Earnhardt. Chastain le peleó el liderato a Reddick pero el vigente campeón aguantó los 3-wide, formó la habitual línea recta y resistió otro ataque organizado de la fila exterior. Reddick, Chastain, Austin Cindric, Sieg y Gray Gaulding formaron el primer top 5 del día.

La mayoría de pilotos cambiaron dos neumáticos en boxes a excepción de Chastain y Noah Gragson, que no cambiaron ninguno. Pero Chastain se pasó de velocidad en la entrada del pit lane y empujó a Reddick a cometer el mismo delito, resaliendo ambos favoritos atrás. Justin Allgaier y Gragson formaron la primera fila y el rookie lideró la fila individual. Chastain y Reddick se apuntaron rápidamente a la única línea y volvieron al top 10 con facilidad. La calma se mantuvo hasta que Sieg, Chastain y Cindric intentaron cambiar de línea en la última vuelta del segundo segmento, que venció Gragson por delante de Allgaier, Sieg, Chase Briscoe y Chastain.

Siguió Chastain su estrategia atrevida al no cambiar gomas de nuevo, seguido de los recuperados Jones y Annett y punteros expectantes como Bell y Custer; los mecánicos de Reddick y Gragson echaron un vistazo a sus coches por daños laterales y de motor, respectivamente. Jones y Annett encabezaron la prueba tras un trompo y malas maniobras en un nutrido pelotón que empezó a moverse en busca de las primeras posiciones. Quedó Jones acorralado en un 3-wide que le dejó en mal lugar aunque peor le iba a Reddick, que pasó por el pit lane de nuevo por una pieza de su gato hidráulico encallada en el fondo de su coche y estuvo a punto de ser doblado.

Sin embargo, Reddick tuvo suerte gracias a la rotura mecánica de Ray Black Jr. y evitó perder una vuelta vital. David Starr siguió en pista buscando el milagro y lo único que encontró fue el abandono de su rebufo por parte del grupo. Bell, Annett, Chastain y Earnhardt lideraron otra excesiva fila de a uno que duró menos de diez giros,ya que Allgaier, Briscoe, Custer, Reddick, Cindric y Gragson formaron una potente línea interior que tomó el liderato. Reddick cerró en exceso a Gragson y envió al de JR Motorsports a la hierba del trióvalo en otra caution que apretó al nervioso pelotón.

Briscoe le tomó la medida a Allgaier en la resalida e intentó buscar el triunfo para Ford en un grupo de Chevrolets y los Toyota de Gibbs por el camino. Cindric iba quinto a falta de 19 vueltas y empujó a Annett hacia el segundo clasificado Allgaier, al que a su vez no pudo evitar Custer. Tres favoritos quedaban eliminados de la contienda y los demás pilotos evitaron generar el Big One. La parte trasera del coche de Sieg se desprendió y dio paso a otra caution. Reddick y Briscoe intentaron resistir a los Toyota de Bell, Jones y Earnhardt, cerrando huecos el de Childress a todo rival que se ponía a su estela.

Un malentendido a falta de cinco giros provocó el esperado Big One, dónde Earnhardt quedó comprimido entre Jeremy Clements y Timmy Hill, chocando ellos tres, Allgaier, Starr y Alex Labbé. La obligatoria bandera roja hizo que los pilotos se calmasen y las dos últimas vueltas se disputaron sin incidencias, llevándose Reddick una victoria de orgullo y el bonus económico después de sus inconvenientes. Gaulding no se bajó del grupo delantero y brilló en la parte decisiva, siendo segundo frente a Bell, Briscoe, Cindric y John Hunter Nemechek. Josh Williams, Landon Cassill y Chris Cockrum obtuvieron valiosos top 10 para sus equipos de zona baja.