Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

3 MIN

Una bandera amarilla da el triunfo a James Hinchcliffe en Iowa

Había mucho miedo a Iowa Speedway. La IndyCar llevaba tiempo sufriendo para dar espectáculo en óvalos cortos, lo cual le ha costado la presencia en el calendario la próxima temporada a Phoenix, por lo que esta cita iba a ser una prueba de fuego. Y se saldó con sentimientos entremezclados y un final tras el Pace Car en el que James Hinchcliffe se reencontró con la victoria y relanzó así una temporada hasta ahora muy complicada para el de Sam Schmidt Peterson.

Como viene siendo habitual en óvalo esta temporada, en clasificación arrasaron los Penske. La pole fue para Will Power, que destrozó a la competencia interna al ser más de una milla por hora de media más rápido que su compañero Josef Newgarden, mientras que Simon Pagenaud fue cuarto, logrando colarse entre los compañeros de equipo Ryan Hunter-Reay.

Sin embargo una vez se dio la salida en Iowa Speedway James Hinchcliffe demostró que tenía coche para disputar la victoria. El canadiense salía 11º, pero en una carrera donde los coches eran muy complicados de manejar, aunque dejando cierto margen para los adelantamientos, y rápidamente empezaron a caer vueltas perdidas en el pelotón, Hinchcliffe emergió y se codeó con los Penske. A ello ayudó que no se produjera incidente alguno en pista hasta mediada la prueba.

Aún así Josef Newgarden mantuvo el liderato buena parte de la prueba tras arrebatárselo a Power, lidiando con el tráfico propio de una pista tan corta, pero Hinchcliffe fue capaz de darle caza y adelantarlo en la recta final de la prueba, a 45 vueltas. Una amarilla a pocos giros del final provocada por Ed Carpenter y Takuma Sato invitó que Newgarden pasara por boxes para intentar la machada con goma fresca en las escasas vueltas que quedarían para la bandera a cuadros. Pero se retrasó la resalida y Dirección de Carrera se quedó sin tiempo, dando así una victoria poco lucida pero muy merecida a James Hinchcliffe.

Segundo fue Spencer Pigot en su mejor resultado en IndyCar, seguido de Takuma Sato gracias a que además de Newgarden (4º) también entró a boxes Robert Wickens (5º), a quien le sigue persiguiendo la mala suerte cuando acaricia grandes resultados. La jornada fue un desastre para algunos de los grandes nombres de la categoría, especialmente los pilotos de Ganassi y Andretti, acabando el líder del campeonato Scott Dixon tan sólo 12º. Alexander Rossi fue el mejor de los Andretti, 9º tras calar en boxes.

En todo caso el cuarto puesto de Newgarden ayuda a que Dixon mantenga una sólida renta al frente de la IndyCar Series, 37 puntos antes de que este mismo fin de semana tenga lugar una nueva cita en las calles de Toronto.

Foto | IndyCar Series