Volkswagen cree haber dado con el motivo de los incendios en sus Polo GTI R5

 |  @fernischumi  | 

La situación cobró tintes dramáticos durante este fin de semana. Después de que se establecieran ciertas relaciones entre los incendios que se produjeron en Córcega en la unidad pilotada por Eric Camilli y en Canarias por la de Teo Martín que en esos momentos estaba siendo estrenada por Daniel Marbán, lo sucedido entre el pasado viernes y el sábado hizo que se dispararan todas las alarmas. Además de los múltiples conatos de incendio sufridos por el Polo GTI R5 de Sébastien Loeb Racing en Chablais, Meireles veía cómo la suya se quedaba en un auténtico amasijo de hierros, mientras que Ole-Christian Veiby tenía la fortuna de que los bomberos lusitanos estuvieran presentes para contener las llamas.

Volkswagen era sincera en sus primeras declaraciones públicas tras estos sucesos, confirmando que no sabía por el momento a qué se debían estos problemas y que las unidades más perjudicadas por las llamas no servían para la investigación ya que los elementos susceptibles a producir estos fallos se habían consumido por completo, algo que impedía por tanto ver cuál era el origen de que cinco de las 30 unidades construidas por Volkswagen Motorpsort hubieran sufrido un final tan negativo.

Precisamente sería el coche pilotado por Cédric Althaus, propiedad del equipo de Sébastien Loeb, el que terminaría permitiendo a Volkswagen realizar un estudio en profundidad hasta percatarse de que el fallo viene producido por la válvula de presión del tanque de combustible. Tal y como apunta Rallye-Magazin, este tipo de elementos permite que los gases se evacuen, pero el combustible no puede salir ni en caso de vuelco ni de impacto. Si no funciona correctamente, el calor de la línea del escape hace que la presión aumente al no poder salir estos vapores, llevando a que el tanque se deforme y el contacto entre el revestimiento del tanque (una capa de fibra de vidrio-kevlar con un espesor mínimo de 10 mm) y las zonas calientes de la zaga terminan por provocar el incendio.

Desde Volkswagen apuntan a que esto no se debe directamente a un error de diseño (uno de los motivos más habituales en industria), por lo que creen que esto se puede deber a la llegada del nuevo combustible de Total al Mundial de Rallyes. Las soluciones llegan de forma inmediata, no confirmándose si esto implica también el gastar un joker aunque F-X Demaison ya confirmó que si debían hacerlo no dudarían en ningún momento en emplearlo. Se reforzará el revestimiento del tanque, se hará un nuevo soporte de acero para el mismo y se mejorará el aislamiento térmico. Se revisará la válvula de descarga del depósito y se buscará cambiar la posición del escape.

Pontus Tidemand será el encargado de subirse al coche este mismo fin de semana para poder poner a prueba estas nuevas soluciones. El sueco se montó también al Fabia R5 Evo estos días, por lo que parece que su relación con el Grupo VAG no se ha desvanecido del todo. Según los resultados, Gerard Jan de Jongh, responsable del proyecto Volkswagen Polo GTI R5, evaluará directamente los resultados. Aun así, la preocupación ha llevado a algunos equipos a optar por otras monturas hasta que haya certeza de que se ha dado con la solución.

Lee a continuación: Michel Nandan se encargará de preparar el futuro híbrido del Mundial de Rallyes