Gran Bretaña fue durante las primeras décadas de historia de la Fórmula 1 una auténtica cuna de pilotos, equipos e incluso carreras. Puesto que la normativa internacional limitaba el número de carreras mundialistas a una por país, ello hacía que el Reino Unido se quedara con varios eventos de Fórmula 1 de primer nivel sin una validez expresa para el Campeonato del Mundo. Pero aunque no hubiera puntos en juego, sí había premios económicos, lo que hacía que estas carreras tuvieran cierta afluencia entre los equipos locales y de zona media, para los cuales había un incentivo claro en tomar parte en estas carreras no puntuables. Una de las clásicas anuales era el BRDC International Trophy, que se alternaba el papel de carrera no puntuable con la Race of Champions de Brands Hatch; cuando un circuito tenía el Gran Premio de Gran Bretaña, el otro tenía la carrera no puntuable y viceversa. En 1978 se disputó la última edición del BRDC International Trophy, una carrera con una historia prestigiosa que se despidió con Keke Rosberg venciendo bajo un diluvio espectacular.

Continuar leyendo »

Comenzamos hoy una nueva sección en Diariomotor Competición en la que haremos un repaso muy especial a unas carreras de Fórmula 1 muy especiales. A lo largo de los años, siempre se presta atención a la épica de las grandes carreras... las puntuables, claro. Esto deja a las mucho menos conocidas carreras no puntuables en la oscuridad mediática. Entendible, por cuanto estas carreras tenían a menudo una menor afluencia de pilotos y equipos, además de no dar puntos para el Campeonato del Mundo y por lo tanto tener mucha menos importancia general. A fin de cuentas, un piloto nunca iba a jugarse el tipo igual por una carrera puntuable que por una no puntuable. Pero a pesar de todo, durante mucho tiempo fueron una parte esencial del sustento económico de los pilotos, además de un buen lugar en el que dar una oportunidad a jóvenes talentos de lucirse en una carrera de Fórmula 1. A lo largo de los próximos meses, repasaremos la historia de cada una de estas carreras, desde 1950 hasta 1983... o por lo menos, lo intentaremos. Empezando por el final, abrimos nuestra sección con la Race of Champions de 1983 en Brands Hatch, con victoria de Keke Rosberg.

Continuar leyendo »

La temporada de 1985 de Fórmula 1 fue de aquellas que hacen afición. Con un total de siete ganadores distintos pertenecientes a cinco escuadras y una bonita lucha por el campeonato que durante el primer tercio de Mundial parecía estar abierta a cualquiera que tuviera interés, la categoría reina vivió un año repleto de emociones. Una de las citas más interesantes del año se vivió en Francia y aunque no fuera necesariamente por una espectacular lucha por la victoria -en su momento se calificó la carrera de aburrida-, sí lo fue por lo que se pudo ver... además del aliciente histórico de tratarse de la última victoria de Brabham, de la mano del siempre polémico Nelson Piquet.

Continuar leyendo »

Juhani Pakari, presidente de la Federación Finlandesa del automóvil, informó que pronto el circuito de KymiRing, situado al noreste de Helsinki, estará listo para solicitar una fecha en el calendario de la Fórmula 1. A pesar de que el país escandinavo es el lugar de origen de los campeones Keke Rosberg, Mika Häkkinen y Kimi Räikkönen, nunca ha sido escenario de un Gran Premio de Fórmula 1.

Continuar leyendo »

Entre 1950 y 1983, la Fórmula 1 disfrutó de carreras no puntuables para acompañar a las citas oficiales del campeonato. Hace 34 años se dio el último caso de una carrera disputada fuera del marco del Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Fue en el circuito de Brands Hatch con motivo de la famosa Race of Champions que se disputaba en años alternativos en el histórico trazado británico.

Continuar leyendo »

Los colores rojo y blanco de Marlboro que lucieron los coches de McLaren entre 1974 y 1996 están entre los más recordados de la historia de la Fórmula 1. Pocas asociaciones entre una marca y un equipo se han mantenido durante tantos años y ninguna ha tenido tantos éxitos como en el caso del equipo de Woking. Pero a lo largo de más de veinte años, hubo oportunidades de hacer algunos experimentos de colores, como el de Marlboro Lights.

Continuar leyendo »

En algunas competiciones automovilísticas se ha vivido situaciones donde alguna posición del podio quedaba vacante, dando lugar a la inevitable pregunta de qué sucede con el trofeo -avisamos que para eso no tenemos respuesta-. En la Fórmula 1 también ha habido casos de posiciones vacantes, una de ellas siendo incluso un segundo puesto que quedó sin propietario concreto.

Continuar leyendo »

Horas antes que Nico Rosberg se proclamara Campeón Mundial de Fórmula 1 escribí un artículo sobre retirarse con dignidad, con el respeto hacia sí mismo y la moral en lo más alto; de allí que la noticia sobre el retiro del alemán me otorgó cierta satisfacción, pues su padre, Keke Rosberg, también se alejó de la categoría, a los pocos años de conseguir el título, para dedicarse a su familia. A diferencia de Damon Hill, el otro hijo de campeón que logró el título, el vigente monarca sí pudo tener la dicha de celebrar junto a su padre, honrarlo en vida y emular su hazaña. Con su retiro, Nico Rosberg ha estampado una bofetada moral al deporte profesional porque en él no habitan anhelos de grandezas ajenas, de acumular títulos, trofeos, récords, riquezas y fama; esas apuestas por una incertidumbre, prefirió cerrar un ciclo que se trazó desde muy joven y además regaló una ejemplar lección a la sociedad.

Continuar leyendo »

El pasado Gran Premio de Abu Dhabi vivió historia para la Fórmula 1 con el título de Nico Rosberg. El piloto alemán se convirtió en el trigésimo tercer piloto en conseguir ser campeón del mundo de la categoría reina pero también entró en un grupo muy elitista de tan solo dos pilotos... el de los hijos de campeones que consiguen emular a sus padres y llevarse la corona.

Continuar leyendo »

Posiblemente ha sido uno de los momentos más especiales del domingo. Nico Rosberg buscaba unos segundos de intimidad y tranquilidad, cogía su móvil y buscaba ese vídeo que había preparado durante los últimos días con mimo. Apenas cuatro minutos elegidos con mimo, sacados de una vieja cinta VHS olvidada en alguna caja de cartón y aderezados por una canción que sin duda significaba mucho para el alemán.

Continuar leyendo »