CERRAR
MENÚ
Diariomotor Energía y SostenibilidadLogo Diariomotor Energía y Sostenibilidad

4 MIN

El componente más barato de un coche que puede acelerar la muerte del motor diésel y gasolina

David Villarreal | @davidvillarreal | 31 May 2022
Volkswagen Cables
Volkswagen Cables

Un manojo de cables. No hace falta que se produzca una escasez de semiconductores, de componentes sofisticados y tecnológicos, para poner entre la espada y la pared a la industria del automóvil. Automotive News contaba estos días cómo un componente tan económico y, aparentemente sencillo, como es un manojo de cables, puede acelerar la muerte del motor diésel y gasolina.

Es un hecho que la escasez de cableados está comprometiendo la producción de algunos fabricantes.

¿Pero es exagerado pensar que este problema de suministro podría acelerar el fin del motor de combustión interna?

La escasez de componentes como el cableado, derivado de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, podría acelerar la muerte del motor de combustión interna

Diésel y gasolina dependientes de manojos de cables

Un automóvil cualquiera puede disponer de hasta 5 kilómetros de cables. Aunque los fabricantes han trabajado intensamente para optimizar el cableado, ya sea reduciendo tramos, y empleando buses unificados, o la sección del hilo, el incremento de tecnologías en los coches modernos necesariamente ha contribuido a que el número de cables que requiere un automóvil aumente significativamente.

Buena parte de este cableado se encuentra en manojos que se organizan, agrupan, y catalogan, antes de llegar a la fábrica y a la etapa de la línea de ensamblado en la que un operador ha de conectarlo.

Estos manojos, a su vez, se preparan en fábricas que se encargan de suministrar el cableado a la industria del automóvil. Fábricas de compañías que, como la alemana Leoni, habían instalado sus líneas de producción de cableado en Ucrania y, con motivo de la invasión rusa, han visto cómo su actividad se ha paralizado irremediablemente (Reuters).

Algunos productores de cableado se habían afincado en Ucrania y ahora han visto paralizada su producción con la guerra

La disrupción generada por la guerra en Ucrania

El parón en la producción de los proveedores de cableado afincados en Ucrania ha afectado a fabricantes alemanes como BMW, Porsche y Volkswagen, que han visto ralentizado el ensamblado de sus vehículos y el empeoramiento de los cuellos de botella, en el proceso de aprovisionamiento, ensamblado y entrega a clientes de pedidos a fábrica, que ya se había iniciado por la escasez de semiconductores.

Ante una situación como esta, la industria del automóvil ha de buscar alternativas. Pero incluso para un fabricante como Bentley, según ha reconocido su CEO Adrian Hallmark, es realmente difícil encontrar proveedores alternativos, sobre todo cuando su dependencia se eleva a 10 componentes diferentes, de 10 proveedores diferentes, afectados directamente por la disrupción generada por la guerra en Ucrania.

Bentley ha llegado a temer que pudiera perderse entre un 30% y un 40% de la planificación que habían estimado para 2022, únicamente por la falta de cableados.

Los fabricantes alemanes se encuentran entre los más afectados por la paralización de la producción de sus proveedores de cableado

¿Pero acaso el coche eléctrico no necesita cables?

Evidentemente, el coche eléctrico también requiere manojos de cables y, salvo por la existencia de un motor eléctrico y unas baterías, un coche eléctrico, a priori, no debería ser muy diferente de un coche con motor de combustión interna. De manera que, el mero hecho de sustituir un motor de combustión, por un motor eléctrico y baterías, no debería acabar, per se, con la dependencia de los manojos de cables.

Pero Walter Glück, responsable del proveedor Leoni, apunta a la verdadera clave, a un cambio de paradigma que debería producirse al amparo de la transición hacia el coche eléctrico. Un paradigma en el que los manojos de cables se sustituyan por conexiones modulares y sistemas de cables y circuitos integrados que puedan producirse mediante procesos plenamente automatizados. Un paradigma similar al de Tesla, que ya ha automatizado la producción de todas sus conexiones eléctricas, integrándolo en el proceso de ensamblado de sus coches, reduciendo tramos de cable mediante buses comunes, empleando hilos de menor sección y, como consecuencia de ello, ahorrando peso.

La industria no resolverá problemas como este sustituyendo motores de combustión interna por motores eléctricos, sino aprovechando la transición al eléctrico para abordar un cambio de paradigma

En 2019, BMW anunciaba su inversión en CelLink, un fabricante californiano que está desarrollando sistemas de cableado avanzados, compactos, ligeros y producidos mediante procesos plenamente automatizados. Sistemas de cableado como el de la imagen superior, que muy pronto podrían remplazar los enormes manojos de cables que aún se esconden tras los paneles de nuestros coches.