CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

7 MIN

Aunque el gasóleo supera la gasolina, comprar un diésel de segunda mano sigue siendo una gran idea

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 29 Mar 2022
Volkswagen Golf Gtd
Volkswagen Golf Gtd

Guía de AdBlue

Salvo chollos puntuales, comprar coche nuevo se está volviendo en algo muy complicado para la gran mayoría de las familias que ven como el precio de ellos no para de subir, así como la cesta de la compra, la electricidad y los propios carburantes, por lo que comprar un coche de segunda mano con más de diez años se está volviendo en una opción más común de lo que parece.

Sin embargo, esos coches provienen de una época dorada para el gasóleo, por lo que la mayor parte de esa oferta cuenta con esa mecánica bajo el capó, lo que hace preguntarnos ¿realmente merece la pena comprar un coche diésel de segunda mano ahora que ha subido el gasóleo? La respuesta corta es que si es lo que necesitas, comprar un diésel de segunda mano es una gran idea y te contamos por qué.

1. Aunque cuesta lo mismo, consume menos

Históricamente comprar un diésel era una buena jugada básicamente por dos motivos: el primero porque el gasóleo siempre se ha mantenido unos 10 ó 15 céntimos más barato que la gasolina, y el segundo, porque un coche diésel consume por norma general un par litros menos que su homólogo de gasolina.

En estos momentos las tornas han cambiado, pues el litro de diésel en algunas gasolineras ya supera al de gasolina, por lo que el primero de esos motivos ya no juega a nuestro favor. De hecho, en el momento de escribir estas líneas (28 de marzo de 2022), el precio medio de la gasolina 95 se sitúa en 1,841 €/l, mientras que el del gasóleo A es de 1,867 €/l.

Aún costando más el gasóleo que la gasolina, un coche diésel con unos años consume menos que un gasolina homólogo, por lo que se ahorra.
BMW Serie 3 de quinta generación

Sin embargo, aún nos queda un segundo motivo que dependiendo de la mecánica y de los kilómetros recorridos puede seguir decantando la balanza a favor del diésel: el menor consumo. Y es que aunque ambos combustibles cuesten prácticamente lo mismo, si consumimos menos, ahorramos más.

Por ejemplo, un si nos fijamos en un BMW Serie 3 del 2010 (uno de los modelos más populares en el mercado de ocasión), podemos encontrar un 320d EfficiencyDynamics de 163 CV, un turbodiésel que homologa un consumo de 4,1 l/100 km según el ciclo NEDC, mientras que un 320i gasolina de 170 CV sube hasta los 6,4 litros. Esto se traduce en un ahorro de 4,13 € cada 100 km a favor del diésel (unos 830 € al año suponiendo una media de 20.000 km anuales).

2. Un diésel con algunos cuantos años es una mecánica ideal

Pero además, si estamos hablando de comprar un coche diésel de segunda mano lo más probable es que ya tenga unos cuantos años encima, como decíamos al principio, al menos 10 o incluso 15 en vista del actual panorama. Sin embargo, esto puede ser una ventaja, tanto en términos de fiabilidad, como de oferta.

Así pues, en coches de esas edades, los más vendidos, no podemos disfrutar de las bondades del downsizing, pero sí de las ofrecidas por los propulsores turbodiésel de la época, los cuales estaban viviendo su edad dorada, con una tecnología que se centraba en obtener las máximas prestaciones y mínimos consumos dejando de lado el tema emisiones, lo que significa que están libres de sistemas anticontaminación potencialmente problemáticos como el AdBlue o el filtro antipartículas, porque sí, "un 1.9 TDI 105 CV bomba-inyector anda más que su homólogo 1.6 TDI common rail con todas sus florituras".

Por otro lado, tampoco debemos perder de vista que todos esos coches de 10, 15 o 20 años proceden de unos años donde las ventas de vehículos nuevos estaban prácticamente monopolizadas por el diésel, al contrario de lo que sucede hoy día, que por cada coche diésel se venden dos de gasolina. Por tanto, la oferta de coches diésel en el mercado de ocasión es mucho más amplia, y la posibilidad de llevarte una buena unidad con ese tipo de motorización es mayor.

Principales sistemas anticontaminación de un coche diésel

3. Una solución temporal muy efectiva

Además, comprar un coche diésel de segunda mano puede ser una gran solución temporal para cubrir tus necesidades de desplazamiento durante un par de años, el tiempo suficiente para que se estabilicen los combustibles y demás fuentes de energía (electricidad, GLP…) o al menos tomen una senda clara que facilite una elección a largo plazo.

Asimismo, ese par de años también es crucial para que termine de desarrollarse la infraestructura de recarga eléctrica y termina de llegar a rincones de nuestro país donde aún no ha llegado, y por qué no, crezca el mercado de ocasión de coches eléctricos.

Con todo ello, podemos decir que comprar un coche diésel con esas edades es lo más adecuado que podrías hacer si lo que buscas es un medio de transporte práctico y económico. Te llevarás un coche con consumos irrisorios, buenas prestaciones y tendrás un abanico mayor de elecciones. ¿Los inconvenientes? A la hora de venderlo se devaluará algo más, aunque teniendo en cuenta que ya partimos de precios económicos, esa cantidad no será muy apreciable, y para que sea beneficiario de una etiqueta medioambiental de la DGT deberá tener menos edad que un gasolina.

4. ¿Y cuándo elegir las demás mecánicas?

Teniendo en cuenta el amplio abanico de mecánicas disponibles, el avance los motores gasolina en pos de un menor consumo y la cada vez mayor red de puntos de recarga eléctricos, sólo es recomendable comprar un diésel si vas a realizar largos viajes por carretera de forma recurrente, ya que practicar una conducción urbana (sobre todo a bajas vueltas y con trayectos muy cortos), lo que provoca es una mayor riesgo de averías: depósitos de carbonilla, filtro de partículas obstruido o un fallo en la EGR.

Así pues, y aunque el objetivo de este post no es analizar en profundidad cuándo elegir el resto de mecánicas, sino cuándo elegir un diésel, sí que podemos adelantar en líneas generales que los motores gasolina son los ideales si no realizas muchos kilómetros, pero cuando usas el coche lo haces para largos viajes. Respecto a los híbridos enchufables, son la mecánica ideal si, por ejemplo, entre semana tus desplazamientos son cortos y de carácter urbano, acompañados por largos viajes los fines de semana, y además cuentas con fácil acceso a un punto de recarga.

Por el contrario, si tu perfil es similar a este, pero no cuentas con esa facilidad para "enchufar el coche", una mecánica full-hybrid tradicional será más interesante. Finalmente, los mild-hybrid en general son una buena opción para quienes sólo buscan la ventaja de la etiqueta ECO, pues amortizar el sobreprecio dado su pequeño ahorro de combustible, del orden de 0,5 - 0,7 litros a los 100 km, es bastante complicado.

SEAT León híbrido enchufable
32
FOTOS

Más guías sobre coches diésel en Diariomotor:

- Diésel o gasolina: 5 preguntas que debes hacerte antes de elegir motor para tu coche

- Lo que debes saber si tienes un diésel, o estás pensando comprar uno

- Guía para comprar un coche de segunda mano con más de 10 años

- Cómo evitar las 4 averías más habituales en un coche diésel