comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor

7 MIN

Cinco modas de diseño que deberían desaparecer del automóvil moderno

Audi Rs Q8

La industria del automóvil es una industria muy competitiva, y podríamos decir que llena de grandes mentes, tanto si hablamos de directivos, como si hablamos de ingenieros. Pero es una industria que últimamente parece reacia a tomar caminos arriesgados, que teme manchar su cuenta de resultados al aventurarse a lo desconocido. Y quizá a causa de ello, es una industria que sigue modas. Modas estrenadas por algún fabricante o coche, replicadas hasta la saciedad por el resto. Y hay modas que deberían desaparecer del automóvil moderno lo antes posible.

El dichoso plástico "piano black"

La primera en la frente. No alcanzo a comprender la mayúscula obsesión que tiene la industria con cubrir de este plástico negro satinado el interior de sus coches. Es cierto, cuando está inmaculado y está perfectamente limpio es un material muy vistoso, y da al habitáculo un aire moderno y refinado. El problema es que el mundo real es incompatible con la visión del departamento de diseño, y parece que nadie se ha atrevido a decirles "no es una buena idea". Y es que es uno de los materiales menos sufridos y más delicados presentes en nuestros coches.

Si se va a usar, al menos que sea en superficies que el dueño del coche no toca constantemente.

Este plástico negro se raya muy fácilmente, y a causa de su color, estos micro arañazos son muy visibles en cuanto la luz se refleja en ellos. Además, es un imán para las motas de polvo y es inevitable que nuestros dedos dejen huellas en el material. Es casi imposible mantenerlo impoluto, no se limpia de forma sencilla y muchos fabricantes recubren superficies que vamos a tocar constantemente en este material, como consolas centrales o sistemas de infotainment.

Por favor, no más "piano black". Entiendo que es barato y vistoso, pero en mi opinión su uso puede llegar a ser contraproducente. A nadie le agrada usar un coche constantemente "sucio". Hoy en día existen plásticos sufridos de muchísima calidad, acabados de goma, superficies de materiales textiles... hay casi infinitas combinaciones de materiales y texturas mejores que el infame "negro piano". Dejadnos en los comentarios qué coches son los que más han caído víctimas de este inefable material, y quizá así consigan enmendar su error.

¿Se tienen en cuenta las implicaciones prácticas de este material?

Un interior "todo pantallas"

De nuevo, tenemos otro flagrante caso de diseño versus usabilidad, en la que la usabilidad es completamente vapuleada en favor de un aspecto "más tecnológico". Entiendo el atractivo y la personalización de una instrumentación digital, y entiendo que se demanden pantallas grandes para el sistema de infotainment, pero las funciones básicas del coche nunca deberían estar relegadas a un menú interactivo de una pantalla táctil. Y el motivo es tan simple como que son más inseguras y menos intuitivas que un botón de toda la vida.

Cuando conducimos habitualmente un coche, nuestro cerebro "sabe" donde llevar nuestra mano para activar ciertas funciones. En mi coche sé perfectamente donde subir el volumen de la radio, o sé como apagar el aire acondicionado. La precisión de nuestros movimientos no es extrema, pero para eso está el tacto: sin necesidad de mirar, puedo reconocer qué botón estoy tocando, y accionarlo. Eso es imposible en una pantalla, donde no tengo una respuesta háptica directa. Es necesario apartar la vista de la carretera, y por tanto, quitar la vista de donde debería estar.

Algunas pantallas "vibran" cuando activamos un comando. Un botón sigue siendo mejor, lo mires como lo mires.

En algunos coches, la climatización está enterrada en pantallas táctiles, al igual que el mando para regular el volumen del equipo de sonido o incluso sistemas tan esenciales como el desempañado de las lunas traseras. Necesitamos recuperar un poco de cordura, y proteger los botones de toda la vida, sencillos y con todo el sentido. Por fortuna, el botón de los warning seguirá siendo físico en todos los coches actualmente a la venta, ya que la ley requiere que siempre esté operativo, con independencia de si el contacto está activado, o no.

Pasos de rueda cuadrados

Entramos ya en manías un poco personales, lo reconozco. Las ruedas de todos los coches son redondas, y por tanto, el paso de rueda debería tener una forma redonda. Sin embargo, en muchos coches actuales el paso de rueda está volviéndose más "anguloso". Ha habido muchos coches en el pasado con una carga de diseño importante que han innovado, con pasos de rueda más bien rectangulares. Pero eran excepciones, más que la norma. El problema es que hoy día, se ha convertido en una ley no escrita que todos los SUV deben tener pasos de rueda rectangulares.

Cuando a un fabricante le sale bien este tipo de innovaciones, todos los demás lo replican rápidamente.

Coches de aspecto enfadado

Los pasos de rueda cuadrados son parte de grandes cambios en el diseño de los coches a nivel global. Hace años, había coches de aspecto coqueto, simpático, o minimalista. Algunos deportivos tenían un aspecto más agresivo, y eso los diferenciaba de las berlinas o los utilitarios. A día de hoy, parece que todos los coches están enfadados con el mundo: enseñan los dientes y flexionan sus músculos, como si estuvieran preparados para pelear. Es muy patente en cualquier todocamino, pero también se ve en los compactos, las berlinas o los utilitarios de siempre.

Curiosamente, en una presentación se lo pregunté a un responsable de diseño de una conocida marca alemana, y su respuesta me sorprendió. Me dijo que "el diseño de los coches es un reflejo del estado de ánimo de la sociedad". Se puede tomar esta afirmación con un grano de sal, pero encaja con el actual estado "mental" del mundo: una sociedad cada vez más individualista, cada vez más materialista y cada vez más crispada. Deberíamos ver el lado más amable de las cosas, algo que encaja con la personalidad de coches como, por ejemplo, el Suzuki Jimny.

Hace años los coches tenían un aspecto más amable, y más afable. Ahora todo son malas "formas".

Llantas cada vez más grandes

Hace 20 años, un coche con una llanta de 16 pulgadas era un coche de corte deportivo, un todoterreno o una gran berlina. Hoy en día, es posible montar llantas de 19 pulgadas en utilitarios que no llegan a los 100 CV de potencia, y en coches como los SUV de lujo, empiezan a ser comunes las llantas de más de 21 pulgadas. Es un caso extremo, pero el Rolls-Royce Cullinan lleva llantas de 24 pulgadas de fábrica. Multitud de diseñadores afirman que esta tendencia no tiene visos de frenar, y que podrían llegar a verse llantas de hasta 26 pulgadas en un futuro.

No me lo he inventado, lo ha dicho Michel Simcoe, director de diseño de General Motors, en un podcast oficial de Brembo. Estas llantas de grandes dimensiones casan bien con los todocaminos, coches con mucha "chapa" y poca superficie acristalada. Pero también son claramente detrimentales para el confort a bordo y la absorción de baches, ya que montan neumáticos con muy poco perfil. Neumáticos, que dicho sea de paso, son cada vez más caros, a causa de sus dimensiones. Como de costumbre, se piensa poco en el usuario final de los coches.

Hace años era imposible ver circulando coches con llantas de 20 pulgadas. Hoy en día es habitual que la monta de serie sea de al menos 18".