CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

9 MIN

La prueba del ABS en la ITV y por qué te puede costar algo más que un defecto grave

David Villarreal | @davidvillarreal | 7 Jun 2021
Mercedes Bosch Pruebas Abs 1978 1
Mercedes Bosch Pruebas Abs 1978 1

Desde el 1 de junio de 2021, un fallo en el ABS, o un testigo que indique posible fallo, es interpretado en la ITV como un defecto grave y, por lo tanto, el resultado de la inspección es desfavorable.

Contenido

La Inspección Técnica de Vehículos endurece la vigilancia del ABS, un sistema que lleva décadas evitando que perdamos el control de nuestro coche, evitando que suframos accidentes de tráfico y, en el caso de que el accidente fuera inevitable, mitigando sus consecuencias y, en última instancia, salvando millones de vidas. El control del ABS en la ITV se ha endurecido. Ahora bien, ¿cómo funciona un ABS? ¿Cómo se inspecciona en la ITV un posible fallo? ¿Qué defectos graves identifica la ITV relativos al ABS? ¿Por qué deberíamos estar más preocupados del buen funcionamiento del ABS de nuestro coche, que de no pasar la ITV?

El ABS es un sistema indispensable en un automóvil moderno, que evita accidentes y salva vidas, y su mal funcionamiento nos debería preocupar y no solo porque nos pueda costar fallar la ITV

¿Qué es el ABS que vigilan en la ITV?

El ABS es un sistema antibloqueo de frenado - ABS es el acrónimo de anti-lock braking system. El objetivo del ABS es modular la fuerza de frenado, en conjunción con una serie de sensores que, con una precisión, y un tiempo de reacción, que estaría fuera de las capacidades incluso del mejor piloto humano, consiguen evitar el bloqueo de las ruedas. Sin el ABS, al frenar a fondo un automóvil nos encontraríamos con que se produce un bloqueo del neumático, que hace que el vehículo patine sobre el asfalto y se pierda el control.

Si has vivido una situación en la que haya sido necesario frenar a fondo, efectuar una frenada de emergencia, con un coche equipado con ABS, es probable que hayas comprobado un traqueteo extraño en el freno. Una vibración que no es otra cosa que una consecuencia de lo que está sucediendo en el equipo de frenos de tu coche.

El ABS es capaz de aliviar y aumentar la fuerza de frenado del sistema de frenos de tu coche decenas de veces por segundo. Y con esa modulación de la fuerza de frenado, que siempre está controlada por unos sensores que identifican aquellos indicios que pueden anticipar un posible bloqueo del neumático, lo que consigue el ABS es maximizar la fuerza de frenado en todo momento, evitando que el conductor pierda el control del vehículo.

El ABS es capaz de modular la fuerza de frenado varias veces por segundo con precisión suficiente para evitar el bloqueo del neumático y que se alargue la distancia de frenado
Primeras pruebas del ABS, también en autobuses, en 1970.

La importancia del ABS

Si el ABS es capaz de evitar que perdamos el control de nuestro vehículo en una frenada de emergencia, y confiaremos en que así trabaje en cualquier situación de peligro, evidentemente hemos de preocuparnos de que funcione correctamente y evitar cualquier problema. Conducir un coche antiguo, que de serie no empleaba ABS, entraña sus riesgos, y estoy convencido de que su conductor es consciente de ellos. Conducir un coche moderno que sí emplea de serie ABS, y no funciona adecuadamente, es realmente peligroso, puesto que el conductor se encontrará con que la reacción del vehículo en una frenada de emergencia no es la que se esperaba.

He aquí la razón por la cual, desde el 1 de junio de 2021, la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), revisa el correcto funcionamiento del ABS (versión 7.5.0 del Manual de Procedimiento de ITV). Y también aportamos motivos de pesos para que, más allá de preocuparnos por el hecho de recibir un defecto grave en la ITV y, por lo tanto, una ITV desfavorable, debamos preocuparnos por lo que implica un ABS defectuoso para nuestra seguridad y la de aquellos que viajan con nosotros en el coche.

Mi consejo, al respecto del ABS y otros sistemas de seguridad, es estar bien asesorado por un taller y un buen mecánico. Asegurarse de que los mecánicos que trabajan en nuestro coche nos advierten de cualquier problema que afecte a la seguridad del automóvil y solicitar revisiones previas, antes de acudir a la ITV, para subsanar cualquier problema como un fallo en el sistema ABS. Por otro lado, también deberíamos acudir de inmediato a un mecánico si se enciende un testigo en nuestra instrumentación que afecte a un sistema de seguridad, como en este caso el ABS.

Si se te enciende el testigo del ABS en la instrumentación de tu coche no esperes a recibir una ITV desfavorable, acude inmediatamente a un taller para identificar y subsanar el problema
Detalle de los componentes que conforman un ABS desarrollado en 1970.
1. Sensor de la rueda delantera, 2. Actuador hidráulico, 3. Centralita de control, 4. Sensor de la rueda trasera.

¿Cómo sé si existe un problema en el ABS?

Una frenada de emergencia en la que nuestro coche bloquea los neumáticos puede ser un indicio, bastante claro, de que el ABS de nuestro coche no está funcionando adecuadamente. Por suerte, los coches modernos que equipan ABS están dotados de un despliegue de sistemas y sensores que son capaces de identificar cualquier problema y advertirnos de ellos iluminando un testigo en el cuadro de instrumentos. El testigo del ABS iluminado en el cuadro de instrumentos debería despertar todas nuestras alertas, y hacer que acudamos a un taller cuanto antes para identificar el problema. El testigo del ABS iluminado, por otro lado, es un defecto grave en la ITV y consecuencia de ITV desfavorable.

A pesar de que el testigo del ABS encendido puede deberse a otras causas, incluso a problemas menores, como un defecto en un sensor o el interruptor de las luces de freno, el encendido de este testigo también puede evidenciar problemas mucho más graves, que no solo afecten al dispositivo en cuestión antibloqueo, sino a la frenada, en general, de nuestro coche.

Insistimos. Un testigo del ABS encendido es una razón de peso para acudir al taller.

Frecuentemente, el encendido del testigo del ABS se debe a problemas menores, pero también puede evidenciar que el sistema ABS no está actuando o incluso que la frenada de nuestro vehículo, en general, no funciona adecuadamente
Estación de ITV.

¿Cómo se revisa el ABS de mi coche en la ITV?

La inspección del ABS que establece el manual de procedimiento de ITV se centra en los siguientes puntos de revisión:

  • Se comprueba que existe dispositivo antibloqueo de frenado ABS, lo cual ha de cumplirse, como mínimo, en todos los coches fabricados y comercializados en la Unión Europea desde julio de 2004.
  • Se comprueba si se enciende el testigo de fallo de ABS en el cuadro de instrumentos. También se comprueba que este indicador se apague tras un período corto de tiempo tras el encendido, descartando que el encendido inicial se deba al encendido de testigos y comprobaciones que se produce antes y durante el arranque del coche.
  • Se comprueba si se enciende el testigo de avería del sistema de control de estabilidad (ESP).
  • Cuando sea posible, se examina físicamente el estado de los componentes del ABS y el control de estabilidad (ESP).

En función de estas comprobaciones, los técnicos del centro de ITV pueden identificar posibles defectos leves y graves relacionados con el ABS.

Componentes del primer ABS de Bosch y Mercedes-Benz en 1978.

Defectos leves y graves del sistema ABS en la ITV

Los defectos leves y graves que establece el manual de procedimiento de ITV, en función de las comprobaciones del apartado anterior, son los siguientes:

  • Se enciende el testigo de aviso del control de estabilidad (ESP, ESC, VCA): defecto leve
  • No hay sistema ABS, en un coche que está obligado a llevarlo de serie: defecto grave
  • Se enciende el testigo de aviso de fallo del ABS: defecto grave
  • Se enciende el testigo de no funciona del ABS: defecto grave
  • Se identifican defectos que impiden la función del ABS: defecto grave

Al identificarse un defecto grave, como cualquiera de los aquí mencionados referentes al ABS, la ITV de nuestro coche será desfavorable.

Pruebas de Mercedes-Benz y Bosch de su primer ABS en 1978.

Breve historia del ABS

En 1928, Karl Wessel registraba la primera patente de un dispositivo que "regulase la fuerza de frenado en un coche", con el fin de evitar el bloqueo del neumático, una primera idea de lo que hoy conocemos por ABS. En cualquier caso, hasta los años cuarenta y cincuenta no comenzaron a desarrollarse diferentes soluciones, en el campo de la aeronáutica, e incluso del ferrocarril, que mediante sensores y sistemas que regulaban la frenada, permitían evitar el bloqueo de una rueda. En los años sesenta y setenta se llevaron a cabo diferentes desarrollos de lo que ciertamente es el precursor del ABS moderno, con proyectos como el de Daimler y TELDIX, que presentarían su sistema en diciembre de 1970.

En 1978 el Mercedes Clase S estrenaba el primer ABS de serie, en 1984 todos los Mercedes incluían ABS, el 1996 el Volkswagen Golf en toda la gama y en 2004 comenzó a ser obligatorio en coches nuevos en la Unión Europea

En cualquier caso, el verdadero primer ABS de producción llegaría en 1978, tras 8 años de desarrollo entre Mercedes-Benz y Bosch (lo que explica las fotografías históricas que acompañan el artículo). El primer ABS de producción se lanzaba en el buque insignia de Mercedes-Benz, el Mercedes Clase S. La compañía alemana lo instalaría de serie en todos sus vehículos desde 1984. Un producto tan importante en Europa como el Volkswagen Golf, para tomar una referencia, comenzaría a equipar ABS de serie en toda la gama en 1996.

Y progresivamente todos los fabricantes fueron instalando sistemas ABS en sus coches, hasta que el 1 de julio de 2004 se convirtió en un elemento obligatorio en la Unión Europea.