No es la edad, es la actitud: este sueco de 97 años conduce a diario un Ford Mustang GT

 |  @sergioalvarez88  | 

¿Se puede ser un joven con 97 años? Si hacemos caso a la noción de que la edad es cuestión de actitud, este anciano sueco está hecho todo un chaval. Lennart Ribring tiene nada menos que 97 años, y tiene la suerte de gozar de una buena salud para su edad. Pero sin duda, está especialmente sano a nivel mental, porque comprar un Ford Mustang GT de 421 CV con su edad es realmente una señal de buena salud mental. Lennart fue además uno de los primeros suecos en adquirir un Ford Mustang… en su fecha de lanzamiento en 1965.

Cuando Lennart Ribring nació el Ford Model T apenas llevaba una década a la venta.

Lennart Ribring es un hombre familiar, y es su Mustang el que le permite visitar a su familia y amigos, hacer vida fuera de casa – en muchos casos una prisión para los ancianos con problemas de movilidad. El Ford Mustang que ha adquirido no es un Mustang cualquiera, es una versión GT, equipada con el motor 5.0 V8 atmosférico de 421 CV de potencia. Podría haberlo comprado con una caja de cambios automática, pero se ha decantado por una versión manual, cargada de equipamiento y dotada de asientos deportivos de gran apoyo lateral.

Nuestro protagonista siempre ha tenido un Ford Mustang en su garaje, desde que comprase su primero en 1965. Incluso enseñó a conducir a su hijo en sus anteriores Mustang. Su hijo admite que su padre aún tiene buenos reflejos para su edad, conduciendo con la confianza que otros conductores no tienen. Lennart Ribring obtuvo su permiso de conducir a los 18 años. Corría entonces el año 1937 y posiblemente usó como coche de autoescuela un antediluviano Volvo ÖV4 “Jakob”, o quizá algún coche europeo de importación.

En un ejercicio de autoreflexión, Lennart reconoce que no le quedan muchos años de vida. Fue precisamente el motivo por el que compró su Ford Mustang GT de color rojo, para disfrutar al máximo el tiempo que le queda. El señor Ribring siempre estuvo dedicado a los negocios, e incluso décadas después de haberse jubilado formalmente, aún ejercita su mente habitualmente realizando trabajos puntuales de contabilidad. Tras enterarse de su historia, Ford Sverige le ha dedicado un vídeo, que podéis ver bajo estas líneas.

¿Qué es lo que más le gusta de su Ford Mustang? El tacto de su dirección, lo cómodo y sencillo que es de guiar, y curiosamente, la posición algo más erguida de su puesto de pilotaje. Bromeando, afirma que en su primer Mustang iba sentado prácticamente en el suelo. La pasión por el automóvil no entiende de edades, y gente como Lennart Ribring o cierta abuela polaca nos lo recuerdan. De mayor – mayor de verdad – quiero ser como Lennart. ¿Quedará entonces algún coche que no sea autónomo y eléctrico?

Fuente: Carscoops
En Diariomotor:

Lee a continuación: Una historia de pasión por un coche: el Porsche 356 que ha recorrido más de 1.600.000 kilómetros

  • GTR43V3R

    Me quito el sombrero !

  • .Motorhome.

    Una historia realmente emocionante.