ESPACIOS
Cerrar CERRAR

Haciendo trampa con el AdBlue, ¿es la anulación del AdBlue un remedio o un desastre en potencia?

A lo largo de la última década el AdBlue se ha convertido en un esencial de nuestros diésel y, por supuesto, en un conocido de todos aquellos conductores que han comprado un diésel en este tiempo.

El AdBlue, en términos generales, es una aportación positiva, en tanto en cuanto ha permitido reducir significativamente las emisiones de los diésel modernos. Pero también presenta inconvenientes. El primero, y más obvio, la necesidad de rellenar el depósito de AdBlue periódicamente, por tratarse de un aditivo consumible. El segundo, no pocas averías que han estado asociadas al mal funcionamiento de los dispositivos que intervienen en el proceso de reducción de emisiones mediante AdBlue.

Ahora bien, ¿es la anulación del AdBlue un remedio o un desastre en potencia?

Las anulaciones de sistemas AdBlue son vistas por algunos como un remedio, o incluso una solución preventiva para evitar los costes y posibles problemas del AdBlue, pero también puede implicar problemas que es importante conocer

Adblue Diesel Logo

¿Qué es realmente el AdBlue?

Aunque a menudo podamos referirnos al AdBlue como un dispositivo, el AdBlue es, en realidad, la denominación comercial de una solución acuosa de urea en un porcentaje de aproximadamente el 32,5% (ver nuestra guía sobre el AdBlue). AdBlue es el aditivo que empleamos en los diésel modernos y, como tal, requiere de un recipiente, un depósito; se agota y por lo tanto hemos de rellenarlo; emplea un sistema que se encarga de reducir las emisiones de los gases de escape consumiendo AdBlue y, por supuesto, de una lógica de funcionamiento que se encarga de dosificar el AdBlue.

El AdBlue puede ser corrosivo, pero no es tóxico. Si tenemos que manipularlo es mejor evitar su contacto con la carrocería y de limpiar cualquier derrame accidental para evitar cualquier desperfecto.

El AdBlue es, en realidad, un aditivo basado en urea, que se emplea en catalizadores de reducción selectiva para reducir las emisiones en los diésel modernos

Adblue Diesel Infografia Funcionamiento Scr

¿Por qué es necesario el AdBlue?

Os daremos dos respuestas rápidas. La primera, porque reducen las emisiones de nuestros diésel. La segunda, porque con la introducción de normativas de emisiones cada vez más estrictas y con unos límites de emisiones más severos, muchos fabricantes se encontraron con que la única posibilidad de mantener sus motores diésel en comercialización y homologar por debajo de los umbrales establecidos, no era otra que instalar un dispositivo catalizador de reducción selectiva, un sistema que emplease AdBlue.

Los catalizadores de reducción selectiva se combinan con otros dispositivos, como los famosos filtros de partículas que, como su propio nombre indica, retienen una parte importante de las partículas sólidas que se generan como residuo de la combustión, para que, con la adición de AdBlue, se neutralicen los óxidos de nitrógeno (NOx) generados en la combustión y que están especialmente presentes en la combustión de los diésel.

Las concentraciones de NOx en el aire son, según la propia Organización Mundial de la Salud, dañinos para la salud humana, y se han asociado a enfermedades. A su vez, son también precursores de otros contaminantes fotoquímicos que, como el ozono (O3), también generan problemas para la salud. De ahí que se hayan establecido límites en sus concentraciones en el aire y administraciones locales y nacionales, como el Ministerio para la Transición Ecológica, controlen su presencia en los análisis de calidad del aire.

Los sistemas que emplean AdBlue, junto con los filtros de partículas, han conseguido que los diésel modernos sean significativamente más limpios

Agotar Adblue Renault Dci

El AdBlue es necesario, pero problemático en algunos casos

No podemos negar la evidencia. Los sistemas que emplean AdBlue, en combinación con otros dispositivos como los filtros de partículas, han conseguido que los diésel modernos sean menos contaminantes y han ayudado a aliviar la contaminación en nuestras ciudades. Pero también conllevan un coste añadido, un inconveniente y, al requerir de sistemas adicionales, están sujetos a posibles averías que se han dado y se dan, y que en los casos más graves representan un coste nada desdeñable para el propietario del diésel.

  • Aunque el precio del AdBlue no es elevado y representa una parte ínfima de los costes por kilómetro de un diésel, el AdBlue se consume, requiere de ser recargado y por ende tiene un coste para el propietario del coche.
  • También requiere del inconveniente de rellenar el depósito de AdBlue cuando se agota y, por lo tanto, de una labor de mantenimiento adicional que, suele ser sencilla, y en algunos casos se hace coincidir con los períodos de mantenimiento, con las revisiones periódicas.
  • Como os decíamos, en algunos casos los sistemas AdBlue han estado sujetos a averías. Cualquier elemento que añadamos a un motor, o a un coche en general, por muy fiable que sea, va a estar sujeto a sufrir averías. Pero sí es cierto que en este tiempo han surgido algunas averías en sistemas AdBlue relativamente frecuentes y, en algunos casos, muy costosas en su reparación.

Adblue Averias Diesel Agotado

¿Por qué no debes anular el sistema AdBlue de tu diésel?

Antes de seguir es importante destacar cinco razones por las que no deberíamos anular el AdBlue de nuestro diésel:

  1. Como os decíamos, porque el AdBlue es un sistema que está pensado para reducir las emisiones de tu diésel. Un diésel con un sistema AdBlue anulado estará emitiendo contaminantes que no solo son dañinos para el medio ambiente, sino también para la salud.
  2. Aunque no exista una vigilancia exhaustiva de los diésel, un vehículo que circula con el sistema AdBlue anulado no lo estará haciendo en las condiciones legales para las cuales fue homologado. Si se detecta una anulación de AdBlue el conductor podría ser sancionado. De hecho, la DGT ya ha intervenido en casos de manipulación de AdBlue en transportistas.
  3. Las anulaciones de sistemas AdBlue requieren modificaciones físicas y/o de software, que pueden invalidar o implicar problemas con las garantías oficiales de los fabricantes.
  4. Las manipulaciones siempre implican riesgos adicionales, como que surjan averías en otros sistemas, o códigos de error e indicadores de error en el cuadro persistentes.
  5. Nos puede generar problemas, en el presente, y en el futuro, en la Inspección Técnica de Vehículos. Aunque la prueba de gases no detecte la ausencia del sistema AdBlue, los procedimientos de ITV emplean cada vez más el análisis OBD y la existencia de códigos de error, lo que en un momento dado podría implicar que se detecte que el sistema AdBlue no está funcionado, del todo, o no lo está haciendo correctamente.

Adblue Averias Motor Tdi Volkswagen

La anulación del sistema AdBlue no es legal

Insistimos, una vez más, en que la anulación de los sistemas AdBlue no es legal, porque estaremos alterando un sistema anticontaminación de nuestro coche, con el cual fue homologado para cumplir con una normativa de emisiones específica. La anulación de sistemas AdBlue tampoco es un procedimiento habitual en talleres, restringiéndose a algunos establecimientos que actúan incumpliendo la ley.

Si bien es cierto es posible encontrar talleres y portales en los que se ofrecen estas anulaciones que, en turismos, puede tener un coste de cientos de euros, el procedimiento puede implicar problemas para el propietario del vehículo y para el taller, que podrían enfrentarse a sanciones, especialmente si se trata de usuarios profesionales, como los transportistas.

En cuanto a las modificaciones para anular un sistema AdBlue, existen diferentes técnicas para conseguirlo, tanto para turismos, como para vehículos de transporte pesado, que pasan por reprogramaciones, emulación de sistemas AdBlue, y/o modificaciones físicas en el sistema.

Foto de David Villarreal

David Villarreal

Con estudios de Ingeniería Informática y más de diez años juntando letras sobre coches, y probándolos, escribo y trabajo como Redactor Jefe en Diariomotor.

En 2007 comenzaba mi andadura en los medios online y el mundo del motor con mi propio proyecto personal. A partir de 2009 entraba en el equipo de Diariomotor para centrar mis esfuerzos en las pruebas de automóviles, el seguimiento de la actualidad y cubrir algunos eventos nacionales e internacionales.

Puedes contactar conmigo en david@diariomotor.com.

Cargando...